/ viernes 15 de junio de 2018

La oportunidad

Cuál iba a ser nuestra sorpresa, que como a las dos y media de la tarde de ese sábado le habló Cristy a mi prima Ana

-Pero ya terminaste la prepa y saliste bien, puedes hacer un esfuerzo y decirles a tus papás que vas a seguir estudiando– le decía mi prima Ana a la chica de las tortillas. -Y no por la tradición, tú vas a dejar de estudiar una carrera que tú quieres-, estábamos de insistentes con la jovencita. -Pues es que las cosas son diferentes en sus casas y en la mía, allá en la mía, mi apá desde chicos nos enseñó que hay que trabajar para comer y que la única forma que él encontró fue poniendo un puesto de tacos de borrego, porque así le enseñaron mis abuelos… y todos mis tíos hacen lo mismo, mis primos, todos-, nos explicaba Cristy a mi prima y a mí que degustábamos de sus tacos de borrego. Cristy hace las tortillas con masa azul en la tortilladora y las pone en el comal, las voltea y se le esponjan bien bonito, le quedan bien ricas para los taquitos que todos los días prepara con sus papás.

-Ni duda cabe que serás buena ama de casa y en la cocina no hay quien te mejore- le dijo mi prima Ana que también comía y comía tacos. -Esto es lo que yo hago- contestaba Cristy.

-Pues nosotras venimos a decirte que como tú quieres estudiar la carrera de administración- hizo una pausa y tomó del refresco, - te conseguimos una beca en donde nosotras estudiamos– le dijo Ana mi prima. -¡Cómo!!- abrió tremendos ojos Cristy. ¡Claro! - es amigo de nuestra abuela el director, hicimos cita con él Rosy y yo, nos recibió, le platicamos que eres nuestra amiga, a lo que te dedicas y nos dijo que si hay alguna oportunidad de que estudies en su escuela, pero claro, que no te cueste tanto dinero. Entonces yo intervine: -Y nos dijo que te espera la próxima semana con tus papeles de la prepa-. -¡Pero cómo! Yo… ya no sirvo para estudiar... ¡a qué hora!-. -No te metas esas ideas en la cabeza, tú nos dijiste bien claro desde antes de que acabaras la prepa que desearías seguir estudiando ¿verdad Rosy?-

-¡Claro que me acuerdo bien! - le dije. -Y te preguntamos qué querrías estudiar!- le dijo Ana; -hasta nos dijiste que lo de la administración te llamaba la atención. Por eso vimos al director y venimos a decírtelo-.

-No, no creí que lo iban a tomar tan en serio- estaba Cristy como apenada, hasta dejó de hacer tortillas. -Y nosotras seguimos creyendo que tú puedes y debes seguir estudiando… a ver, ¿no te gustaría graduarte, que tus hijos sepan que eres una universitaria y que puedas trabajar en lo que estudiaste? En algo que te llama la atención. -Pero, y ¿qué le voy a decir a mis papás?- se preocupó. -Mira, te puedes programar bien: entre semana acudes a tus clases, haces tus tareas, estudias, y el fin de semana te vienes el sábado y domingo a vender tacos… -Pero ustedes saben que a veces los jueves me voy con mis papás a vender a otro lado, y este puesto es mi responsabilidad completamente sábado y domingo… y a qué hora haría la tarea y me iría a estudiar… yo no creo que me den permiso mis papás- -Por lo menos inténtalo - le dijo Ana mi prima. -Y a ver, ¿cuánto pagaría yo?, porque algo voy a tener que pagar ¿no?-, agregó. -Sí, Sólo la inscripción que son mil quinientos, y cada semestre tienes que sacar al menos 9.5 de promedio y te respetan la beca completa, sólo comprarías pues tus libros y cuadernos, y lo que salga de las clases... ¡Ándale! Aprovecha esta oportunidad- le dije más seria. -O qué ¿nos vas a dejar colgadas?, ya vimos lo de tu beca completa y nos cree que eres buena estudiante y muy trabajadora porque nosotros se lo dijimos muy convencidas; él mismo cree que puedes tener una oportunidad… no es mala universidad-. Cristy se quedaba en ratos parada sólo mirándonos y pensando, y viendo de reojo que sus se atendieran bien a los clientes, que por cierto no dejan de consumir aquí todos los fines de semana.

Cuál iba a ser nuestra sorpresa, que como a las dos y media de la tarde de ese sábado le habló Cristy a mi prima Ana, nos citó con su papá allí mismo en el puesto, las dos fuimos corriendo. -Buenas tardes señor- saludamos. -Nos dijo con su voz muy ronca, de campesino: -Mi hija me platicó de que ustedes le consiguieron una beca para estudiar universidad- hizo una pausa. -Mire, soy Ana, mi prima Rosy y yo los conocemos desde hace como siete años, nos hemos llevado muy bien de amigas, venimos con regularidad a almorzar aquí, hablamos con el director de nuestra universidad la puede becar. -Tal vez consideraría usted que Cristy siguiera estudiando- -Tú ¿quieres mija?- le dijo su padre. -Pues claro que sí -dijo ella con una enorme sonrisa-. Hizo una pausa el señor. -Bueno, veremos cómo le hacemos, para adaptarnos... lo vamos a pensar muchachas, y si quiere mi hija les habla-. La carita de Cristy se transformó, estaba feliz. -Yo les llamo pronto- nos dijo nuestra amiga.

Creemos que el señor tiene muy buen entendimiento y que ya es probable que acepte que su hija siga estudiando. Sería la única mujer de toda su familia que estaría estudiando. Estamos seguras que su papá tendrá consideraciones con Cristy.


-Pero ya terminaste la prepa y saliste bien, puedes hacer un esfuerzo y decirles a tus papás que vas a seguir estudiando– le decía mi prima Ana a la chica de las tortillas. -Y no por la tradición, tú vas a dejar de estudiar una carrera que tú quieres-, estábamos de insistentes con la jovencita. -Pues es que las cosas son diferentes en sus casas y en la mía, allá en la mía, mi apá desde chicos nos enseñó que hay que trabajar para comer y que la única forma que él encontró fue poniendo un puesto de tacos de borrego, porque así le enseñaron mis abuelos… y todos mis tíos hacen lo mismo, mis primos, todos-, nos explicaba Cristy a mi prima y a mí que degustábamos de sus tacos de borrego. Cristy hace las tortillas con masa azul en la tortilladora y las pone en el comal, las voltea y se le esponjan bien bonito, le quedan bien ricas para los taquitos que todos los días prepara con sus papás.

-Ni duda cabe que serás buena ama de casa y en la cocina no hay quien te mejore- le dijo mi prima Ana que también comía y comía tacos. -Esto es lo que yo hago- contestaba Cristy.

-Pues nosotras venimos a decirte que como tú quieres estudiar la carrera de administración- hizo una pausa y tomó del refresco, - te conseguimos una beca en donde nosotras estudiamos– le dijo Ana mi prima. -¡Cómo!!- abrió tremendos ojos Cristy. ¡Claro! - es amigo de nuestra abuela el director, hicimos cita con él Rosy y yo, nos recibió, le platicamos que eres nuestra amiga, a lo que te dedicas y nos dijo que si hay alguna oportunidad de que estudies en su escuela, pero claro, que no te cueste tanto dinero. Entonces yo intervine: -Y nos dijo que te espera la próxima semana con tus papeles de la prepa-. -¡Pero cómo! Yo… ya no sirvo para estudiar... ¡a qué hora!-. -No te metas esas ideas en la cabeza, tú nos dijiste bien claro desde antes de que acabaras la prepa que desearías seguir estudiando ¿verdad Rosy?-

-¡Claro que me acuerdo bien! - le dije. -Y te preguntamos qué querrías estudiar!- le dijo Ana; -hasta nos dijiste que lo de la administración te llamaba la atención. Por eso vimos al director y venimos a decírtelo-.

-No, no creí que lo iban a tomar tan en serio- estaba Cristy como apenada, hasta dejó de hacer tortillas. -Y nosotras seguimos creyendo que tú puedes y debes seguir estudiando… a ver, ¿no te gustaría graduarte, que tus hijos sepan que eres una universitaria y que puedas trabajar en lo que estudiaste? En algo que te llama la atención. -Pero, y ¿qué le voy a decir a mis papás?- se preocupó. -Mira, te puedes programar bien: entre semana acudes a tus clases, haces tus tareas, estudias, y el fin de semana te vienes el sábado y domingo a vender tacos… -Pero ustedes saben que a veces los jueves me voy con mis papás a vender a otro lado, y este puesto es mi responsabilidad completamente sábado y domingo… y a qué hora haría la tarea y me iría a estudiar… yo no creo que me den permiso mis papás- -Por lo menos inténtalo - le dijo Ana mi prima. -Y a ver, ¿cuánto pagaría yo?, porque algo voy a tener que pagar ¿no?-, agregó. -Sí, Sólo la inscripción que son mil quinientos, y cada semestre tienes que sacar al menos 9.5 de promedio y te respetan la beca completa, sólo comprarías pues tus libros y cuadernos, y lo que salga de las clases... ¡Ándale! Aprovecha esta oportunidad- le dije más seria. -O qué ¿nos vas a dejar colgadas?, ya vimos lo de tu beca completa y nos cree que eres buena estudiante y muy trabajadora porque nosotros se lo dijimos muy convencidas; él mismo cree que puedes tener una oportunidad… no es mala universidad-. Cristy se quedaba en ratos parada sólo mirándonos y pensando, y viendo de reojo que sus se atendieran bien a los clientes, que por cierto no dejan de consumir aquí todos los fines de semana.

Cuál iba a ser nuestra sorpresa, que como a las dos y media de la tarde de ese sábado le habló Cristy a mi prima Ana, nos citó con su papá allí mismo en el puesto, las dos fuimos corriendo. -Buenas tardes señor- saludamos. -Nos dijo con su voz muy ronca, de campesino: -Mi hija me platicó de que ustedes le consiguieron una beca para estudiar universidad- hizo una pausa. -Mire, soy Ana, mi prima Rosy y yo los conocemos desde hace como siete años, nos hemos llevado muy bien de amigas, venimos con regularidad a almorzar aquí, hablamos con el director de nuestra universidad la puede becar. -Tal vez consideraría usted que Cristy siguiera estudiando- -Tú ¿quieres mija?- le dijo su padre. -Pues claro que sí -dijo ella con una enorme sonrisa-. Hizo una pausa el señor. -Bueno, veremos cómo le hacemos, para adaptarnos... lo vamos a pensar muchachas, y si quiere mi hija les habla-. La carita de Cristy se transformó, estaba feliz. -Yo les llamo pronto- nos dijo nuestra amiga.

Creemos que el señor tiene muy buen entendimiento y que ya es probable que acepte que su hija siga estudiando. Sería la única mujer de toda su familia que estaría estudiando. Estamos seguras que su papá tendrá consideraciones con Cristy.


Local

[Especial] Descubre aquí para qué funcionaba la zona arqueológica Teopanzolco

Es prácticamente la única en el país que se rodea de comercios y viviendas

Local

Antonio Villalobos: “Así es como se despide a los héroes”

Juan David, encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública de Cuernavaca fue asesinado en la Unidad Habitacional Teopanzolco

Local

[Especial] Divide comercio a ricos y pobres

Desde principios de los años setenta, la Organización Internacional del Trabajo popularizó al sector informal

Mundo

Tercer día de huelga en Francia paraliza al transporte público

Los usuarios de los transportes públicos seguirán teniendo muchas dificultades para desplazarse

Local

Realizan ceremonia de Liberación de Cartillas del SMN en Cuautla

Se trata de 326 elementos y 10 mujeres que concluyeron su adiestramiento militar

Mundo

Descartan tsunami en Panamá tras sismo de magnitud 5.3

Protección Civil reiteró sus recomendaciones de reaccionar con calma y poner en práctica las medidas de prevención

Mundo

Trump pide al Banco Mundial que deje de prestar dinero a China

A través del programa plurianual de préstamos y proyectos del BM en China, se planea reducir la cantidad de préstamos a este país

Mundo

Elon Musk, absuelto en demanda tras llamar pedófilo a espeleólogo

Lin Wood, abogada del espeleólogo, consideró que 190 millones de dólares en daños y perjuicios era apenas un rezongo para Musk