/ lunes 20 de marzo de 2017

Dos pueblos mágicos unidos por una tradición

Tepoztlán y Tlayacapan se alistan para el festejo“El Tránsito de la Virgen María”, el cuarto viernes decuaresma que se celebra el 24 de marzo.

“Nuestros abuelos platican que la imagen llegó deEspaña, la trajo el hijo de Hernán Cortés que vivió en elbarrio de la Santísima Trinidad en Tepoztlán. Martín Cortés,hijo de la Malinche, la tuvo en su casa por un buen tiempo, de ahífue llevada al Convento de la Natividad de María, donde sufriófuertes quemaduras durante un incendio”.

“Los mayordomos decidieron llevarla a restauradoral municipio de Tlayacapan, donde vivía un artesano muy hábilpara restaurar imágenes. Él aceptó el trabajo con respeto,paciencia, cariño y fe, por lo que le devolvió la textura ybelleza a la Virgen. Así fue entregada a los mayordomos quienescargan la imagen para ser devuelta a su altar”, señaló JesúsSedano, promotor cultural.

Al ir de regreso la procesión por el poblado deAmatlán de Quetzalcóatl, la imagen resultó muy pesada ydificultó el viaje, hasta que lograron llegar a Tepoztlán concansancio y preocupados lograron colocarla en su altar. La gente deahí desconfiaba y decidieron montar guardia día y noche ante enel lugar, pero sorprendentemente aun así, desapareció.

“Los tepoztecos sospecharon que los tlayacapensesla habían robado y volvieron al pueblo vecino. Efectivamente, laencontraron en la arbolada del plan, cerca del manantial deApilihuaya. Enojados, los tepoztecos reclamaron a las autoridades,pero nadie sabía nada del regreso de la Virgen ni el artesanoquien la restauro. Los mayordomos molestos decidieron llevárselanuevamente, sin embargo, la imagen no quiso que la movieran, esdecir, ni siquiera pudieron cargarla”.

Ambos pueblos comprendieron que la Virgen queríaquedarse en ese lugar, por lo que resolvieron construirle sucapilla, cuidarla y celebrarla cada cuarto viernes de cuaresma.

“Los habitantes de Tepoztlán el día jueves, a lasseis de la mañana, inician la caminata en la que cruzan los cerrosde Amatlán para llegar a San José de los Laureles. Durante elcamino descansan para desayunar los tlatloyos, itacates, tortas yel café de olla. Al arribar al pueblo de Tlayacapan, losmayordomos los reciben con gusto y emoción, acompañados de latradicional banda caminan hasta llegar a la casa de estos, quieneslos reciben con mole verde acompañado con charales y frijolfresco”.

Cada cuarto viernes de cuaresma, la mayordomía,formada por ambos municipios, festeja el acontecimiento milagroso.Se dice que la virgen, sí se lo piden con fe, a las mujeresembarazadas les da una niña; por ello durante los días de lafiesta, estas pequeñas tienen que llegar vestidas de blanco parabailar de pastoras ante ella como agradecimiento.

“Existen cuatro comisiones para celebrarla: de lamisa, arco y adorno de la capilla y pedir prestado en cada casa deTlayacapan las palomas o cocoleras quienes cantan a la virgen,comisión del castillo y de los toros”.

En el mes de agosto ambos pueblos también festejanel Tránsito o Dormición de la Virgen María.

Al frente de la capilla de nuestra señora delTránsito se colocó una piedra, donde la virgen dejó plasmado suhuarache. Es así como Tepoztlán y Tlayacapan son hermanados yunidos por la fe.

Tepoztlán y Tlayacapan se alistan para el festejo“El Tránsito de la Virgen María”, el cuarto viernes decuaresma que se celebra el 24 de marzo.

“Nuestros abuelos platican que la imagen llegó deEspaña, la trajo el hijo de Hernán Cortés que vivió en elbarrio de la Santísima Trinidad en Tepoztlán. Martín Cortés,hijo de la Malinche, la tuvo en su casa por un buen tiempo, de ahífue llevada al Convento de la Natividad de María, donde sufriófuertes quemaduras durante un incendio”.

“Los mayordomos decidieron llevarla a restauradoral municipio de Tlayacapan, donde vivía un artesano muy hábilpara restaurar imágenes. Él aceptó el trabajo con respeto,paciencia, cariño y fe, por lo que le devolvió la textura ybelleza a la Virgen. Así fue entregada a los mayordomos quienescargan la imagen para ser devuelta a su altar”, señaló JesúsSedano, promotor cultural.

Al ir de regreso la procesión por el poblado deAmatlán de Quetzalcóatl, la imagen resultó muy pesada ydificultó el viaje, hasta que lograron llegar a Tepoztlán concansancio y preocupados lograron colocarla en su altar. La gente deahí desconfiaba y decidieron montar guardia día y noche ante enel lugar, pero sorprendentemente aun así, desapareció.

“Los tepoztecos sospecharon que los tlayacapensesla habían robado y volvieron al pueblo vecino. Efectivamente, laencontraron en la arbolada del plan, cerca del manantial deApilihuaya. Enojados, los tepoztecos reclamaron a las autoridades,pero nadie sabía nada del regreso de la Virgen ni el artesanoquien la restauro. Los mayordomos molestos decidieron llevárselanuevamente, sin embargo, la imagen no quiso que la movieran, esdecir, ni siquiera pudieron cargarla”.

Ambos pueblos comprendieron que la Virgen queríaquedarse en ese lugar, por lo que resolvieron construirle sucapilla, cuidarla y celebrarla cada cuarto viernes de cuaresma.

“Los habitantes de Tepoztlán el día jueves, a lasseis de la mañana, inician la caminata en la que cruzan los cerrosde Amatlán para llegar a San José de los Laureles. Durante elcamino descansan para desayunar los tlatloyos, itacates, tortas yel café de olla. Al arribar al pueblo de Tlayacapan, losmayordomos los reciben con gusto y emoción, acompañados de latradicional banda caminan hasta llegar a la casa de estos, quieneslos reciben con mole verde acompañado con charales y frijolfresco”.

Cada cuarto viernes de cuaresma, la mayordomía,formada por ambos municipios, festeja el acontecimiento milagroso.Se dice que la virgen, sí se lo piden con fe, a las mujeresembarazadas les da una niña; por ello durante los días de lafiesta, estas pequeñas tienen que llegar vestidas de blanco parabailar de pastoras ante ella como agradecimiento.

“Existen cuatro comisiones para celebrarla: de lamisa, arco y adorno de la capilla y pedir prestado en cada casa deTlayacapan las palomas o cocoleras quienes cantan a la virgen,comisión del castillo y de los toros”.

En el mes de agosto ambos pueblos también festejanel Tránsito o Dormición de la Virgen María.

Al frente de la capilla de nuestra señora delTránsito se colocó una piedra, donde la virgen dejó plasmado suhuarache. Es así como Tepoztlán y Tlayacapan son hermanados yunidos por la fe.

Local

Corrupción en Morelos “es de los de antes”: Cuauhtémoc Blanco

En su cuarto año de gobierno, el mandatario morelense culpa a sus antecesores del detrimento en el estado de derecho reportado por el World Justice Project

Seguridad

Alumnas de la prepa 1 denuncian a maestros por acoso sexual

Las menores exigen la suspensión definitiva de los docentes y que se les retire la cédula profesional para que no vuelvan a dar clases

Local

Gobierno del estado abandona a Cuernavaca, otra vez

El Ejecutivo no participará en el acuerdo de pago de adeudos con la CFE, el Ayuntamiento y Sapac tendrán que enfrentar los pagos sin auxilio estatal

Gossip

Polémica rodea al primer día en Cannes

Una película inaugural poco satisfactoria, acusaciones de plagio y cambios en la cúpula del certamen, la marca

Literatura

Autores detrás de Carmen Mola, hablan de la novela que les hizo ganar el Premio Planeta

La bestia es también la novela firmada por Carmen Mola, seudónimo de Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Santos Mercero

Gossip

Cuestionario Proust: Antonio Sánchez

El mexicano comenzó a tocar la batería a los cinco años y durante su adolescencia se desempeñó en las escenas del rock, el jazz y la música latina de su país.

Gossip

Los Tigres del Norte retoman shows en vivo

Presentan su nuevo álbum La reunión deluxe y se alistan para ofrecer tres conciertos en el AN

Gossip

Realizan homenaje póstumo a Gregorio Rocha

La UNAM proyectará en el Centro Cultural Universitario y el Museo del Chopo Los rollos perdidos de Pancho Villa, la película más conocida del realizador fallecido en un accidente carretero

Gossip

Se unen los hermanos De la Parra en un disco

El cantante Mane de la Parra produjo un disco junto con la directora Alondra de la Parra, que presenta los clásicos mexicanos interpretados con sinfónica