/ lunes 29 de abril de 2019

Buscan aprobar ley para convertir cuerpos humanos en abono orgánico

En el estado de Washington han decidido regular una práctica que es amigable con el medio ambiente, sin embargo el costo aún es muy elevado

En el estado de Washington, Estados Unidos, han decidido optar por nuevas ideas en cuanto a qué hacer con los restos humanos una vez que la vida termina. “Polvo eres, y en polvo te convertirás”, dice ese dicho, pero en vez de polvo, el cuerpo humano puede convertirse en el compostaje perfecto para jardines y cultivos en general.

Esta iniciativa fue aprobada la semana anterior por el Senado estatal y está a la espera de la aprobación por parte del gobernador Jay Inslee para su visto bueno final, y busca convertir el compostaje en una alternativa al entierro o la cremación, mediante un proceso que dura 30 días y por el que el cadáver se convierte en abono natural.

Se trata de un método que ha venido ganando adeptos en los Estados Unidos como una forma de aportar al medio ambiente después de la muerte, aún cuando plantea un reto legal, sobre todo porque en muchos países está prohibido disponer de restos humanos por fuera de cementerios o sitios de entierro autorizados.

Maneras ecológicas de morir

¿Cómo cambia la forma en que se degrada el cuerpo con este método, comparado con el proceso que ocurre naturalmente con un cuerpo enterrado? ¿Y cómo puede ser beneficioso para el medio ambiente?

De acuerdo al antropólogo forense Daniel Wescott, al cuerpo humano le toma meses degradarse en la tierra, y todo depende de la calidad del suelo. En un ambiente seco, el cuerpo podría terminar momificado. En zonas más húmedas, puede degradarse hasta llegar a los huesos en pocas semanas.

"Si tienes una buena cantidad de actividad de bacterias, en un mes el cuerpo humano ya debería estar degradado en la tierra", declaró Wescott.

Pero es algo que cada vez pasa menos: más de la mitad de los cuerpos de quienes fallecieron en 2016 en Estados Unidos fueron cremados, no enterrados. Y los que son enterrados van dentro de ataúdes de madera, que ralentizan el proceso de degradación.

Por eso, se ha pensado en otrasposibilidades de ser depositado bajo tierra.

"La naturaleza sabe cómo transformar nuestros cuerpos en tierra. En abono", declaró Nina Schoen, una de las promotoras de la idea de convertir el cuerpo humano en compostaje.

"Lo que es más importante, al menos para mí, es que mi cuerpo sea capaz de devolverle a la Tierra lo que ella hizo por mí cuando yo estaba viva y, a través de ese proceso, crear nuevas fuentes de vida", agregó.

¿Cómo lograrlo?

Katrina Spade, la fundadora de la compañía Recompose, con sede en la ciudad de Seattle, en el oeste del país del norte, es tal vez la mayor impulsora de este método, y señala que es posible convertir el cuerpo humano en un fértil abono en tan sólo 30 días.

"Lo que se hace es simplemente acelerar el proceso natural de descomposición", explicó Nora Menkin, directora People's Memorial, una organización sin ánimo de lucro que provee servicios funerarios a personas sin recursos en Seattle.

El método de Recompose, que ha sido tratado por investigadores de la Universidad de Washington, consiste en seguir el proceso normal de compostaje, pero en el caso del cuerpo humano se le añade una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables.

Lo que hace que microbios y bacterias termofílicas - a las que les gusta el calor- hagan su trabajo y aceleren la descomposición.

Todo el proceso ocurre a unos 55º C, que además termina de matar a posibles bacterias responsables del contagio de enfermedades.

El resultado es abono que se puede usar de manera segura, que es la razón definitiva por la que muchas personas apoyan esta forma de tratar los cuerpos tras la muerte.

"Tenemos toda esta energía que muchas veces es quemada o sellada en ataúdes que podemos utilizar para ayudar a que la vida continúe", dijo Menkin.

Costoso… por ahora

Para 2035, la Asociación de Funerarias de Estados Unidos (NFDA, por sus siglas en inglés) anticipa que únicamente el 15% de los entierros serán de tipo tradicional.

Y aunque se trata de una iniciativa que busca ayudar al medio ambiente, aún resulta muy costoso. "Ahora mismo puede llegar a costar unos cinco mil 500 dólares. No es un proyecto barato", agregó la directora People's Memorial.

En el estado de Washington, Estados Unidos, han decidido optar por nuevas ideas en cuanto a qué hacer con los restos humanos una vez que la vida termina. “Polvo eres, y en polvo te convertirás”, dice ese dicho, pero en vez de polvo, el cuerpo humano puede convertirse en el compostaje perfecto para jardines y cultivos en general.

Esta iniciativa fue aprobada la semana anterior por el Senado estatal y está a la espera de la aprobación por parte del gobernador Jay Inslee para su visto bueno final, y busca convertir el compostaje en una alternativa al entierro o la cremación, mediante un proceso que dura 30 días y por el que el cadáver se convierte en abono natural.

Se trata de un método que ha venido ganando adeptos en los Estados Unidos como una forma de aportar al medio ambiente después de la muerte, aún cuando plantea un reto legal, sobre todo porque en muchos países está prohibido disponer de restos humanos por fuera de cementerios o sitios de entierro autorizados.

Maneras ecológicas de morir

¿Cómo cambia la forma en que se degrada el cuerpo con este método, comparado con el proceso que ocurre naturalmente con un cuerpo enterrado? ¿Y cómo puede ser beneficioso para el medio ambiente?

De acuerdo al antropólogo forense Daniel Wescott, al cuerpo humano le toma meses degradarse en la tierra, y todo depende de la calidad del suelo. En un ambiente seco, el cuerpo podría terminar momificado. En zonas más húmedas, puede degradarse hasta llegar a los huesos en pocas semanas.

"Si tienes una buena cantidad de actividad de bacterias, en un mes el cuerpo humano ya debería estar degradado en la tierra", declaró Wescott.

Pero es algo que cada vez pasa menos: más de la mitad de los cuerpos de quienes fallecieron en 2016 en Estados Unidos fueron cremados, no enterrados. Y los que son enterrados van dentro de ataúdes de madera, que ralentizan el proceso de degradación.

Por eso, se ha pensado en otrasposibilidades de ser depositado bajo tierra.

"La naturaleza sabe cómo transformar nuestros cuerpos en tierra. En abono", declaró Nina Schoen, una de las promotoras de la idea de convertir el cuerpo humano en compostaje.

"Lo que es más importante, al menos para mí, es que mi cuerpo sea capaz de devolverle a la Tierra lo que ella hizo por mí cuando yo estaba viva y, a través de ese proceso, crear nuevas fuentes de vida", agregó.

¿Cómo lograrlo?

Katrina Spade, la fundadora de la compañía Recompose, con sede en la ciudad de Seattle, en el oeste del país del norte, es tal vez la mayor impulsora de este método, y señala que es posible convertir el cuerpo humano en un fértil abono en tan sólo 30 días.

"Lo que se hace es simplemente acelerar el proceso natural de descomposición", explicó Nora Menkin, directora People's Memorial, una organización sin ánimo de lucro que provee servicios funerarios a personas sin recursos en Seattle.

El método de Recompose, que ha sido tratado por investigadores de la Universidad de Washington, consiste en seguir el proceso normal de compostaje, pero en el caso del cuerpo humano se le añade una mezcla de astillas de madera y otros ingredientes biodegradables.

Lo que hace que microbios y bacterias termofílicas - a las que les gusta el calor- hagan su trabajo y aceleren la descomposición.

Todo el proceso ocurre a unos 55º C, que además termina de matar a posibles bacterias responsables del contagio de enfermedades.

El resultado es abono que se puede usar de manera segura, que es la razón definitiva por la que muchas personas apoyan esta forma de tratar los cuerpos tras la muerte.

"Tenemos toda esta energía que muchas veces es quemada o sellada en ataúdes que podemos utilizar para ayudar a que la vida continúe", dijo Menkin.

Costoso… por ahora

Para 2035, la Asociación de Funerarias de Estados Unidos (NFDA, por sus siglas en inglés) anticipa que únicamente el 15% de los entierros serán de tipo tradicional.

Y aunque se trata de una iniciativa que busca ayudar al medio ambiente, aún resulta muy costoso. "Ahora mismo puede llegar a costar unos cinco mil 500 dólares. No es un proyecto barato", agregó la directora People's Memorial.

Local

Hay 34 nuevos casos confirmados de Covid-19 y 8 defunciones en Morelos

Se han confirmado tres mil 458 casos de coronavirus COVID-19, 204 activos, descartado tres mil 104 y están como sospechosos 585; se han registrado 755 defunciones

Local

Lluvias terminan con árboles en Cuernavaca

Para reportes de auxilio y emergencias, puedes comunicarte al teléfono 3 12 12 74

Local

[Especial] Habrá 2.2 millones de morelenses para 2030

Prevén más pobreza, daño ambiental y problemas de movilidad por crecimiento demográfico

Sociedad

Avanzan en Puebla candados en publicidad de candidatos

Prohibirán propaganda de candidatos en transporte público y espectaculares

Política

Reforma judicial, en la congeladora del Senado

El objetivo de la iniciativa es combatir la corrupción y el nepotismo que se da entre los jueces y los magistrados

Política

Yo soy de izquierda, de la de a de veras: Israel Rivas

Israel Rivas, líder de los padres de familia de niños con cáncer, desde joven aprendió a luchar en Chiapas y para obtener la pensión de su papá

Gossip

Bad Bunny, el niño raro de reguetón

El reguetón es ya la propiedad de las masas, pero aún hay quien observa en Bad Bunny el lado más rupestre de la música

Sociedad

Federación va al rescate de Tabasco ante casos de coronavirus

Reportan saturación del 85 por ciento en el principal centro hospitalario para el de combate contra la pandemia en el estado

Gossip

Brooklyn nine nine se muda a la cárcel

La excéntrica oficina de la Comisaría 99 ya no será el escenario principal de la nueva temporada de la serie protagonizada por el detective Jake Peralta