/ lunes 2 de noviembre de 2020

Con un robot puedes visitar esta exhibición de arte

Las personas pueden asistir de forma presencial a la exhibición o rentar un robot que los conecte

LONDRES. La galería Saatchi de Londres está realizando una exhibición privada para robots y humanos, permitiendo que personas y máquinas deambulen por el extraño mundo del artista pop Philip Colbert, en un show diseñado para funcionar tanto digitalmente como en la vida real.

El espectáculo muestra trabajos que presentan la langosta de estilo de dibujo animado de Colbert, el personaje central de sus pinturas y esculturas.

En la exhibición se ofrecen robots de telepresencia, operados a control remoto, sobre ruedas, con cámaras y la pantalla de una tableta para quienes no puedan asistir en persona.

“Quería organizar la inauguración de mi exhibición usando estos robots de telepresencia, casi como una visión de ciencia ficción de un futuro posible, donde tenemos un robot de telepresencia que sale al mundo por nosotros, para que podamos quedarnos en casa protegidos”, dijo Colbert a Reuters.

“Sentí que esa no sólo era la única forma de hacer el espectáculo más accesible, sino también de crear una visión más fantástica del futuro (...) es muy posible que se requiera que las personas estén físicamente y no puedan (estar), y por ello tengan una presencia de robot de alguna manera”, agregó.

Los invitados pueden recorrer la galería en persona o reservando un robot, que luego puede recorrer el espacio, haciendo zoom sobre obras que exploran el consumo de masas, la cultura contemporánea y la historia.

“Es bastante increíble estar conduciendo por Saatchi”, dijo Josh Corden, un artista invitado a la inauguración. “Creo que es increíblemente poderoso”, agregó desde el este de Londres.

La idea del programa de arte nació durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus.

El subastador Simon de Pury asistió a la muestra a través de un robot de telepresencia, que controló desde su casa, ubicada en Mónaco.

“Esta es una manera maravillosa de asistir a una inauguración de una subasta o de una exhibición. Puedes acercarte a la obra de arte, puedes mirarla de cerca, de lejos y tienes una idea de la proporción, así que es una manera genial de ver arte”, comentó el subastador.

HUMOR EN MUSEO

Incluso en tiempos de pandemia, los vieneses se divierten mirando de frente a la muerte en un museo consagrado a las pompas fúnebres, que habla del más allá, sin vueltas, con un humor desconcertante.

Instalado en el subsuelo de una capilla ardiente art déco, en el cementerio central de la capital austríaca, este lugar fue el primero en el mundo en exponer, a partir de 1967, una colección de ataúdes y mortajas para investigar la evolución de la cultura del duelo.

“Mucha gente teme a la parca, pero es como los impuestos, no se puede evitar”, ironiza un vienés septuagenario de origen estadounidense, Jack Curtin.

Curtin llegó con su compañera, experta en las enfermedades de los muertos más célebres, y ambos recorren las salas con luces tenues.

Es una idea “excelente”, dicen.

Japón, Canadá... Antes los visitantes llegaban desde muy lejos, pero con la pandemia de coronavirus y el cierre de las fronteras, los austríacos tienen ahora este lugar de 300 metros cuadrados sólo para ellos. Aquí, el dicho es que la muerte es vienesa y el público se apasiona por la exposición temporal, abierta en ocasión de los 250 años del nacimiento de Beethoven, que reposa a dos pasos.

La muestra recorre la vida del compositor alemán, revela su máscara mortuoria y describe de manera meticulosa su agonía vinculada a una enfermedad.

Lo mismo con Joseph Haydn, cuyo cráneo fue robado en 1809 por jóvenes estudiantes de medicina, y luego enterrado cerca de un siglo y medio más tarde.

“Viena es bastante conocida por su costado mórbido”, explica Julia Würzl, una joven que da su paseo otoñal melancólico entre las sepulturas.






Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

LONDRES. La galería Saatchi de Londres está realizando una exhibición privada para robots y humanos, permitiendo que personas y máquinas deambulen por el extraño mundo del artista pop Philip Colbert, en un show diseñado para funcionar tanto digitalmente como en la vida real.

El espectáculo muestra trabajos que presentan la langosta de estilo de dibujo animado de Colbert, el personaje central de sus pinturas y esculturas.

En la exhibición se ofrecen robots de telepresencia, operados a control remoto, sobre ruedas, con cámaras y la pantalla de una tableta para quienes no puedan asistir en persona.

“Quería organizar la inauguración de mi exhibición usando estos robots de telepresencia, casi como una visión de ciencia ficción de un futuro posible, donde tenemos un robot de telepresencia que sale al mundo por nosotros, para que podamos quedarnos en casa protegidos”, dijo Colbert a Reuters.

“Sentí que esa no sólo era la única forma de hacer el espectáculo más accesible, sino también de crear una visión más fantástica del futuro (...) es muy posible que se requiera que las personas estén físicamente y no puedan (estar), y por ello tengan una presencia de robot de alguna manera”, agregó.

Los invitados pueden recorrer la galería en persona o reservando un robot, que luego puede recorrer el espacio, haciendo zoom sobre obras que exploran el consumo de masas, la cultura contemporánea y la historia.

“Es bastante increíble estar conduciendo por Saatchi”, dijo Josh Corden, un artista invitado a la inauguración. “Creo que es increíblemente poderoso”, agregó desde el este de Londres.

La idea del programa de arte nació durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus.

El subastador Simon de Pury asistió a la muestra a través de un robot de telepresencia, que controló desde su casa, ubicada en Mónaco.

“Esta es una manera maravillosa de asistir a una inauguración de una subasta o de una exhibición. Puedes acercarte a la obra de arte, puedes mirarla de cerca, de lejos y tienes una idea de la proporción, así que es una manera genial de ver arte”, comentó el subastador.

HUMOR EN MUSEO

Incluso en tiempos de pandemia, los vieneses se divierten mirando de frente a la muerte en un museo consagrado a las pompas fúnebres, que habla del más allá, sin vueltas, con un humor desconcertante.

Instalado en el subsuelo de una capilla ardiente art déco, en el cementerio central de la capital austríaca, este lugar fue el primero en el mundo en exponer, a partir de 1967, una colección de ataúdes y mortajas para investigar la evolución de la cultura del duelo.

“Mucha gente teme a la parca, pero es como los impuestos, no se puede evitar”, ironiza un vienés septuagenario de origen estadounidense, Jack Curtin.

Curtin llegó con su compañera, experta en las enfermedades de los muertos más célebres, y ambos recorren las salas con luces tenues.

Es una idea “excelente”, dicen.

Japón, Canadá... Antes los visitantes llegaban desde muy lejos, pero con la pandemia de coronavirus y el cierre de las fronteras, los austríacos tienen ahora este lugar de 300 metros cuadrados sólo para ellos. Aquí, el dicho es que la muerte es vienesa y el público se apasiona por la exposición temporal, abierta en ocasión de los 250 años del nacimiento de Beethoven, que reposa a dos pasos.

La muestra recorre la vida del compositor alemán, revela su máscara mortuoria y describe de manera meticulosa su agonía vinculada a una enfermedad.

Lo mismo con Joseph Haydn, cuyo cráneo fue robado en 1809 por jóvenes estudiantes de medicina, y luego enterrado cerca de un siglo y medio más tarde.

“Viena es bastante conocida por su costado mórbido”, explica Julia Würzl, una joven que da su paseo otoñal melancólico entre las sepulturas.






Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Fertilizantes orgánicos: Tierra más fértil sin químicos

Los fertilizantes orgánicos se ha convertido en una alternativa para productores debido a los beneficios que aporta a los campos y al bolsillo

Finanzas

Remesas dan la bienvenida a criptomonedas

El 10 por ciento de los recursos que llegan al país a través de migrantes mexicanos es de esta moneda

Finanzas

Turismo ecológico y de romance, la apuesta de Morelos

La Escuela de Turismo de la UAEM trabaja en un proyecto en la Sierra de Huautla, el objetivo es evitar que los jóvenes se vayan del estado en busca del "sueño americano"

Sociedad

Escasez de agua: Nuevo León se queda con La Boca seca

Pocos patos, embarcaciones varadas y tierra árida es todo lo que queda en una de las presas que dotaba de agua a Monterrey

Sociedad

Jonás custodia, desde hace días, un tinaco con el vital líquido que escasea en NL

El joven vigila un tinaco de 10 mil litros de agua al que no se le puede sacar el líquido porque tiene desperfectos en sus llaves dispensadoras.

Tecnología

Laika: Tech para los "nuevos hijos"

La plataforma de e-commerce explica cómo es que el mercado de mascotas ha evolucionado desde estar sólo enfocado en alimentos a parecerse más al de bebés y artículos infantiles

Salud

Mujeres deberán pensar doblemente en su privacidad

Ante la incertidumbre que se vive en Estados Unidos sobre el aborto, es recomendable que las mujeres tengan en cuenta todas las formas en que su información personal puede ser rastreada

Mundo

Ganan dinero protegiendo a la naturaleza

Al pie del Kilimanjaro, un proyecto busca utilizar la biodiversidad para recaudar fondos y preservar los recursos naturales, además de apoyar a las comunidades locales

Gossip

Cuestionario Proust: Adriel Favela 

El cantante, compositor y productor se ha movido por terrenos no tan comunes para el regional mexicano