imagotipo

Urgente, una reingeniería en sistemas de agua

  • Agua Para Todos

Ante la grave crisis que enfrentan los organismos operadores de agua municipales en todo el país, es urgente tomar medidas de fondo para evitar que las consecuencias las sufran los ciudadanos al carecer del vital líquido.

El 52 por ciento de la población en México recibe agua por tandeo, es decir, más de la mitad de la población tiene un servicio sólo por algunos días a la semana. Y si bien le va.

Siempre ha sido un tema discutido en cada panel que se lleva a cabo, proponiendo un nuevo modelo de gestión del agua potable que permita asegurar un derecho constitucional a la población.

Además de la inversión, de etiquetar adecuadamente presupuestos viables para la infraestructura hídrica, se requieren de otros factores para que haya una administración eficiente.

En Morelos tenemos una cobertura de agua potable del 95.10 por ciento. Sin embargo, los municipios tienen la obligación de otorgar los servicios básicos a la ciudadanía.

Tenemos una oportunidad de mejorar nuestra situación, terminar por fin con actos de corrupción, preferencias políticas, compadrazgos e impunidad. Ojalá fuera pronto y nuestro país tendría otras condiciones.

                                      Urge ciudadanizar los organismos operadores municipales,
                                      para que la sociedad se involucre en la toma de decisiones.

Retomaré la idea de aprovechar a nuestro favor el artículo 4 constitucional, donde se establece el Derecho Humano al Agua: “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la Ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines” (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).

La Ley General de Aguas debe establecer las atribuciones y las obligaciones de las tres instancias de Gobierno y de la sociedad, para lograr que el Derecho Humano al Agua se materialice y no se quede simplemente en una declaración, en un buen deseo inalcanzable.

Y es que no es sólo responsabilidad de las autoridades, también los ciudadanos deben participar para lograr un servicio digno, el agua es un recurso natural, pero es necesario contar con una infraestructura adecuada a las necesidades de cada estado y municipio.

Una propuesta urgente de retomar es ciudadanizar las Juntas de Gobierno de los organismos operadores municipales, donde en la toma de decisiones se involucre la sociedad.

Profesionalizar la dirección de los organismos operadores y despolitizar la autorización de tarifas, me parece que son medidas urgentes que en todo el país deberían tomarse y no esperar a que sea una obligación.

¿Qué espera a las futuras generaciones? Trabajar sin distinciones, sólo porque somos humanos y dependemos todos de nuestra naturaleza, hablamos de igual en el acceso a nuestros derechos básicos.
#aguaparatodos