/ lunes 22 de julio de 2019

Se mueve en silla de ruedas para jugar con su padre

Geovani Martínez de 15 años, no tiene ninguna discapacidad, pero ha aprendido a desplazarse y jugar básquetbol por este medio

Geovani vio siempre a su padre en silla de ruedas. Cuando el joven nació, la silla ya estaba ahí. Nunca pudo verlo de otra forma.

En cierto modo, ser criado por una persona con discapacidad contribuyó a formar en él una idea de la sociedad distinta a la del resto de sus amigos: la silla de ruedas no quería decir discapacidad (esa palabra no existía), sino que era un miembro más de su familia. Con los años, Geovani quiso seguir los pasos de su padre, un jugador de básquetbol amateur.


Al principio no sabes cómo hacerlo, pero es cosa de agarrarle el modo. En mi caso, lo hago por mi papá, porque él me motiva a seguir adelante, y cuando me pasa algo en el transcurso del día, es él quien me apoya

Explica Geovani, de 15 de edad, sentado en su silla. A un lado, su padre, y, un par de metros más allá, 10 hombres en silla van de un lado a otro con ganas de anotar.

La verdadera inclusión

No todos los equipos de básquetbol en silla de ruedas están integrados por personas con discapacidad.

No, al menos, a nivel amateur, donde se permite que las personas convencionales, en su mayoría familiares de quienes sí necesitan la silla para desplazarse, puedan integrarse al juego.

Hacerlo no es fácil, pues los entrenadores tienen que evaluar varias cosas y decidir si, finalmente, la silla supone el mismo reto que para todos.

Para lograr la inclusión es lo que estamos trabajando, que haya inclusión desde los dos lados, porque esa es la finalidad, que a final de cuentas nos sintamos todos como uno solo”, explica Artemio Adorno, coordinador juvenil de la Sindicatura del municipio de Ayala, que este fin de semana llevó a cabo el primer cuadrangular de básquetbol en silla de ruedas. Xochitepec, el municipio del que viene Geovani, es uno de los competidores.

Padre e hijo

Geovani Martínez tiene 40 años de edad y sólo cinco meses menos sin poder usar las piernas. Ocurrió cuando era un niño, después de haber padecido polio, así que, en realidad, para él no existe un antes y un después.

Tal como para su hijo, la silla siempre ha estado ahí, dispuesta a moverse despacio, para ir de un lado a otro en casa o en la calle, o para ser impulsada a otras velocidades, como cuando necesita estar del otro lado de la cancha para que su piloto levante el balón y lo arroje hacia la canasta.“Cuando las personas convencionales juegan en silla de ruedas, aprenden a convivir con la discapacidad, se erradica la discriminación y hay inclusión”, afirma el padre, en espera de entrar a la cancha.

Finalmente dijo que la silla de ruedas se ha convertido en un vínculo que lo ha unido más a su padre, a quien la polio nunca le permitió caminar.

Geovani vio siempre a su padre en silla de ruedas. Cuando el joven nació, la silla ya estaba ahí. Nunca pudo verlo de otra forma.

En cierto modo, ser criado por una persona con discapacidad contribuyó a formar en él una idea de la sociedad distinta a la del resto de sus amigos: la silla de ruedas no quería decir discapacidad (esa palabra no existía), sino que era un miembro más de su familia. Con los años, Geovani quiso seguir los pasos de su padre, un jugador de básquetbol amateur.


Al principio no sabes cómo hacerlo, pero es cosa de agarrarle el modo. En mi caso, lo hago por mi papá, porque él me motiva a seguir adelante, y cuando me pasa algo en el transcurso del día, es él quien me apoya

Explica Geovani, de 15 de edad, sentado en su silla. A un lado, su padre, y, un par de metros más allá, 10 hombres en silla van de un lado a otro con ganas de anotar.

La verdadera inclusión

No todos los equipos de básquetbol en silla de ruedas están integrados por personas con discapacidad.

No, al menos, a nivel amateur, donde se permite que las personas convencionales, en su mayoría familiares de quienes sí necesitan la silla para desplazarse, puedan integrarse al juego.

Hacerlo no es fácil, pues los entrenadores tienen que evaluar varias cosas y decidir si, finalmente, la silla supone el mismo reto que para todos.

Para lograr la inclusión es lo que estamos trabajando, que haya inclusión desde los dos lados, porque esa es la finalidad, que a final de cuentas nos sintamos todos como uno solo”, explica Artemio Adorno, coordinador juvenil de la Sindicatura del municipio de Ayala, que este fin de semana llevó a cabo el primer cuadrangular de básquetbol en silla de ruedas. Xochitepec, el municipio del que viene Geovani, es uno de los competidores.

Padre e hijo

Geovani Martínez tiene 40 años de edad y sólo cinco meses menos sin poder usar las piernas. Ocurrió cuando era un niño, después de haber padecido polio, así que, en realidad, para él no existe un antes y un después.

Tal como para su hijo, la silla siempre ha estado ahí, dispuesta a moverse despacio, para ir de un lado a otro en casa o en la calle, o para ser impulsada a otras velocidades, como cuando necesita estar del otro lado de la cancha para que su piloto levante el balón y lo arroje hacia la canasta.“Cuando las personas convencionales juegan en silla de ruedas, aprenden a convivir con la discapacidad, se erradica la discriminación y hay inclusión”, afirma el padre, en espera de entrar a la cancha.

Finalmente dijo que la silla de ruedas se ha convertido en un vínculo que lo ha unido más a su padre, a quien la polio nunca le permitió caminar.

Local

Maestros jubilados se manifiestan en calles de Cuernavaca

Exigen el pago de su prima de antigüedad para pensionados y jubilados

Local

Villalobos está convocado a la mesa de diálogo: Cuauhtémoc Blanco

El gobernador señala "con mucho gusto nos sentamos", pero que se ponga a trabajar

Policiaca

Investigan a mujer por el secuestro de un estudiante

La coordinación entre unidades de Morelos y Estado de México culminó en la aprehensión en la entidad vecina

Justicia

Juicio de Rosario Robles tendrá consecuencias contra el Estado: Abogados

La defensa de la exsecretaria argumenta que "el proceso legal ha estado lleno de inconsistencias e irregularidades"

Local

Niega autor que la obra “La Revolución” retrate a Emiliano Zapata gay

La polémica obra fue creada en 2014. Cinco años después, su autor se dice sorprendido por el impacto que ha tenido

OMG!

¡Otras siete mujeres acusan a Cuba Gooding Jr. de acoso sexual!

Gooding Jr. tiene programada su próxima comparecencia ante el juez el 22 de enero

Sociedad

[Videos] Tráiler embiste a peregrinos sobre la México-Pachuca

Tras el impacto, la camioneta se incendió dejando a varias personas lesionadas

Policiaca

Muere una mujer presuntamente golpeada por el empleado de un bar

El establecimiento se deslinda del hecho; será la Fiscalía la encargada de esclarecer lo ocurrido

Policiaca

Investigan a mujer por el secuestro de un estudiante

La coordinación entre unidades de Morelos y Estado de México culminó en la aprehensión en la entidad vecina