imagotipo

¡Aguas con las sanciones!

  • Agua Para Todos

Actualmente en México nueve millones de personas carecen de agua potable, por lo que es importante que quienes la tenemos valoremos el vital líquido, cuidemos su infraestructura y le demos un uso racional, es decir, evitemos el desperdicio de agua.

Desde nuestros hogares debemos redoblar esfuerzos en las estrategias para generar cultura hídrica y promover el uso eficiente del agua en nuestras actividades diarias, entre toda la población, con nuestra familia, amigos y vecinos.

Si nosotros la desperdiciamos y sumamos que el 40 por ciento del agua para el consumo se pierde por fugas ¡imagínense!

¿Qué vamos a hacer? No permitamos que dentro de los asuntos de Estado incluyamos una guerra por el agua.

Y es que precisamente en esta época de semana santa, donde son fechas muy importantes para la comunidad católica, es común que durante el “sábado de Gloria” las personas utilicen el agua para “jugar”, cuando en estos días el agua representa el signo de la vida y purificación, pero con el paso del tiempo se ha perdido este sentido, que es estrictamente religioso.

Esta acción de desperdiciar de esta manera el vital líquido la reprobamos ante el panorama que enfrenta nuestro país.

Me pregunto ¿por qué la población siempre espera a que haya sanciones, cuando podemos evitar muchos escenarios, por ejemplo, el tema del alcoholímetro, el uso del cinturón de seguridad, manejar a exceso de velocidad, entre otras, donde nosotros mismos podemos poner límites, pero ante la falta de los mismos, las autoridades aplican sanciones?

En la Ley Estatal del Agua en Morelos, en la fracción III del artículo 119, refiere que se aplicarán sanciones a las personas que desperdician el agua, a criterio de la Ley de Ingresos de cada municipio, que pueden llegar a ser poco más de tres mil pesos.

Pero las preguntas son: ¿se aplican estas multas? o ¿funcionan estas sanciones? Porque los llamados continuos se hacen, sobre todo en esta época del año. Lamentablemente, aunque se encuentra en la ley aplicar sanciones, me parece letra muerta.

Hoy más que nunca debe quedar claro la importancia de cuidar el agua potable, sobre todo en plena época de estiaje. Las autoridades deben cumplir esa función, ¿o se deberían aumentar las multas por desperdiciar el agua, o las sanciones administrativas?

Pagar el servicio de agua es todo un reto -los ciudadanos difícilmente pagamos por el recibo de agua-, pero debemos hacer conciencia de que el agua es un recurso de vital importancia.

Así como pagamos servicio de telefonía, artículos de belleza, televisión por cable, videojuegos, etcétera, paguemos por el agua que utilicemos y colaboremos para que esos nueve millones de personas puedan contar con agua.

Insistiré siempre: si no queremos llegar a los extremos, es momento de diseñar políticas públicas con resultados a corto plazo en materia hídrica y visualizar las metas, contribuir a una mejor infraestructura y que los diputados y senadores planteen medidas legislativas que logren el beneficio común.

Los invito a que reflexionemos juntos si preferimos cuidar el agua o pagar fuertes multas por desperdiciarla. La respuesta está en cada uno de nosotros: ¿qué tanto queremos vivir? #aguaparatodos