/ jueves 3 de diciembre de 2020

Mañana quién sabe

“Hoy estamos…”, decía su abuelo al enterarse de la muerte de alguien. Recordó su mirada mientras pronunciaba la frase inacabada, como si en una suerte de misterio, el silencio entre ambos terminara por completar la oración.

Lily no sabía sobre la fragilidad de la vida hasta que descubrió la facilidad con que se encuentra a la muerte. En las mañanas, cuando escuchaba las noticias sobre el creciente número de fallecidos, no podía dejar de pensar en las personas que faltaban. Se iban, junto con sus nombres y recuerdos. Padres, madres y hermanos. Números amontonados. Era como si la cantidad, de tajo, superara la identidad.

Muchos, ella creía, tenían una cita con la muerte. Había escuchado que unas calles abajo de su casa la madre de dos niños tenía problemas para respirar, faltó al trabajo unos días y al no encontrar mejora, tuvieron que internarla en el hospital. Al finalizar la semana había muerto. Sus hijos, huérfanos, tuvieron que ser llevados con sus tíos. ¿Cómo saber, se preguntaba Lily, quien tenía una cita con la muerte? Sentía como un fantasma posaba entre todos.

A veces se encontraba por las noches mirando al techo, repasando las historias que escuchaba sobre los fallecidos. Un compañero de la universidad tuvo que dejar los estudios para cuidar a su hermano menor, después de que su madre, una comerciante, contrajera el virus y muriera. No podía dormir ni dejar de pensar lo afortunada que era tener padres con trabajos que le permitieran resguardarse. Nadie era la excepción, pero algunos podían escapar de las probabilidades.

En arrebatos de ira se decía que el virus no era el problema. El problema eran las personas. Como sus vecinos que en fines de semanas hacían fiestas con muchos invitados, sin importar las medidas restrictivas. No creían en la enfermedad, se burlaban que era un invento, una farsa. Incluso cuando la abuela cayó contagiada y estuvo convaleciente en el hospital hasta el deceso, no lo creyeron. Enojados, acusaron a los médicos de asesinarla. El virus, pensaba Lily, no era el problema. En realidad, revelaba cuál era el verdadero problema.

Su prima, una enfermera, le contaba que en los hospitales faltaba equipo médico. No tenían guantes ni cubrebocas y estaban saturados de enfermos. Un médico, amigo suyo, había muerto. Era joven. A su prima le gustaba ayudar. Su madre le pedía que no fuera, que se cuidara y volviera cuando todo acabase. Incluso cuando una noche, de regreso a casa, no le permitieron subir al transporte público, seguía yendo. A una de sus compañeras le lanzaron cloro y desinfectante. Mi madre también se contagió, le marcó su prima una tarde. Estaba en cama, apenas respirando, pero ella no dejó de ir al hospital. Le gustaba ayudar.

Ahora, más que nunca, recordaba lo que decía su abuelo. “Hoy estamos…”. Y a Lily le dolía admitirlo: mañana quién sabe.

“Hoy estamos…”, decía su abuelo al enterarse de la muerte de alguien. Recordó su mirada mientras pronunciaba la frase inacabada, como si en una suerte de misterio, el silencio entre ambos terminara por completar la oración.

Lily no sabía sobre la fragilidad de la vida hasta que descubrió la facilidad con que se encuentra a la muerte. En las mañanas, cuando escuchaba las noticias sobre el creciente número de fallecidos, no podía dejar de pensar en las personas que faltaban. Se iban, junto con sus nombres y recuerdos. Padres, madres y hermanos. Números amontonados. Era como si la cantidad, de tajo, superara la identidad.

Muchos, ella creía, tenían una cita con la muerte. Había escuchado que unas calles abajo de su casa la madre de dos niños tenía problemas para respirar, faltó al trabajo unos días y al no encontrar mejora, tuvieron que internarla en el hospital. Al finalizar la semana había muerto. Sus hijos, huérfanos, tuvieron que ser llevados con sus tíos. ¿Cómo saber, se preguntaba Lily, quien tenía una cita con la muerte? Sentía como un fantasma posaba entre todos.

A veces se encontraba por las noches mirando al techo, repasando las historias que escuchaba sobre los fallecidos. Un compañero de la universidad tuvo que dejar los estudios para cuidar a su hermano menor, después de que su madre, una comerciante, contrajera el virus y muriera. No podía dormir ni dejar de pensar lo afortunada que era tener padres con trabajos que le permitieran resguardarse. Nadie era la excepción, pero algunos podían escapar de las probabilidades.

En arrebatos de ira se decía que el virus no era el problema. El problema eran las personas. Como sus vecinos que en fines de semanas hacían fiestas con muchos invitados, sin importar las medidas restrictivas. No creían en la enfermedad, se burlaban que era un invento, una farsa. Incluso cuando la abuela cayó contagiada y estuvo convaleciente en el hospital hasta el deceso, no lo creyeron. Enojados, acusaron a los médicos de asesinarla. El virus, pensaba Lily, no era el problema. En realidad, revelaba cuál era el verdadero problema.

Su prima, una enfermera, le contaba que en los hospitales faltaba equipo médico. No tenían guantes ni cubrebocas y estaban saturados de enfermos. Un médico, amigo suyo, había muerto. Era joven. A su prima le gustaba ayudar. Su madre le pedía que no fuera, que se cuidara y volviera cuando todo acabase. Incluso cuando una noche, de regreso a casa, no le permitieron subir al transporte público, seguía yendo. A una de sus compañeras le lanzaron cloro y desinfectante. Mi madre también se contagió, le marcó su prima una tarde. Estaba en cama, apenas respirando, pero ella no dejó de ir al hospital. Le gustaba ayudar.

Ahora, más que nunca, recordaba lo que decía su abuelo. “Hoy estamos…”. Y a Lily le dolía admitirlo: mañana quién sabe.

Local

[Especial] El andar a ciegas de la educación

La exclusión del servicio ha crecido durante la pandemia, aunque hay casos anteriores en que la marginación se perpetua

Local

Pruebas rápidas en Alameda Solidaridad, Temixco y Tetecala

Ya son ocho los módulos en toda la entidad para que personas CON síntomas de Covid-19 acudan

Seguridad

Reporta Cuernavaca cero feminicidios en el último trimestre 2020

El último trimestre del 2020 registró también una disminución de más del 50 por ciento en el delito de violación

Local

Brigadistas morelenses regresan tras participar en Operación Chapultepec

El personal del IMSS continuará brindando la atención a pacientes en Morelos

Local

Sacerdotes cuentan con seguro de gastos médicos: Tomás Toral

Aclara que al ser considerados “patrones” no tienen acceso a la seguridad social pública

Finanzas

Viveros enfrentan con optimismo el 2021

Trabajaran más en la producción de flor de temporada; esperan que sea mejor que el 2020

Local

Suspenden tianguis dominicales en Zacualpan de Amilpas

La medida está vigente hasta que Morelos cambie de color de semáforo

Sociedad

Renueva el TecNM sus actividades académicas

El subsecretario de Educación Superior, reconoció a la comunidad del TecNM por encabezar esta transformación en medio de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Las monarquías 2: Monarquía británica, entre la moral y el cambio

¿Cómo es que el imperio británico llegó a ser tan poderoso y cuáles son los escándalos que rodean a la realeza?