/ jueves 15 de agosto de 2019

Las charcas salinas de Celestún, la joya del mundo maya

La sal de Celestún es uno de los más recomendables productos orgánicos para cocinar

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Local

[NOSOTRAS] Trueque: Dar y recibir en tiempos de pandemia

Contra viento y marea, Edna Páramo está decidida a enfrentar con dignidad la alerta sanitaria por Covid-19 y hoy más que nunca promover alimentos naturales y nutritivos para la población

Local

Morelos inicia búsqueda intencionada de casos de Covid-19

En el municipio de Tepoztlán, el gobernador Cuauhtémoc Blanco arrancó el programa “Pruebas Covid en Tu Comunidad

Local

"Vive el mundo en intoxicación digital"

Un correo enviado gasta la energía equivalente a 25 minutos de un foco de 60 watts

Cultura

Cinco experiencias con insectos en México

Siempre han estado ahí, pero pocas veces los vemos a detalle; te contamos dónde acercarte a los bichos que hay en nuestro país

Doble Vía

Una feromona "irresistible" es la que provoca las plagas de langostas

Según un estudio publicado en la revista Nature, la sustancia química es emitida por el insecto cuando se encuentra cerca de un grupo de sus semejantes

Celebridades

El príncipe Harry y Meghan Markle compran millonaria mansión

La lujosa mansión de 14.6 millones de dólares se encuentran en un exclusivo barrio de Santa Bárbara, en California

Local

Urge salvavidas a los balnearios de Morelos

Los principales atractivos turísticos de la entidad demandan créditos y apoyos del gobierno estatal para evitar la quiebra

Cultura

Experimenta Arian el género urbano

El cantautor alista su primer concierto virtual para consentir a sus seguidores

Cultura

Gimena Gómez, con pase a la Escuela para Seductores

En esta comedia romántica y divertida, la actriz da vida a Irene, una mujer muy fuerte y alegre que aún cree en el amor