imagotipo

¡Asnos, Señor!

  • De Puño y Letra

Recuerdo la que se armó cuando Josefina Vázquez Mota publicó su texto “¡Dios mío, hazme viuda!”, aunque lo que la frustrada ex candidata al gobierno del Estado de México y a residir en Los Pinos en verdad pedía era que el Sumo Creador la hiciera ganar, y ser, como en la obra de teatro del finado Gonzalo Vega, “la Señora Presidenta”.

Aquel fue un texto de superación personal femenina, “un llamado al crecimiento integral del ser humano, una invitación a la mujer para que cobre conciencia de su voluntad e inteligencia y se atreva a ser viuda del miedo a elegir, del temor a desarrollar sus talentos y potencialidades, de asumir su libertad y responsabilidad”. No se si Margarita Zavala lo ha leído o lo ha deseado también. Literalmente.

Al parecer este libro de auto ayuda no logró probar su eficacia, pero fue buena publicidad para los amantes del género que tienen entre sus joyas a “Tus zonas erróneas” (dedicado a Luis Videgaray) “El monje que vendió su Ferrari” (en recuerdo al titular de la PGR, Raúl Cervantes) “El milagro más grande del mundo” (lo que pide AMLO para el 2018) o ”Por favor sea feliz” (el predilecto de Paco Moreno) así como todos los de Paulo Coelho, sobre todo “El Alquimista” (como Matías Nazario) incluido. Esta y más lecturas forman parte del catálogo científico que habla de la supervivencia de los dinosaurios que provienen del PRI Cámbrico temprano, máximas atracciones del Parque Jurásico

A José Antonio Meade ya no le dio tiempo de escribir un libro para ir a presentarlo a la FIL, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, como si lo hizo Peña Nieto en 2011 con infaustos resultados. Pero ¿para qué quiere destacar en literatura si ya lo hace en política-ficción, como Carlos Salinas de Gortari? Y es que su frase de batalla, su carta de entrada y presentación ante las huestes priistas fue “Háganme suyo”. ¡Órale! Como diría Brozo. Y ¡zas! que le agarran…la palabra.

Pero Pepe y Toño en una sola persona, el mayor emprendedor nacional fue más allá y en una súper producción que forma parte de los 49 millones de spots de radio y televisión que tendremos que soportar durante la época electoral, ya dijo “Hagamos de México una potencia”. No dijo si en futbol, obesidad infantil o impunidad.

Algo así como el innombrable, que dijo habernos sacado del tercer mundo y nos mandó al inframundo vía el error de diciembre. ¿Será éste otro para el PRI? Porque habrá que ver cuánto tarda su nombre en aparecer ligado al escándalo Odebrecht, como Emilio Lozoya, que ya asesoraba a la corrupta empresa brasileña desde 2009. Y no solo eso: era su único contacto en la campaña de Peña Nieto, ha quedado comprobado en documentos, denuncias y video que les pidió dinero para posicionarse mejor, se lo dieron y fue a parar al PRI. ¿Algo que agregar o nos movemos a un esquema en el que la pregunta no sea válida?

Sobre AMLO, suscribo lo que opina Juan Villoro: “López Obrador es más priista que Meade, más perredista que Mancera y más morenista que cualquiera. El problema es que también es lopezobradorista”. Y ahora, yendo arriba en las encuestas, se da un balazo en el pie, al sucumbir a su imagen de mesías tropical y llama al perdón y al olvido, con una polémica propuesta de amnistía a las cabezas del crimen organizado para alcanzar la paz, luego del sexenio de la muerte de Felipe Calderón y el más sangriento de todos, el de Enrique Peña Nieto. Pero la posibilidad de una pax narca no fue bienvenida prácticamente en ningún sector y muchos menos entre las fuerzas armadas y las víctimas del delito en nuestro país. Porque México no es Colombia, aunque nuestra república sí se haya colombianizado. Dudo mucho que el 12 de diciembre, cuando ya sea candidato, la morenita del Tepeyac le haga el milagrito.

¿Error de cálculo, consigna o de plano lanzarse al despeñadero la del Peje? Porque, además, se encuentra en un momento por demás álgido el tema de la Ley de Seguridad Interior que es repudiada por expertos, la CNDH, intelectuales y analistas, por otorgar licencia para matar de forma “legal” e indefinida al ejército, en lugar de avanzar hacia una policía efectiva y profesional.

¿Por qué si la estrategia no funciona la quieren reforzar? Al debate se suman los hechos en Temixco, con la actuación de la Policía Morelos y la muerte de 4 mujeres, un adolescente y un bebé en aras de dar con el capo “El Señor de la V”, con las consecuencias que todavía no podemos medir. ¿Y el inútil que dice estar al frente de la Comisión de Derechos Humanos en Morelos, qué dice? ¡Nada! Está ciego, sordo, mudo y muy ocupado en la campaña y proyecto político de su siñora.

El que si dice es Graco: en el Mando Único, ni un paso atrás, y con Mancera, todo de frente. Así que la política se entremezcla con la seguridad, que hoy por hoy es la mayor demanda de la sociedad. De ahí el surgimiento y avance de las candidaturas independientes, frente al hartazgo por partidos y sus representantes. Por eso José Antonio Sandoval Tajonar, el ex presbítero Toño Sandoval, presidente de la Fundación Don Bosco, dijo “hágase tu voluntad” y se inscribió en el IMPEPAC para buscar la gubernatura por la ruta ciudadana.

Hoy en todos los cafés, comederos políticos y cuartos de guerra se ceban las alianzas, las traiciones, y los ridículos como los de Manuel Martínez Garrigós, que un día es brazo derecho de Andrés Manuel, otro “seguro candidato” de una coalición y luego se arrastra con la impresentable Tania Valentina del PT, pero ninguno aparece, como ya es costumbre. Mejor.

Los aspirantes y los suspirantes no cesan en su pasarela (parece el draft, el mercado de piernas del futbol nacional) presumiendo su posición en encuestas, seguidores en redes sociales, estructura y recursos para ser tomados en cuenta. Unos ya se bajaron, como Sergio Estrada y otros se bajan, pero la ropa interior para estar en la boleta electoral (no la de Atlacholoaya) para amarrar hueso. ¿Ideas, proyecto, compromiso? ¡No hombre! Ambición pura.

Y mientras muchos andan clamando al Señor ¡Haznos merecedores de tu gloria y vénganos tu reino!, otros exclamamos que más que estar flaca la caballada, asnos, señor, nos haz mandado para esta carrera rumbo al 2018. ¿Es lo menos? Porque Heráclito lo dijo muy bien: los asnos prefieren la paja al oro.

Hasta la próxima entrega, donde podrán seguir leyendo lo que hay en mi mente.


Ver columnas anteriores


Comentarios: cfelix7@hotmail.com
Twitter: @CarlosFelix1