imagotipo

Un sismo extraordinario

  • Reivindicando a Plutón

Los medios de comunicación han estado saturados con noticias sobre el sismo del pasado 19 de septiembre. Han corrido ríos de tinta sobre la extraordinaria coincidencia de que ocurriera justamente 32 años y seis horas después del de 1985. También ha causado zozobra la posibilidad de que estuviera asociado a un fenómeno volcánico o simplemente porque nunca, por lo menos en lo que tenemos registro, se había presentado un sismo con epicentro en Morelos. Hoy quisiera tocar el tema pero dejando fuera lo que ha representado para un pueblo que no estabam preparado ni técnica ni socialmente para esta contingencia y que trata de hacer lo mejor que puede con lo que tiene.

México está asentado dentro de una zona de inestabilidad geológica compuesta por cinco diferentes placas, todas ellas en movimiento, a diferente velocidad y en diferente dirección. La más conocida sin duda es la Placa de Cocos que se localiza bajo el océano pacífico y con límites cerca del litoral mexicano desde Chiapas hasta Colima y que colinda con la Placa de Norteamérica sobre la que se asienta prácticamente todo nuestro país con la excepción de la península de Baja California.

La Placa de Cocos se sumerge (técnicamente se dice subduce) por debajo de la Placa de Norteamérica a una velocidad de 6 centímetros por año. Regularmente los sismos que sufrimos en Morelos provienen de la colisión entre estas dos placas y por eso su epicentro o lugar de origen es la costa tal como ocurrió con el del 19 de septiembre pero de 1985.

Ahora, los de septiembre de este año no fueron así. El del día 7 tuvo su epicentro en la costa frente a Chiapas pero su profundidad de 70 km fue significativamente mayor que la del 1985 a solo 17.5 km. Bastó este dato para que los expertos entendieran que no se trataba de una colisión normal entre las placas sino que era otra cosa, algo que no había ocurrido en muchos años en esta zona, una fractura interna de la Placa de Cocos. A diferencia de las colisiones que van acumulando y liberando energía proveniente de la fricción de manera gradual, la fractura profunda libera una cantidad de energía acumulada mucho mayor por lo que el sismo es significativamente más fuerte. Aquí vale la pena mencionar que la escala de Richter con la que se estima la energía liberada por un sismo es logarítmica, lo que significa que la diferencia entre un sismo nivel 7 (como el de 1985) y uno nivel 8 (como el del 7 de septiembre) no es una unidad de diferencia sino que es diez veces mayor.

El sismo del 19 de septiembre fue todavía más sorprendente, no solo tuvo su epicentro a 50 kilómetros de profundidad sino que se localizó a la mitad de la Placa de Norte América, justo debajo de Axochiapan. Estas dos características indican que el origen del sismo fue la fractura interna de la placa pero sin causa aparente ya que no es un sitio de colisión y a que, a diferencia de la de Cocos, no se está subduciendo sino que flota sobre la corteza terrestre.

Más de un geólogo ha tenido pesadillas con estos datos. Si además le sumamos que un día después del sismo en Morelos la pequeña isla de Vanuatu en el Pacífico Sur sufrió un sismo con epicentro a 200 km de profundidad lo que indica, una vez más, una fractura interna de la Placa, en esta ocasión la del Pacífico.

La ocurrencia de tres sismos fuertes es un mes es poco probable pero posible pero que ocurran por fractura interna de tres diferentes placas es algo que nunca se había registrado. Estos fenómenos darán mucho material de estudio a los geólogos y ellos, a cambio, nos darán herramientas para poder estar mejor prevenidos cuando esto vuelva a ocurrir.

Mientras tanto, me corresponde atender a la población afectada en el municipio de Huitzilac junto con los colaboradores del Gobierno de Morelos adscritos a la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología. No tengo duda que nunca habrá demasiada ayuda pero será todavía más importante su colaboración en un par de semanas que el impacto emocional se diluya con las actividades de rutina. Ante la fuerza de la naturaleza no nos queda más que afrontar la situación con dignidad, civilidad y generosidad.

Para mayor información y para otros temas los invito a conocer mi blog http://reivindicandoapluton.blogspot.mx