/ martes 4 de mayo de 2021

Marie Curie, la madre de Irene y Eve

Hola queridos lectores, comenzó el mes de mayo. El mes de muchos festejos. De apapacho y regocijo. Es por ello que durante este plazo hablaré de las mujeres que pese a ser madres, nunca dejaron de soñar y de convertir sus sueños en una total y absoluta realidad. Hablaremos de aquellas que se atrevieron a luchar y a desafiar los condicionamientos sociales.

Por generaciones, las mujeres han sido capaces de mantener la casa, trabajar fuera de ella, dirigir países, hacer descubrimientos científicos relevantes, de entregar su amor y poner sus energías en beneficio de los desvalidos, pero por encima de sus ocupaciones ha sido devota de sus hijos, biológicos o no. En la gran mayoría de las féminas brotan sentimientos de amor incondicional.

Muchas madres han distinguido en diversas ramas sin descuidar su labor más primordial: sus hijos.

Hoy escribiré acerca de una mujer que vivió entre tubos de ensayo y embudos. Su nombre es Maria Salomea Sklodowska más conocida en la historia de la física, como Marie Curie.

Originaria de Varsovia, Polonia. Maria Salomea llegó a este mundo el 7 de noviembre de 1867 rodeada siempre de fórmulas matemáticas y conocimientos puros. Ella era hija del profesor de Física y Matemáticas, Wladyslaw Sklodowski y de la maestra Bronislawa Boguska.

Su infancia se desarrolló en medio de una familia numerosa, pues tuvo cinco hermanos. Aunque estuvo ensombrecida por la muerte de una de sus hermanas, a causa de tifus. Y años más tarde por el deceso de su madre por tuberculosis.

Maria creció en una Polonia ocupada, casi en su totalidad por las fuerzas del Imperio Ruso. El contexto político que prevalecía en ese periodo también fue un factor decisivo en la economía familiar de Marie Curie, llena carencias.

Dificultades que no amedrentaron a que la joven desistiera de sus deseos de recibir una formación de educación superior. Motivada por alcanzar su objetivo, Marie ingresó a una universidad clandestina polaca que admitía mujeres.

Con mucho sacrificio, en 1893 Marie Curie se licenció en Física por la Universidad de París, convirtiéndose en una de las estudiantes mejor destacadas. Su ímpetu no llegó solo hasta ese grado. Continuó formándose y su siguiente paso fue conseguir el doctorado.

Su aportación a la ciencia

La Real Academia de las Ciencias en Suecia la galardonó con el premio Nobel de Física en 1903, convirtiéndose como la primera mujer en recibir tal galardón, además de ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París. En 1911, ganó el premio Nobel de Química.

Las investigaciones sobre la radiación del uranio del físico Henri Becquerel y el descubrimiento de los rayos X por Wilhelm Röntgen ayudaron a Curie a elegir el tema de su tesis: investigaciones sobre sustancias radioactivas.

En 1898, de la mano de su cómplice y cónyuge, Pierre Curie, anunciaron el descubrimiento de nuevos elementos: el radio y el polonio, ambos más radioactivos que el uranio. Pero, no fue hasta cuatro años después cuando pudieron demostrar su hallazgo.

Irene, la hija que siguió los pasos

Irene, la primogénita, nació en 1897. Fue ella quien observó a su madre muy de cerca, desde que era una niña. De ahí brotó la admiración hacia su progenitora. Tiempo después, Irene trabajó junto a su madre en la instalación de máquinas móviles de rayos X en los campos de batalla para que los soldados pudieran recibir un mejor tratamiento médico durante la primera guerra mundial.

Además, se desempeñó como enfermera radióloga en los hospitales de campaña.

Irene realizó estudios pioneros sobre los rayos alfa de polonio, hizo sus propios descubrimientos y publicó sus propias investigaciones. Y aunque podría decirse que tuvo una enorme influencia, nadie duda de que su exitosa carrera fuese el resultado de su propio esfuerzo.

Eve, la artista de la familia Curie

Eve se encargó de escribir la biografía de su madre. A la hija menor no solo le encantaba escribir, si no también tenía pasión por la música. Tocaba el piano y de hecho ofreció un par de conciertos en Europa.

Eve, se convirtió en crítica de música y cine de varias revistas. Fue ella quien rompió con los esquemas hereditarios que los entrelazaban a la ciencia. De las Curie, fue ella la que al final de su vida resultó ser quizás la más aventurera de todas.

Tras la ocupación nazi de Francia, en 1940, Eve se unió activamente a la causa “Francia libre”. Se convirtió en corresponsal de guerra y cubrió varios frentes durante la Segunda Guerra Mundial

Al morir su madre en 1934, Eve tenía 29 años. Un grupo de editores estadounidenses se acercaron para proponerle que escribiera la biografía de la científica: “Madame Curie”, publicada en 1937.

El libro fue todo un éxito y Eve ganó múltiples premios literarios.

El legado que Marie Curie heredó a sus hijas fue vital para que sus sucesoras derrocharan su talento en los campos de la ciencia y las letras. Pues tanto Irene y Eve fueron dos grandes mujeres, que llevaron con honor las enseñanzas de su madre.


Hola queridos lectores, comenzó el mes de mayo. El mes de muchos festejos. De apapacho y regocijo. Es por ello que durante este plazo hablaré de las mujeres que pese a ser madres, nunca dejaron de soñar y de convertir sus sueños en una total y absoluta realidad. Hablaremos de aquellas que se atrevieron a luchar y a desafiar los condicionamientos sociales.

Por generaciones, las mujeres han sido capaces de mantener la casa, trabajar fuera de ella, dirigir países, hacer descubrimientos científicos relevantes, de entregar su amor y poner sus energías en beneficio de los desvalidos, pero por encima de sus ocupaciones ha sido devota de sus hijos, biológicos o no. En la gran mayoría de las féminas brotan sentimientos de amor incondicional.

Muchas madres han distinguido en diversas ramas sin descuidar su labor más primordial: sus hijos.

Hoy escribiré acerca de una mujer que vivió entre tubos de ensayo y embudos. Su nombre es Maria Salomea Sklodowska más conocida en la historia de la física, como Marie Curie.

Originaria de Varsovia, Polonia. Maria Salomea llegó a este mundo el 7 de noviembre de 1867 rodeada siempre de fórmulas matemáticas y conocimientos puros. Ella era hija del profesor de Física y Matemáticas, Wladyslaw Sklodowski y de la maestra Bronislawa Boguska.

Su infancia se desarrolló en medio de una familia numerosa, pues tuvo cinco hermanos. Aunque estuvo ensombrecida por la muerte de una de sus hermanas, a causa de tifus. Y años más tarde por el deceso de su madre por tuberculosis.

Maria creció en una Polonia ocupada, casi en su totalidad por las fuerzas del Imperio Ruso. El contexto político que prevalecía en ese periodo también fue un factor decisivo en la economía familiar de Marie Curie, llena carencias.

Dificultades que no amedrentaron a que la joven desistiera de sus deseos de recibir una formación de educación superior. Motivada por alcanzar su objetivo, Marie ingresó a una universidad clandestina polaca que admitía mujeres.

Con mucho sacrificio, en 1893 Marie Curie se licenció en Física por la Universidad de París, convirtiéndose en una de las estudiantes mejor destacadas. Su ímpetu no llegó solo hasta ese grado. Continuó formándose y su siguiente paso fue conseguir el doctorado.

Su aportación a la ciencia

La Real Academia de las Ciencias en Suecia la galardonó con el premio Nobel de Física en 1903, convirtiéndose como la primera mujer en recibir tal galardón, además de ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París. En 1911, ganó el premio Nobel de Química.

Las investigaciones sobre la radiación del uranio del físico Henri Becquerel y el descubrimiento de los rayos X por Wilhelm Röntgen ayudaron a Curie a elegir el tema de su tesis: investigaciones sobre sustancias radioactivas.

En 1898, de la mano de su cómplice y cónyuge, Pierre Curie, anunciaron el descubrimiento de nuevos elementos: el radio y el polonio, ambos más radioactivos que el uranio. Pero, no fue hasta cuatro años después cuando pudieron demostrar su hallazgo.

Irene, la hija que siguió los pasos

Irene, la primogénita, nació en 1897. Fue ella quien observó a su madre muy de cerca, desde que era una niña. De ahí brotó la admiración hacia su progenitora. Tiempo después, Irene trabajó junto a su madre en la instalación de máquinas móviles de rayos X en los campos de batalla para que los soldados pudieran recibir un mejor tratamiento médico durante la primera guerra mundial.

Además, se desempeñó como enfermera radióloga en los hospitales de campaña.

Irene realizó estudios pioneros sobre los rayos alfa de polonio, hizo sus propios descubrimientos y publicó sus propias investigaciones. Y aunque podría decirse que tuvo una enorme influencia, nadie duda de que su exitosa carrera fuese el resultado de su propio esfuerzo.

Eve, la artista de la familia Curie

Eve se encargó de escribir la biografía de su madre. A la hija menor no solo le encantaba escribir, si no también tenía pasión por la música. Tocaba el piano y de hecho ofreció un par de conciertos en Europa.

Eve, se convirtió en crítica de música y cine de varias revistas. Fue ella quien rompió con los esquemas hereditarios que los entrelazaban a la ciencia. De las Curie, fue ella la que al final de su vida resultó ser quizás la más aventurera de todas.

Tras la ocupación nazi de Francia, en 1940, Eve se unió activamente a la causa “Francia libre”. Se convirtió en corresponsal de guerra y cubrió varios frentes durante la Segunda Guerra Mundial

Al morir su madre en 1934, Eve tenía 29 años. Un grupo de editores estadounidenses se acercaron para proponerle que escribiera la biografía de la científica: “Madame Curie”, publicada en 1937.

El libro fue todo un éxito y Eve ganó múltiples premios literarios.

El legado que Marie Curie heredó a sus hijas fue vital para que sus sucesoras derrocharan su talento en los campos de la ciencia y las letras. Pues tanto Irene y Eve fueron dos grandes mujeres, que llevaron con honor las enseñanzas de su madre.


Local

Sigue aquí todo sobre las elecciones 2021 en Morelos

Hasta el 2 de junio de 2021 se realizan las campañas para diputaciones y ayuntamientos. En general se eligen 12 diputaciones por mayoría relativa, ocho diputaciones de representación proporcional, 33 presidencias municipales, 153 regidurías, 33 sindicaturas. Asimismo, se mantienen las campañas para definir cinco diputaciones federales.

Local

[Especial] El reclusorio separa a madres e hijos

Cientos de mujeres enfrentan procesos penales que las imposibilitan a poder ser madres de tiempo completo

Local

Concluye con éxito, descacharrización de panteones municipales

Limpieza de La Leona, Margaritas, Antonio Barona, Teopanzolco, Tlaltenango, Acapantzingo y Chapultepec

Local

Restaurantes reportan 20% de reservaciones para el 10 de Mayo

Esperan que está fecha sea favorable para la industria restaurantera y generé un repunte económico

Local

Panteones de Cuernavaca permanecerán cerrados este 10 de mayo

Los camposantos únicamente se abrirán con acceso controlado para quienes lleven a un difunto a sepultar

Local

La pandemia debilitó la celebración del Día de las Madres

Comercios establecidos del Centro Histórico prevén un repunte en sus ventas de 20 por ciento, en comparación a 2019, un año antes de la crisis sanitaria

Finanzas

La canasta básica se ha vuelto un lujo para las familias mexicanas

El aumento en el precio de productos como leche, huevo, frijol, aceite, arroz y carne ha repercutido en la economía de miles de hogares

Local

IMPEPAC sigue esperando la ampliación presupuestal para las elecciones

El órgano electoral local solicitó al gobierno estatal y el Congreso local un recurso adicional por 243 millones 512 mil 622 pesos

Local

FEUM pide que vuelva el impuesto Pro-UAEM

La contribución de los municipios al financiamiento de la universidad del estado es indispensable, advierte Federación de Estudiantes