/ viernes 14 de junio de 2019

Celebración a San Isidro Labrador, en Mazatepec

Buscan fomentar en la comunidad las fiestas y tradiciones para hacer conciencia en los jóvenes sobre la unión como pueblo

El objetivo del presente artículo es analizar la procesión que se realiza con motivo de la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec, Morelos como un ritual que tiene como finalidad cohesionar al pueblo frente a las diversas problemáticas que sus pobladores enfrentan.

Esta celebración, al igual que en los diversos pueblos del poniente (Tetecala, Coatlán del Río, Miacatlán), se realiza el 15 de mayo y en ella participan: la iglesia, los ejidatarios, la asociación de ganaderos y los pobladores de Mazatepec. En conjunto se organizan y hacen posible que la celebración se lleve a cabo.

Anna M. Fernández Poncela en su artículo “La religiosidad popular en la globalización” publicado en 2009 en la revista Anales de Antropología señala que la religiosidad popular en la era de la revolución tecnológica y la globalización promueve la reproducción de costumbres socioculturales y cultos religiosos con adaptaciones y reformulaciones debido a las nuevas realidades a las que se enfrenta la sociedad actual.

Es por esta razón que la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec representa para los participantes de ésta, un mecanismo para cohesionar a los pobladores y fomentar la convivencia en comunidad. Esto mediante el trabajo en conjunto para la organización de dicha celebración.

La organización de la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec

La celebración a este santo empezó a realizarse hace apenas tres años después de que la imagen fuera comprada por el nuevo párroco, compra que se hizo posible también con el apoyo de la comunidad, así como de aportaciones hechas ejidatarios y ganaderos. Esta es la tercera ocasión que se realiza y, a decir de los pobladores, cada año asiste más gente y el apoyo para hacerla también empieza a crecer.

La celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec consistió, este año, en una procesión en la que se llevó al Santo desde su refugio, en una nueva capilla instalada en las afueras del pueblo dentro de las inmediaciones de la Colonia Justo Sierra, hasta el campo conocido como Apancle Hondo, el cual colinda con terrenos de Coatetelco y en los cuales se encuentra un pozo para el riego de las tierras de la zona pertenecientes al ejido de Mazatepec.

Para iniciar la procesión se citó a las 11 am del día 15 de mayo en la capilla en la que se resguarda la imagen de San Isidro Labrador durante el año, sin embargo, esta morada es reciente puesto que cuando se compró ésta se guardaba en la capilla de San Lucas, pero después del sismo del 19 de septiembre de 2017 se llevó a su morada actual. Habría que recordar que la imagen de San Lucas, santo patrono del pueblo, tiene una especial veneración por los ganaderos y la de San Isidro la tiene por parte de los agricultores.

A pesar de que la cita fue a las 11 am, la procesión no empezó hasta casi 40 minutos después, hasta que estuvieron reunidos: el párroco, ganaderos, ejidatarios y la gente del pueblo que acompañó a San Isidro Labrador por el recorrido que siguió hasta el campo. Algunos llegaron caminando, en moto, en automóviles particulares, en caballos y hasta en bicicletas, el medio de transporte no importaba, lo que la gente quería era acompañar a la imagen, a los ejidatarios y a los ganaderos.

Al lugar se dieron cita aproximadamente 300 personas, entre niños, jóvenes, adultos y gente de la tercera edad, aunque estos fueron los que empezaron el recorrido, conforme avanzaba la procesión, se incorporaron cada vez más personas y otros tantos salieron de sus casas para observar la caminata, tomar fotografías y hasta videos.

El recorrido que siguió la procesión estaba encabezado por el párroco. Como es común en los pueblos que venera a San Isidro, como Acapatzingo, sus procesiones son encabezadas por una yunta, acompañada en esta ocasión por una mujer con su bebé sobre un caballo. De lado a lado iba la gente formando una valla entre la cual iba la imagen de San Isidro cargada por algunos voluntarios varones. Al final venían hombres en caballos escoltando a los que iban caminando en la procesión.

La procesión recorrió algunas calles del pueblo para posteriormente incorporarse a la carretera que va para el poblado de Coatetelco y que llega hasta Alpuyeca. Este recorrido duró aproximadamente una hora, llegando hasta el campo a las 12:50 pm.

Al llegar a la entrada del campo Apancle hondo se veía a lo lejos un manteado color amarillo y debajo de éste sillas colocadas a las afueras de una construcción en la que se encuentra un pozo que surte de agua a los terrenos de la zona. También se encontraba en la entrada de dicha construcción una mujer junto con algunos adolescentes ofreciendo agua de jamaica para los recién llegados. Entre los asistentes empezaron a comentar que la persona que estaba regalando el agua era ex esposa de un ex comisariado ejidal quien murió asesinado hace algunos meses.

Después de las una de la tarde, la misa dio inicio. El padre se colocó frente al nicho que se arregló para colocar la imagen de San Isidro y con un micrófono y unas bocinas empezó con la homilía, la cual duró aproximadamente dos horas. Mientras el párroco oficiaba la misa llegaron camionetas con cazuelas repletas de comidas y vitroleros con agua de diferentes sabores.

Al finalizar la homilía el padre pidió que aún no nos paráramos de nuestros lugares, pues uno de los ejidatarios organizadores quería dar algunas palabras y hacer del conocimiento de los asistentes el campo al que se llevaría a San Isidro el siguiente año. Cabe destacar la importancia que para quien se echa el compromiso tiene formar parte de la organización de la celebración, pues esto le da prestigio dentro de la comunidad y demuestra su capacidad para conseguir los recursos necesarios para poder llevarla a cabo.

En la celebración de ese año el organizador se encargó pagar la comida que se serviría para los asistentes. Uno de los asistentes señaló:

Mandaron a hacer carnitas con frijoles y arroz. Creo que lo hicieron en la casa del que le tocó este año organizar, así está bien que se ayuden para poder sacar el compromiso. Además, los trabajadores del organizador andaban aquí ayudando a traer sillas y los tablones. También le pagaron a un cantante para que nos amenice la comida. Ahora si se lucieron los campesinos con todo lo que dieron para el santito (Anónimo, 2019)

Otro aspecto a destacar aquí es lo que para los distintos organizadores significa seguir celebrando a San Isidro Labrador, no sólo eso, sino también fomentar en la comunidad el mantener las fiestas y tradiciones para poder hacer conciencia en los jóvenes sobre el apoyo y la unión como pueblo. El organizador de este año, Donaciano Elvira, un ejidatario prestigiado en Mazatepec señaló:

Debemos fomentar en los jóvenes las ganas de seguir realizando este tipo de celebraciones, no sólo por la cuestión de la petición del buen temporal. Sino también para que vean que entre la gente del pueblo nos podemos apoyar para salir de los problemas que tengamos. Que los jóvenes dejen de andar metidos en cosas que no deben, que vean que la violencia no deja nada bueno. Nosotros como campesinos estamos viviendo una época muy difícil, no hay buenos compradores para nuestros productos, pero si nos unimos y empezamos a trabajar más, con la ayuda de los jóvenes vamos a poder salir de los problemas.

Después de terminado el discurso el párroco secundo lo dicho por el organizador, pues señaló que la gente del pueblo y, especial, los campesinos, no sólo se enfrentan a los problemas agrícolas de mal temporal, bajos precios o venta para su producción, sino que también han vivido asaltos, robos y extorsiones, situación que los está obligando a dejar el campo.

TRADICIÓN

La celebración a San Isidro Labrador representa para los habitantes de Mazatepec un mecanismo para cohesionar a los pobladores y fomentar la convivencia en comunidad

organización comunitaria, mantener las tradiciones y hacer tertulias en el pueblo a partir de la adoración a los santos.

Acto seguido al discurso del párroco se designó a la persona que se encargaría el siguiente año de la organización de la comida y de convocar a la gente para acompañar al santo durante la procesión. Se dieron las gracias a la población que vino en la caminata y espero a la misa.

Al finalizar los discursos de estos personajes, se dio la orden para que empezaran a repartir la comida. Aquí apoyaron, especialmente, mujeres familiares de los ejidatarios que estaban presentes. Ellas se organizaron para servir y repartir la comida a los asistentes. Algunos alcanzaron mesa y otros más se arrinconaron bajo los árboles y en el mateado que se colocó en el campo. Dice Lucia, una joven que estaba ayudando a servir los alimentos:

Aquí todos los que organizamos tenemos que ayudar para que acabé bien el festejo a San Isidro. Los hombres nos ayudan con cargando las cosas y arrimando todo y nosotras ayudamos a servir la comida. Aunque es lento que vamos, pero todos van a recibir de comer, nadie se quedará sin probar las carnitas y si se acaba ahorita van a traer más comida por si esto no alcanza, la cosa es que todos convivamos y nos quedemos a gusto.

Poco a poco todos fueron recibiendo la comida y la gente se reunían con amigos o familiares para platicar mientas degustaban los alimentos. Otros se acercaron a ver el nicho que los organizadores armaron para San Isidro, tomaron fotos y videos para subirlos a las redes sociales para que la gente del pueblo que está en Estados Unidos pudiera verlo. Una mujer que tomaba fotografías con su celular comentó:

Voy a subir las fotos de la procesión y de cómo quedó el nicho para que la gente que sigue la página de Facebook de la parroquia lo pueda ver. A ellos les gusta mucho mirar cómo se hacen las comilonas por las fiestas del pueblo. Las fotos de las procesiones que subimos siempre tienen muchos likes y comentarios de los que están allá lejos. Ver las fotos los hace sentir cerca del pueblo y así ellos también participan (Anónimo, 2019).

Después de terminar de comer la gente empezó a caminar para la carretera en busca de transporte para regresar a sus hogares. Algunos, en sus autos particulares con espacios disponibles, ofrecían a los asistentes aventón al pueblo o a algún lugar cercano donde pudieran conseguir transporte, ya que a esa hora escasean los taxis colectivos, debido a que es la hora de la comida.

Reflexiones finales

Por esta razón, debemos entender que la celebración a San Isidro Labrador va más allá del proceso litúrgico en sí, está representa para los pobladores de Mazatepec una oportunidad para la convivencia en comunidad y la transmisión, a las nuevas generaciones, de la fuerza de la organización de su gente para resolver problemáticas concretas: desempleo, enfermedades, violencia, etc.

El proceso de organización y la celebración en sí demuestran la capacidad del pueblo para poder organizarse y buscar soluciones a los problemas que como comunidad los aquejan. Ellos intentan transmitir, mediante las fiestas patronales, tradiciones o celebraciones los valores que se aprenden en la vida en comunidad que tienen que ver con el trabajo, el apoyo y el respeto a los demás y a la tierra. El envío de imágenes del evento por internet tiene su importancia en este esfuerzo.

Es por ello que esta celebración representa para ellos la reavivación de los principios organizativos que rigen su vida en comunidad y que forma parte de su historia como pueblo de origen y tradición indígena.

Buscan fomentar en la comunidad las fiestas y tradiciones para hacer conciencia en los jóvenes sobre la unión como pueblo.

El objetivo del presente artículo es analizar la procesión que se realiza con motivo de la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec, Morelos como un ritual que tiene como finalidad cohesionar al pueblo frente a las diversas problemáticas que sus pobladores enfrentan.

Esta celebración, al igual que en los diversos pueblos del poniente (Tetecala, Coatlán del Río, Miacatlán), se realiza el 15 de mayo y en ella participan: la iglesia, los ejidatarios, la asociación de ganaderos y los pobladores de Mazatepec. En conjunto se organizan y hacen posible que la celebración se lleve a cabo.

Anna M. Fernández Poncela en su artículo “La religiosidad popular en la globalización” publicado en 2009 en la revista Anales de Antropología señala que la religiosidad popular en la era de la revolución tecnológica y la globalización promueve la reproducción de costumbres socioculturales y cultos religiosos con adaptaciones y reformulaciones debido a las nuevas realidades a las que se enfrenta la sociedad actual.

Es por esta razón que la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec representa para los participantes de ésta, un mecanismo para cohesionar a los pobladores y fomentar la convivencia en comunidad. Esto mediante el trabajo en conjunto para la organización de dicha celebración.

La organización de la celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec

La celebración a este santo empezó a realizarse hace apenas tres años después de que la imagen fuera comprada por el nuevo párroco, compra que se hizo posible también con el apoyo de la comunidad, así como de aportaciones hechas ejidatarios y ganaderos. Esta es la tercera ocasión que se realiza y, a decir de los pobladores, cada año asiste más gente y el apoyo para hacerla también empieza a crecer.

La celebración a San Isidro Labrador en Mazatepec consistió, este año, en una procesión en la que se llevó al Santo desde su refugio, en una nueva capilla instalada en las afueras del pueblo dentro de las inmediaciones de la Colonia Justo Sierra, hasta el campo conocido como Apancle Hondo, el cual colinda con terrenos de Coatetelco y en los cuales se encuentra un pozo para el riego de las tierras de la zona pertenecientes al ejido de Mazatepec.

Para iniciar la procesión se citó a las 11 am del día 15 de mayo en la capilla en la que se resguarda la imagen de San Isidro Labrador durante el año, sin embargo, esta morada es reciente puesto que cuando se compró ésta se guardaba en la capilla de San Lucas, pero después del sismo del 19 de septiembre de 2017 se llevó a su morada actual. Habría que recordar que la imagen de San Lucas, santo patrono del pueblo, tiene una especial veneración por los ganaderos y la de San Isidro la tiene por parte de los agricultores.

A pesar de que la cita fue a las 11 am, la procesión no empezó hasta casi 40 minutos después, hasta que estuvieron reunidos: el párroco, ganaderos, ejidatarios y la gente del pueblo que acompañó a San Isidro Labrador por el recorrido que siguió hasta el campo. Algunos llegaron caminando, en moto, en automóviles particulares, en caballos y hasta en bicicletas, el medio de transporte no importaba, lo que la gente quería era acompañar a la imagen, a los ejidatarios y a los ganaderos.

Al lugar se dieron cita aproximadamente 300 personas, entre niños, jóvenes, adultos y gente de la tercera edad, aunque estos fueron los que empezaron el recorrido, conforme avanzaba la procesión, se incorporaron cada vez más personas y otros tantos salieron de sus casas para observar la caminata, tomar fotografías y hasta videos.

El recorrido que siguió la procesión estaba encabezado por el párroco. Como es común en los pueblos que venera a San Isidro, como Acapatzingo, sus procesiones son encabezadas por una yunta, acompañada en esta ocasión por una mujer con su bebé sobre un caballo. De lado a lado iba la gente formando una valla entre la cual iba la imagen de San Isidro cargada por algunos voluntarios varones. Al final venían hombres en caballos escoltando a los que iban caminando en la procesión.

La procesión recorrió algunas calles del pueblo para posteriormente incorporarse a la carretera que va para el poblado de Coatetelco y que llega hasta Alpuyeca. Este recorrido duró aproximadamente una hora, llegando hasta el campo a las 12:50 pm.

Al llegar a la entrada del campo Apancle hondo se veía a lo lejos un manteado color amarillo y debajo de éste sillas colocadas a las afueras de una construcción en la que se encuentra un pozo que surte de agua a los terrenos de la zona. También se encontraba en la entrada de dicha construcción una mujer junto con algunos adolescentes ofreciendo agua de jamaica para los recién llegados. Entre los asistentes empezaron a comentar que la persona que estaba regalando el agua era ex esposa de un ex comisariado ejidal quien murió asesinado hace algunos meses.

Después de las una de la tarde, la misa dio inicio. El padre se colocó frente al nicho que se arregló para colocar la imagen de San Isidro y con un micrófono y unas bocinas empezó con la homilía, la cual duró aproximadamente dos horas. Mientras el párroco oficiaba la misa llegaron camionetas con cazuelas repletas de comidas y vitroleros con agua de diferentes sabores.

Al finalizar la homilía el padre pidió que aún no nos paráramos de nuestros lugares, pues uno de los ejidatarios organizadores quería dar algunas palabras y hacer del conocimiento de los asistentes el campo al que se llevaría a San Isidro el siguiente año. Cabe destacar la importancia que para quien se echa el compromiso tiene formar parte de la organización de la celebración, pues esto le da prestigio dentro de la comunidad y demuestra su capacidad para conseguir los recursos necesarios para poder llevarla a cabo.

En la celebración de ese año el organizador se encargó pagar la comida que se serviría para los asistentes. Uno de los asistentes señaló:

Mandaron a hacer carnitas con frijoles y arroz. Creo que lo hicieron en la casa del que le tocó este año organizar, así está bien que se ayuden para poder sacar el compromiso. Además, los trabajadores del organizador andaban aquí ayudando a traer sillas y los tablones. También le pagaron a un cantante para que nos amenice la comida. Ahora si se lucieron los campesinos con todo lo que dieron para el santito (Anónimo, 2019)

Otro aspecto a destacar aquí es lo que para los distintos organizadores significa seguir celebrando a San Isidro Labrador, no sólo eso, sino también fomentar en la comunidad el mantener las fiestas y tradiciones para poder hacer conciencia en los jóvenes sobre el apoyo y la unión como pueblo. El organizador de este año, Donaciano Elvira, un ejidatario prestigiado en Mazatepec señaló:

Debemos fomentar en los jóvenes las ganas de seguir realizando este tipo de celebraciones, no sólo por la cuestión de la petición del buen temporal. Sino también para que vean que entre la gente del pueblo nos podemos apoyar para salir de los problemas que tengamos. Que los jóvenes dejen de andar metidos en cosas que no deben, que vean que la violencia no deja nada bueno. Nosotros como campesinos estamos viviendo una época muy difícil, no hay buenos compradores para nuestros productos, pero si nos unimos y empezamos a trabajar más, con la ayuda de los jóvenes vamos a poder salir de los problemas.

Después de terminado el discurso el párroco secundo lo dicho por el organizador, pues señaló que la gente del pueblo y, especial, los campesinos, no sólo se enfrentan a los problemas agrícolas de mal temporal, bajos precios o venta para su producción, sino que también han vivido asaltos, robos y extorsiones, situación que los está obligando a dejar el campo.

TRADICIÓN

La celebración a San Isidro Labrador representa para los habitantes de Mazatepec un mecanismo para cohesionar a los pobladores y fomentar la convivencia en comunidad

organización comunitaria, mantener las tradiciones y hacer tertulias en el pueblo a partir de la adoración a los santos.

Acto seguido al discurso del párroco se designó a la persona que se encargaría el siguiente año de la organización de la comida y de convocar a la gente para acompañar al santo durante la procesión. Se dieron las gracias a la población que vino en la caminata y espero a la misa.

Al finalizar los discursos de estos personajes, se dio la orden para que empezaran a repartir la comida. Aquí apoyaron, especialmente, mujeres familiares de los ejidatarios que estaban presentes. Ellas se organizaron para servir y repartir la comida a los asistentes. Algunos alcanzaron mesa y otros más se arrinconaron bajo los árboles y en el mateado que se colocó en el campo. Dice Lucia, una joven que estaba ayudando a servir los alimentos:

Aquí todos los que organizamos tenemos que ayudar para que acabé bien el festejo a San Isidro. Los hombres nos ayudan con cargando las cosas y arrimando todo y nosotras ayudamos a servir la comida. Aunque es lento que vamos, pero todos van a recibir de comer, nadie se quedará sin probar las carnitas y si se acaba ahorita van a traer más comida por si esto no alcanza, la cosa es que todos convivamos y nos quedemos a gusto.

Poco a poco todos fueron recibiendo la comida y la gente se reunían con amigos o familiares para platicar mientas degustaban los alimentos. Otros se acercaron a ver el nicho que los organizadores armaron para San Isidro, tomaron fotos y videos para subirlos a las redes sociales para que la gente del pueblo que está en Estados Unidos pudiera verlo. Una mujer que tomaba fotografías con su celular comentó:

Voy a subir las fotos de la procesión y de cómo quedó el nicho para que la gente que sigue la página de Facebook de la parroquia lo pueda ver. A ellos les gusta mucho mirar cómo se hacen las comilonas por las fiestas del pueblo. Las fotos de las procesiones que subimos siempre tienen muchos likes y comentarios de los que están allá lejos. Ver las fotos los hace sentir cerca del pueblo y así ellos también participan (Anónimo, 2019).

Después de terminar de comer la gente empezó a caminar para la carretera en busca de transporte para regresar a sus hogares. Algunos, en sus autos particulares con espacios disponibles, ofrecían a los asistentes aventón al pueblo o a algún lugar cercano donde pudieran conseguir transporte, ya que a esa hora escasean los taxis colectivos, debido a que es la hora de la comida.

Reflexiones finales

Por esta razón, debemos entender que la celebración a San Isidro Labrador va más allá del proceso litúrgico en sí, está representa para los pobladores de Mazatepec una oportunidad para la convivencia en comunidad y la transmisión, a las nuevas generaciones, de la fuerza de la organización de su gente para resolver problemáticas concretas: desempleo, enfermedades, violencia, etc.

El proceso de organización y la celebración en sí demuestran la capacidad del pueblo para poder organizarse y buscar soluciones a los problemas que como comunidad los aquejan. Ellos intentan transmitir, mediante las fiestas patronales, tradiciones o celebraciones los valores que se aprenden en la vida en comunidad que tienen que ver con el trabajo, el apoyo y el respeto a los demás y a la tierra. El envío de imágenes del evento por internet tiene su importancia en este esfuerzo.

Es por ello que esta celebración representa para ellos la reavivación de los principios organizativos que rigen su vida en comunidad y que forma parte de su historia como pueblo de origen y tradición indígena.

Buscan fomentar en la comunidad las fiestas y tradiciones para hacer conciencia en los jóvenes sobre la unión como pueblo.

Local

[Especial] Morelos es ciencia

Trabajan en la entidad más de 2 mil investigadores; sus trabajos significan transformaciones a nivel mundial

Local

¡ATENCIÓN! Se quedan sin agua colonias de Cuernavaca

Pide SAPAC cuidar el agua durante el tiempo que tome la reparación de la bomba

Policiaca

Multihomicidio en la colonia Antonio Barona

Sujetos armados ingresaron a una vivienda y dispararon contra los ocupantes; cinco hombres murieron en el lugar y uno más en el hospital

Policiaca

Vuelca vehículo en Río Mayo

El vehículo empezó a incendiarse, en tanto los tripulantes salieron y se dieron a la fuga

Local

Irá a Cabildo el reglamento que propone multar a regidores incumplidos

La propuesta sería presentada por el regidor Ángel Cangas, adelanta la coalición Pro Municipio

Local

Limpian Cuautla

En el marco del Día Mundial de la Limpieza

Policiaca

Hallan en Jiutepec el cuerpo de un hombre en bolsas

El cuerpo estaba abandonado en la calle Ceiba del Fraccionamiento Pedregal de las Fuentes