/ martes 14 de enero de 2020

Del cielo le caen las hojas

Mirar hacia adentro

Aún nos estamos reponiendo de las celebraciones decembrinas y ya se avecinan las primeras del 2020. Cuando en días pasados partimos la rosca de reyes y nos tocó el “muñequito”, adquirimos el compromiso de llevar los tamales el día de La Candelaria.

Esta costumbre proviene de la tradición en la que, al encontrar el niño escondido en la rosca, nos convertimos en padrinos del “niño dios” del nacimiento de la casa donde se cortó y con ello adquirimos el compromiso de comprarle vestidos nuevos y de llevar los tamales y el atole para la celebración de la fiesta de La Candelaria, cuando se levanta el nacimiento y se lleva el niño a bendecir.

La Candelaria es la primera fiesta grande del calendario ritual y contiene varios tipos de celebraciones, en las que se muestra la diversidad cultural de nuestro estado y país y de las que platicaré en las próximas entregas. Pero estábamos en lo de los tamales.

Los seres de este mundo nacemos con un hambre que nos acompañará durante toda nuestra vida, al comer solo la saciamos momentáneamente, para experimentarla de nuevo unas horas más tarde; tal vez sea por esta razón, por el enorme poder que el hambre tiene sobre nosotros, que los humanos hemos dedicado tanto esmero, esfuerzo y arte a la preparación de lo que vamos a comer y al acto de hacerlo, creando un espacio de enorme satisfacción y gozo, en rebeldía contra el sufrimiento que el apetito nos produce.

Los tamales, como varias otras muestras de la cocina tradicional mexicana, son un ejemplo de la sofisticación, arte y sabiduría que nuestra cocina alcanza. Para hacerlos se llevan a cabo varios pasos que van de la elaboración del contenido, la preparación de la masa a la que se adicionará, la preparación de las hojas que los envolverán y finalmente su cocción.

Se cocinan guisos de muy diversos ingredientes y sabores con la finalidad de formar parte de ellos. Algo que me maravilla es que se auto-contienen para cocinarse, transportarse, recalentarse y comerse.

Los hay de muy diferentes formas y tamaños, tan variados como diversos somos en el país y en el continente, pues esta expresión de la cocina viajó por toda el área de influencia de las culturas mesoamericanas y el maíz: desde la frontera del río Misisipi al norte, hasta las tierras sudamericanas allende la cordillera de los Andes. Los hay dulces y salados, y en casos extremos los hay que no contienen la masa de maíz, sino de arroz o frijol o incluso sin masa, como el tamal de bagre de Morelos; parece que, en la actualidad, el único rasgo que los une es el que proviene de su etimología, pues tamal viene del nahua “tamalli”, que significa envuelto.

A mi casi siempre me toca el muñequito, ya sea con la familia, en la oficina o en casa de amigos, ni modo, ya se sabe que “al que nace pá tamal, del cielo le caen las hojas”.

Aún nos estamos reponiendo de las celebraciones decembrinas y ya se avecinan las primeras del 2020. Cuando en días pasados partimos la rosca de reyes y nos tocó el “muñequito”, adquirimos el compromiso de llevar los tamales el día de La Candelaria.

Esta costumbre proviene de la tradición en la que, al encontrar el niño escondido en la rosca, nos convertimos en padrinos del “niño dios” del nacimiento de la casa donde se cortó y con ello adquirimos el compromiso de comprarle vestidos nuevos y de llevar los tamales y el atole para la celebración de la fiesta de La Candelaria, cuando se levanta el nacimiento y se lleva el niño a bendecir.

La Candelaria es la primera fiesta grande del calendario ritual y contiene varios tipos de celebraciones, en las que se muestra la diversidad cultural de nuestro estado y país y de las que platicaré en las próximas entregas. Pero estábamos en lo de los tamales.

Los seres de este mundo nacemos con un hambre que nos acompañará durante toda nuestra vida, al comer solo la saciamos momentáneamente, para experimentarla de nuevo unas horas más tarde; tal vez sea por esta razón, por el enorme poder que el hambre tiene sobre nosotros, que los humanos hemos dedicado tanto esmero, esfuerzo y arte a la preparación de lo que vamos a comer y al acto de hacerlo, creando un espacio de enorme satisfacción y gozo, en rebeldía contra el sufrimiento que el apetito nos produce.

Los tamales, como varias otras muestras de la cocina tradicional mexicana, son un ejemplo de la sofisticación, arte y sabiduría que nuestra cocina alcanza. Para hacerlos se llevan a cabo varios pasos que van de la elaboración del contenido, la preparación de la masa a la que se adicionará, la preparación de las hojas que los envolverán y finalmente su cocción.

Se cocinan guisos de muy diversos ingredientes y sabores con la finalidad de formar parte de ellos. Algo que me maravilla es que se auto-contienen para cocinarse, transportarse, recalentarse y comerse.

Los hay de muy diferentes formas y tamaños, tan variados como diversos somos en el país y en el continente, pues esta expresión de la cocina viajó por toda el área de influencia de las culturas mesoamericanas y el maíz: desde la frontera del río Misisipi al norte, hasta las tierras sudamericanas allende la cordillera de los Andes. Los hay dulces y salados, y en casos extremos los hay que no contienen la masa de maíz, sino de arroz o frijol o incluso sin masa, como el tamal de bagre de Morelos; parece que, en la actualidad, el único rasgo que los une es el que proviene de su etimología, pues tamal viene del nahua “tamalli”, que significa envuelto.

A mi casi siempre me toca el muñequito, ya sea con la familia, en la oficina o en casa de amigos, ni modo, ya se sabe que “al que nace pá tamal, del cielo le caen las hojas”.

Local

Coronavirus: PAN planea donar un mes de salarios

Negaron que se trate de una acción electoral o partidista incluso política

Local

[NOSOTRAS] Desigualdad de género más visible en el hogar

La inequidad para realizar las labores domésticas y de cuidado para la familia provoca roces que puede derivar en violencia

Local

Van casi 400 incendios en Xochitepec

Muchas familias acostumbran a realizar quema de basura en sus domicilios o terrenos baldíos

Local

Aprueba el Congreso Morelos reforma en materia de Bienestar

La enmienda propone crear un Sistema Nacional de Salud, garantizar apoyo económico a personas con discapacidad y el derecho a una pensión no contributiva a personas adultas, entre otros beneficios sociales

Finanzas

Los precios del petróleo muestran recuperación, ganan 22.50%

El mercado del petróleo abrió con ganancias y el precio del barril estadounidense, o West Texas Intermediate (WTI), se cotizaba en 25.16 dólares

Finanzas

Arabia Saudita pide reunión urgente de la OPEP para revisar precios de crudo

Arabia Saudita invitó a los países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo a una reunión urgente ante la crisis del coronavirus y la caída del valor del crudo

Política

AMLO asegura que hay cooperación permanente con EU

El mandatario aseveró que estas acciones de cooperación han permitido resolver conflictos como la cancelación de la cervecera Constellation Brands

México

Nos estamos preparando para enfrentar la epidemia en el peor momento: AMLO

El mandatario aseguró que el contar con hospitales, equipos y materiales para atender enfermos "es la prioridad en este momento"