/ jueves 3 de diciembre de 2020

Piden especialistas Ley de Ciencia, acorde a necesidades del país

Llaman al Poder Legislativo a asumir el liderazgo en la confección de esa norma

La nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación debe considerar un ejercicio científico libre, apegado a la Constitución, de evaluación rigurosa por pares y con presupuesto sostenido, consideran expertos reunidos para analizar la situación en torno a las posibles modificaciones a la legislación en la materia.

En conferencia de prensa virtual, William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica, aseguró que la Universidad Nacional ha presentado propuestas en distintos foros a fin de enriquecer la iniciativa, y consideró fundamental convocar a la comunidad científica para sugerir proyectos, toda vez que “por la escala de su economía y población, así como por su trayectoria en distintas áreas del conocimiento, México debe y puede ser líder en al menos media docena de grandes proyectos en distintas áreas”.

Para aprovechar la inversión realizada en los últimos 20 años en el sector, planteó contar con programas de mantenimiento, con presupuesto básico asignado en escala de diez años; de renovación de equipos de primera necesidad y aprovechamiento común con presupuesto revisable periódicamente; y otro más de desarrollo de nueva infraestructura por convocatoria y evaluación de pares, acorde a problemas de investigación de frontera.

Con el tema Elementos indispensables para la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, Guadalupe Valencia García, coordinadora de Humanidades, señaló que la solución de los problemas nacionales demanda enfoques multidisciplinarios e innovación, requieren conocimiento científico y tecnológico. “No los podremos atender si no articulamos a los actores del sistema nacional de CTI en torno a problemas específicos y si no adoptamos un enfoque transversal de la política en la materia”.

Asimismo, remarcó la necesidad de generar narrativas de divulgación social para que la población conozca el sentido de la ciencia básica y la aplicada, la tecnología y la innovación, así como garantizar que el derecho a los beneficios sociales que derivan de estos sectores sea real, posible y factible. “Esa es una de nuestras más grandes tareas”.

El abogado general de la UNAM, Alfredo Sánchez Castañeda, definió los elementos indispensables a considerar en la elaboración de la Ley General de Ciencia: que se sujete a los marcos constitucional mexicano y legal internacional, además de que convocó a que el proceso legislativo se realice de acuerdo con las mejores prácticas parlamentarias: transparencia en la discusión, acceso a la información y rendición de cuentas.

Asimismo, con participación de la comunidad científica, de manera incluyente y plural. “En un parlamento abierto se deben verter posiciones y retomar comentarios para contar con una ley elaborada de la manera más adecuada”.

Foto | Cortesía UNAM

Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, también hizo uso de la palabra y expresó: dada la naturaleza impredecible del desarrollo científico y su rápido avance, es importante garantizar financiamiento público para proyectos y grupos de investigación de alta calidad, independientemente de su coincidencia con ejes de acción gubernamentales. Además, para afrontar los riesgos y desafíos emergentes en el siglo XXI, no se debe excluir ni limitar ninguna de las áreas del conocimiento.

En tanto, Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich, director del Instituto de Biotecnología, destacó: la evaluación es un punto central en el quehacer científico, razón por la cual la nueva ley deberá poner cuidado especial en ello. “La evaluación debe ser rigurosa, por pares, libre de ideología y cualitativa”.

Se debe pensar, prosiguió, en cómo cerrar círculos virtuosos que le hacen falta al país, es decir, la conversión de recursos públicos y privados, y de tiempo, en el conocimiento. “Ese ciclo de regreso es regenerar ese conocimiento a través de la innovación en un beneficio social tangible”, subrayó.

Cecilia Noguez Garrido, directora del Instituto de Física, se refirió al personal altamente calificado, el cual permite a cualquier país ser más competitivo, adaptable y con mejores estándares de vida; la ciencia, precisó, es indispensable para su soberanía.

Con información de UNAM

La nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación debe considerar un ejercicio científico libre, apegado a la Constitución, de evaluación rigurosa por pares y con presupuesto sostenido, consideran expertos reunidos para analizar la situación en torno a las posibles modificaciones a la legislación en la materia.

En conferencia de prensa virtual, William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica, aseguró que la Universidad Nacional ha presentado propuestas en distintos foros a fin de enriquecer la iniciativa, y consideró fundamental convocar a la comunidad científica para sugerir proyectos, toda vez que “por la escala de su economía y población, así como por su trayectoria en distintas áreas del conocimiento, México debe y puede ser líder en al menos media docena de grandes proyectos en distintas áreas”.

Para aprovechar la inversión realizada en los últimos 20 años en el sector, planteó contar con programas de mantenimiento, con presupuesto básico asignado en escala de diez años; de renovación de equipos de primera necesidad y aprovechamiento común con presupuesto revisable periódicamente; y otro más de desarrollo de nueva infraestructura por convocatoria y evaluación de pares, acorde a problemas de investigación de frontera.

Con el tema Elementos indispensables para la Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, Guadalupe Valencia García, coordinadora de Humanidades, señaló que la solución de los problemas nacionales demanda enfoques multidisciplinarios e innovación, requieren conocimiento científico y tecnológico. “No los podremos atender si no articulamos a los actores del sistema nacional de CTI en torno a problemas específicos y si no adoptamos un enfoque transversal de la política en la materia”.

Asimismo, remarcó la necesidad de generar narrativas de divulgación social para que la población conozca el sentido de la ciencia básica y la aplicada, la tecnología y la innovación, así como garantizar que el derecho a los beneficios sociales que derivan de estos sectores sea real, posible y factible. “Esa es una de nuestras más grandes tareas”.

El abogado general de la UNAM, Alfredo Sánchez Castañeda, definió los elementos indispensables a considerar en la elaboración de la Ley General de Ciencia: que se sujete a los marcos constitucional mexicano y legal internacional, además de que convocó a que el proceso legislativo se realice de acuerdo con las mejores prácticas parlamentarias: transparencia en la discusión, acceso a la información y rendición de cuentas.

Asimismo, con participación de la comunidad científica, de manera incluyente y plural. “En un parlamento abierto se deben verter posiciones y retomar comentarios para contar con una ley elaborada de la manera más adecuada”.

Foto | Cortesía UNAM

Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas, también hizo uso de la palabra y expresó: dada la naturaleza impredecible del desarrollo científico y su rápido avance, es importante garantizar financiamiento público para proyectos y grupos de investigación de alta calidad, independientemente de su coincidencia con ejes de acción gubernamentales. Además, para afrontar los riesgos y desafíos emergentes en el siglo XXI, no se debe excluir ni limitar ninguna de las áreas del conocimiento.

En tanto, Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich, director del Instituto de Biotecnología, destacó: la evaluación es un punto central en el quehacer científico, razón por la cual la nueva ley deberá poner cuidado especial en ello. “La evaluación debe ser rigurosa, por pares, libre de ideología y cualitativa”.

Se debe pensar, prosiguió, en cómo cerrar círculos virtuosos que le hacen falta al país, es decir, la conversión de recursos públicos y privados, y de tiempo, en el conocimiento. “Ese ciclo de regreso es regenerar ese conocimiento a través de la innovación en un beneficio social tangible”, subrayó.

Cecilia Noguez Garrido, directora del Instituto de Física, se refirió al personal altamente calificado, el cual permite a cualquier país ser más competitivo, adaptable y con mejores estándares de vida; la ciencia, precisó, es indispensable para su soberanía.

Con información de UNAM

Seguridad

CDHM exige se esclarezca caso de desaparición forzada

La Comisión exige la presentación con vida de los dos hombres detenidos por elementos de seguridad pública

Seguridad

En Yautepec clausuran bares por incumplir con el aforo

Se pide a la población ser prudente y recordar que Morelos está en semáforo color rojo ante el número de casos de Covid-19

Local

Militantes de Morena señalan nepotismo en el partido

Se pronuncian en contra de gente que, aseguran, se infiltró para dejar sin oportunidad a otros militantes

Local

Hay avance en la regularización de los predios en Patios de la Estación

Son alrededor de mil predios los que serán regularizados durante este año; a la fecha, 118 predios tienen escrituras e inscripción en el catastro municipal

Local

Alcantarillado atiende desazolve, fugas de drenaje y tuberías colapsadas

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca atiende reportes de usuarios 

Seguridad

Bomberos Cuernavaca tendrá carros cisterna

Se concreta donación de vehículos a través de “Ciudades Hermanas” entre los alcaldes de Cuernavaca y Mineápolis

Deportes

El torneo de la Liga Mayor de futbol femenil se reanudará

El certamen se atrasó tres semanas por el semáforo rojo y el cierre de instalaciones deportivas en los estados del centro, entre ellos Morelos

Cultura

Tres consejos de leer más en 2021

Si tienes como propósito leer más, aquí encontrarás la manera de hacerlo

Sociedad

Sin evidencias, familias de Guatemala reclaman 4 de los cuerpos calcinados en Tamaulipas

Hasta el momento, las autoridades no han indicado si se han tomado pruebas de ADN con familiares para asociar el parentesco