/ sábado 25 de septiembre de 2021

[Extranjeros en Morelos] El arzobispo que se sirvió de Ocuituco

El franciscano tuvo graves diferencias con la Audiencia por el ejercicio de su cargo como “protector de los indios”

El franciscano fray Juan de Zumárraga (1468-1548) fue el primer arzobispo de México. En España fue provincial de su orden. Vino a México en 1528 y tuvo graves diferencias con la Audiencia por el ejercicio de su cargo como “protector de los indios”. La tradición de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego señala a Zumárraga como el interlocutor del ahora santo indígena.

En cartas dirigidas al emperador en 1536 y 1540, Zumárraga le trata un asunto de sus propios ingresos, pues el rey le había asignado las limosnas de algún pueblo que le permitieran vivir y las autoridades novohispanas le asignaron las de Ocuituco, al parecer demasiado modestas:

“Después de besar las reales manos y pies de Vuestra Majestad, recibí tres cédulas reales por las cuales V. M. manda que si la renta de la mesa capitular o cuarta parte de los diezmos a mí pertenecientes, con lo que da el pueblo de Ocuituco, de que V. M. me hizo merced y limosna de por vida, no valieren dos mil ducados, que los oficiales de V. M. me los cumplan de su tesoro. S. M. les mandaba que me diesen un pueblo de indios para mi sustentación, que el pueblo que así me diesen o señalasen fuese tal que buenamente me pudiese sustentar; y vino embarazo, porque a la sazón estaban encomendados al marqués [Hernán Cortés] y dije que tomaría el que me diesen, y así se me dio y tomé el que tengo de Ocuituco. Y si S. M. es servida que yo quede con el dicho pueblo que así me fue dado, yo no mostraré descontento y estaré satisfecho y obligado para siempre rogar a Dios por el estado felicísimo de vuestras majestades, porque para mi persona y aun casa sobra en lo de los diezmos. Y si he mostrado deseo que se me mejorase el pueblo, no es por atesorar, a la verdad, ni por deseo de tener mucha renta, más por extender la renta de la iglesia, por poder proveer del beneficio a los que hacen el oficio [sacerdotal] y han trabajado mucho en esta obra de la conversión e instrucción de los naturales y han expendido sus fuerzas en ello; es razón que yo tenga cuidado de sus enfermerías y necesidades […]”

“De la limosna en el pueblo de Ocuituco, muy poco a poco he edificado una casa grande, donde al presente se reciben y se curan y son proveídos los enfermos de bubas [sífilis] y de enfermedades contagiosas que en ninguna parte los querían acoger, ni en el hospital del marqués”, que era el de Jesús, en la ciudad de México.

En 1537, se dirige al Consejo de Indias para pedir que le permitan cubrir las vacantes de curas aviadores:

“Que ordenen que, vacando alguna persona del dicho cabildo, el prelado pueda poner otra en su lugar, y lo mismo se haga si alguno se ausentare, por el tiempo que estuviere ausente, porque el deán [de la catedral de México] está en Cuernavaca sirviendo de capellán al marqués [Cortés] y a la marquesa y gana aquí su prebenda diciendo que no puede residir en su iglesia porque tiene vahído en la cabeza.”

En 1540, plantea al emperador el problema surgido en la propia catedral de México porque se estaba dejando de cantar en el coro y debía suplirse esa deficiencia con el órgano:

“Usamos el canto de órganos y todos habemos sido de parecer que se sustente, por los pocos que somos en el coro y porque no todos saben ni el canto llano y los medios están enfermos y ausentes, que el deán no reside en su iglesia y al presente está en Cuernavaca con la marquesa, diciendo que esta ciudad le es contraria para su salud […] Porque el canto de órgano suple las faltas de los ausentes, y la experiencia muestra cuánto se edifican de ello los naturales, que son muy dados a la música, y los religiosos que oyen sus confesiones nos lo dicen, que más que por las predicaciones se convierten por la música, y los vemos venir de partes remotas.”


El franciscano fray Juan de Zumárraga (1468-1548) fue el primer arzobispo de México. En España fue provincial de su orden. Vino a México en 1528 y tuvo graves diferencias con la Audiencia por el ejercicio de su cargo como “protector de los indios”. La tradición de las apariciones de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego señala a Zumárraga como el interlocutor del ahora santo indígena.

En cartas dirigidas al emperador en 1536 y 1540, Zumárraga le trata un asunto de sus propios ingresos, pues el rey le había asignado las limosnas de algún pueblo que le permitieran vivir y las autoridades novohispanas le asignaron las de Ocuituco, al parecer demasiado modestas:

“Después de besar las reales manos y pies de Vuestra Majestad, recibí tres cédulas reales por las cuales V. M. manda que si la renta de la mesa capitular o cuarta parte de los diezmos a mí pertenecientes, con lo que da el pueblo de Ocuituco, de que V. M. me hizo merced y limosna de por vida, no valieren dos mil ducados, que los oficiales de V. M. me los cumplan de su tesoro. S. M. les mandaba que me diesen un pueblo de indios para mi sustentación, que el pueblo que así me diesen o señalasen fuese tal que buenamente me pudiese sustentar; y vino embarazo, porque a la sazón estaban encomendados al marqués [Hernán Cortés] y dije que tomaría el que me diesen, y así se me dio y tomé el que tengo de Ocuituco. Y si S. M. es servida que yo quede con el dicho pueblo que así me fue dado, yo no mostraré descontento y estaré satisfecho y obligado para siempre rogar a Dios por el estado felicísimo de vuestras majestades, porque para mi persona y aun casa sobra en lo de los diezmos. Y si he mostrado deseo que se me mejorase el pueblo, no es por atesorar, a la verdad, ni por deseo de tener mucha renta, más por extender la renta de la iglesia, por poder proveer del beneficio a los que hacen el oficio [sacerdotal] y han trabajado mucho en esta obra de la conversión e instrucción de los naturales y han expendido sus fuerzas en ello; es razón que yo tenga cuidado de sus enfermerías y necesidades […]”

“De la limosna en el pueblo de Ocuituco, muy poco a poco he edificado una casa grande, donde al presente se reciben y se curan y son proveídos los enfermos de bubas [sífilis] y de enfermedades contagiosas que en ninguna parte los querían acoger, ni en el hospital del marqués”, que era el de Jesús, en la ciudad de México.

En 1537, se dirige al Consejo de Indias para pedir que le permitan cubrir las vacantes de curas aviadores:

“Que ordenen que, vacando alguna persona del dicho cabildo, el prelado pueda poner otra en su lugar, y lo mismo se haga si alguno se ausentare, por el tiempo que estuviere ausente, porque el deán [de la catedral de México] está en Cuernavaca sirviendo de capellán al marqués [Cortés] y a la marquesa y gana aquí su prebenda diciendo que no puede residir en su iglesia porque tiene vahído en la cabeza.”

En 1540, plantea al emperador el problema surgido en la propia catedral de México porque se estaba dejando de cantar en el coro y debía suplirse esa deficiencia con el órgano:

“Usamos el canto de órganos y todos habemos sido de parecer que se sustente, por los pocos que somos en el coro y porque no todos saben ni el canto llano y los medios están enfermos y ausentes, que el deán no reside en su iglesia y al presente está en Cuernavaca con la marquesa, diciendo que esta ciudad le es contraria para su salud […] Porque el canto de órgano suple las faltas de los ausentes, y la experiencia muestra cuánto se edifican de ello los naturales, que son muy dados a la música, y los religiosos que oyen sus confesiones nos lo dicen, que más que por las predicaciones se convierten por la música, y los vemos venir de partes remotas.”


Local

Andrea Gordillo no es una rockstar del Congreso

La diputada panista conversa en exclusiva con El Sol de Cuernavaca y demuestra que tiene más por ofrecer que sólo entusiasmo juvenil

Cultura

Desde Acapulco para Cuernavaca, las Catrinas

María Cornejo, viene cada año desde el puerto a vender las tradicionales figuras de papel y alambre reciclado

Finanzas

Ayuntamientos padecen crisis sin precedentes

Las deudas heredadas, junto con la baja recaudación, impactan el el cumplimento de las obligaciones de los munícipes, reconoce el Congreso

Local

Después de dos años regresan los Pueblos Mágicos

El gobierno federal devolvió el reconocimiento a Tepoztlán y Tlayacapan, aunque sigue sin conocerse los presupuestos que acompañan la denominación

Local

Jojutla tendrá Miquixtli al ritmo de rock

Con todas las medidas sanitarias, el festival por el Día de Muertos tendrá incluso un desfile de catrinas

Seguridad

En el oriente opera la delincuencia organizada: Fiscal

El fiscal General del Estado, Uriel Carmona Gándara reconoció que fueron restos de once cuerpos los encontrado en Mixtlalzingo

Local

A la baja respuesta para vacunación de menores

Apenas 37% de la población de entre 12 y 17 años con comorbilidades ha acudido a recibir la inmunización contra Covid-19, en el segmento se requerirá un plazo mayor para completar la meta, reconoce Raúl Anaya

Local

Elecciones inéditas en el municipio de Hueyapan

El Impepac asistió desde el fin de semana pasado como observador y ofreció asesoría técnica

Local

Se multiplican quejas por tarjetas bancarias en Morelos

La Condusef en Morelos ha tenido un aumento en en las quejas de los usuarios que tanto en cargos no reconocidos así como en transferencias