/ jueves 10 de octubre de 2019

Los Animales, enfermos de la Peste

¡Que Hay de Nuevo… Viejo!

Una enfermedad aterradora, enfermedad enviada por el Cielo irritado para castigar los crímenes de la Tierra, la peste, para darle su nombre propio, capaz de poblar en un día el Aqueronte, diezmaba a los animales.

No todos morían, pero todos eran atacados. Nadie pensaba en buscarse la vida, tan de cerca amenazada; nada les excitaba el apetito: ni el Lobo ni la Raposa acechaban a la inocente víctima; ni buscaba la Tórtola a su dulce compañera; concluyó el amor, y con él toda alegría.

Tuvo consejo el León y hablo así: amigos míos, que por nuestros pecados nos manda Dios tan gran calamidad. Sacrifiquese a la cólera celeste el más culpable, y quizás obtenga la salvación común. La historia nos refiere sacrificios análogos en casos parecidos.

No ocultemos nada, pues; examine su conciencia cada cual, sin consideración alguna. En cuanto a mí, confieso que, dando rienda suelta a mi voracidad, he inmolado no pocos carneros. ¿Qué mal me habían hecho? Ninguno. Y hasta me ocurrió alguna vez comerme también al pastor.

Me sacrificaré, pues, si es necesario; pero creo del caso que todos hagan confesión general, lo mismo que yo; lo mismo que yo; porque importa mucho que, con arreglo a justicia sea el más culpable el que perezca.

“Señor, prosiguió el Zorro, sois un rey demasiado bueno. Excesivos son vuestros escrúpulos. ¿Pues, que? Comer carneros, gente de poco más o menos, raza abyecta y estúpida. ¿es quizás pecado? ¿Qué ha de ser?

Sobrado los honrasteis, Señor, al hincarles el colmillo. En cuanto al pastor, bien pude decirse, que merecía aquel fin, porque era uno de esos pretenciosos que alardean de un imperio quimérico sobre los animales “.

Así habló el Zorro, y no faltaron aduladores para el aplauso. Nadie se atrevió a profundizar los excesos más graves del Tigre, el Oso y otros próceres de esa calaña: todos los animales pendencieros, hasta el simple Mastín eran unos santos.

Llegó el turno al Jumento: “Si mal no recuerdo, una mañana, al pasar por la pradera de un convento, el apetito, la ocasión, la hierba fresca, y algún diablo que me tentaba, hiciéronme alargar el cuello y probar el forraje. Poco fue lo que comí; pero la verdad es que yo no tenía derecho alguno…”

No le dejaron acabar: todos se echaron sobre el pobre animal.

Un Lobo, algo letrado, probó en razonada arenga que era indispensable inmolar a aquella maldita bestia, culpable de todo. Su pecadillo juzgóse crimen digno de la horca. ¡Probar la hierba ajena! ¡Que atrocidad! Con la muerte podía expiar tan sólo el atentado. Y no tuvo más remedio que sufrirla.

Según seáis, fuerte o débil, el fallo del Tribunal de los hombres os hará blanco o negro.

Una fabula para meditar sobre acontecimientos, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Email: quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

Una enfermedad aterradora, enfermedad enviada por el Cielo irritado para castigar los crímenes de la Tierra, la peste, para darle su nombre propio, capaz de poblar en un día el Aqueronte, diezmaba a los animales.

No todos morían, pero todos eran atacados. Nadie pensaba en buscarse la vida, tan de cerca amenazada; nada les excitaba el apetito: ni el Lobo ni la Raposa acechaban a la inocente víctima; ni buscaba la Tórtola a su dulce compañera; concluyó el amor, y con él toda alegría.

Tuvo consejo el León y hablo así: amigos míos, que por nuestros pecados nos manda Dios tan gran calamidad. Sacrifiquese a la cólera celeste el más culpable, y quizás obtenga la salvación común. La historia nos refiere sacrificios análogos en casos parecidos.

No ocultemos nada, pues; examine su conciencia cada cual, sin consideración alguna. En cuanto a mí, confieso que, dando rienda suelta a mi voracidad, he inmolado no pocos carneros. ¿Qué mal me habían hecho? Ninguno. Y hasta me ocurrió alguna vez comerme también al pastor.

Me sacrificaré, pues, si es necesario; pero creo del caso que todos hagan confesión general, lo mismo que yo; lo mismo que yo; porque importa mucho que, con arreglo a justicia sea el más culpable el que perezca.

“Señor, prosiguió el Zorro, sois un rey demasiado bueno. Excesivos son vuestros escrúpulos. ¿Pues, que? Comer carneros, gente de poco más o menos, raza abyecta y estúpida. ¿es quizás pecado? ¿Qué ha de ser?

Sobrado los honrasteis, Señor, al hincarles el colmillo. En cuanto al pastor, bien pude decirse, que merecía aquel fin, porque era uno de esos pretenciosos que alardean de un imperio quimérico sobre los animales “.

Así habló el Zorro, y no faltaron aduladores para el aplauso. Nadie se atrevió a profundizar los excesos más graves del Tigre, el Oso y otros próceres de esa calaña: todos los animales pendencieros, hasta el simple Mastín eran unos santos.

Llegó el turno al Jumento: “Si mal no recuerdo, una mañana, al pasar por la pradera de un convento, el apetito, la ocasión, la hierba fresca, y algún diablo que me tentaba, hiciéronme alargar el cuello y probar el forraje. Poco fue lo que comí; pero la verdad es que yo no tenía derecho alguno…”

No le dejaron acabar: todos se echaron sobre el pobre animal.

Un Lobo, algo letrado, probó en razonada arenga que era indispensable inmolar a aquella maldita bestia, culpable de todo. Su pecadillo juzgóse crimen digno de la horca. ¡Probar la hierba ajena! ¡Que atrocidad! Con la muerte podía expiar tan sólo el atentado. Y no tuvo más remedio que sufrirla.

Según seáis, fuerte o débil, el fallo del Tribunal de los hombres os hará blanco o negro.

Una fabula para meditar sobre acontecimientos, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Email: quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

Local

Así deberá trabajar el sector empresarial ante el regreso a las actividades

Los empleadores y trabajadores deberán garantizar la seguridad sanitaria de los establecimientos

Local

En Morelos van 199 casos de Covid-19 en personal de la salud

Siguen aumentando los casos positivos de médicos y enfermeras

Local

Fallecen tres homologados del SNTE por Covid-19

El magisterio aprobó como "prudente" la ampliación de la Jornada de Sana Distancia en Morelos

Local

Crece el Congreso de Morelos, habrá 25 diputados

En dictamen de reforma electoral se permitiría al PES fusionarse o coaligarse con otras fuerzas pese a ser de nueva creación

Cultura

Las otras muertes

La semana pasada se publicó el Informe de Incidencia Delictiva Nacional

Local

Concluirá clases la UAEM el 30 de junio

Ponen fecha tentativa para finalizar el semestre a través de las clases virtuales

Local

Forman brigadas para vigilar la cuarentena en Jojutla

Piden denunciar a comercios y personas que no acaten disposiciones sanitarias

Salud

¡En tiempo récord! Tec crea el primer ventilador mexicano para enfrentar Covid-19

El Tecnológico de Monterrey y algunas empresas mexicanas se unieron para la creación de este ventilador

Justicia

España autoriza extradición de Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México

Fuentes de la FGR indicaron que la resolución del juez no significa que en lo inmediato Ancira será extraditado