/ lunes 4 de mayo de 2020

Virus y política

La crítica al INE por obligar al IMSS a retirar las cartas con las que promovía créditos para empresarios con la firma del presidente López Obrador es absurda en tanto la autoridad electoral no prohíbe que esos créditos se entreguen, sino que a partir de ellos se haga promoción personal, conducta sancionada por la Constitución y la ley electoral. Adicionalmente, la autoridad electoral ha abierto expedientes de investigación sobre conductas de muchos servidores públicos de diversos partidos que han aprovechado la contingencia para hacerse promoción personal con la entrega de despensas, apoyos económicos, y otras formas de gasto social.

La práctica común en la clase política de aprovechar momentos de desastre para hacer propaganda de sí mismos con dinero del erario, o con los donativos de sus colaboradores, es de pésimo gusto, abusiva en tanto utiliza la desgracia para sustituir la argumentación, y sobre todas las cosas, es ilegal. En Morelos, alcaldes, regidores, diputados y hasta funcionarios del gobierno estatal aprovechan la crisis para tomarse fotos entregando despensas, promoviendo apoyos a empresarios, y otras prácticas que uno creería superadas en gobiernos que se dicen ciudadanos, cercanos al pueblo, diferentes a los anteriores, pero que en los hechos resultan muchas veces la peor versión del pasado político de México.

No sólo eso, el estado de emergencia fáctico provocado por la crisis sanitaria en Morelos, particularmente, ha permitido que la dotación de despensas y otros apoyos se concrete sin mayor transparencia, permitiendo que se multipliquen las sospechas sobre los mismos; si a ello sumamos la insuficiencia de los apoyos para quienes hoy se encuentran en situación crítica por la crisis sanitaria devenida en parálisis económica, el tema se puede convertir en un grave problema para los políticos dentro de muy poco tiempo.

Es indudable que, mientras más dura la crisis sanitaria mayor será su efecto en las próximas elecciones, también lo es que la evaluación de los gobernantes, personas y partidos, será basada mucho más en el manejo que dieron a la crisis sanitaria que en su desempeño en otras áreas (que en todo caso funcionarían como desempate), y si bien aún es temprano para evaluar el resultado de las medidas tomadas por cada uno de los actores, podríamos decir que hasta el momento pareciera que hay algunos que manejan la situación mejor que otros. Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec, Jojutla, por ejemplo, parecen llevar bastante ventaja contra, Cuautla, Temixco y Zapata, por ejemplo.

El alto número de casos confirmados en Cuernavaca se asocia más con la densidad poblacional y el comportamiento de ciertos grupos sociales, que con la inacción de un ayuntamiento al que parece que el endurecimiento de las medidas para control del virus le está resultando (también por el temor que surge de la expansión virulenta).

En el caso del gobierno del estado, el transferir la responsabilidad casi completa de la contención de los contagios a los municipios, ha mostrado ser un error hasta ahora pues lo aleja del problema, así que para acercarse, da despensas.


@martinellito

dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

La crítica al INE por obligar al IMSS a retirar las cartas con las que promovía créditos para empresarios con la firma del presidente López Obrador es absurda en tanto la autoridad electoral no prohíbe que esos créditos se entreguen, sino que a partir de ellos se haga promoción personal, conducta sancionada por la Constitución y la ley electoral. Adicionalmente, la autoridad electoral ha abierto expedientes de investigación sobre conductas de muchos servidores públicos de diversos partidos que han aprovechado la contingencia para hacerse promoción personal con la entrega de despensas, apoyos económicos, y otras formas de gasto social.

La práctica común en la clase política de aprovechar momentos de desastre para hacer propaganda de sí mismos con dinero del erario, o con los donativos de sus colaboradores, es de pésimo gusto, abusiva en tanto utiliza la desgracia para sustituir la argumentación, y sobre todas las cosas, es ilegal. En Morelos, alcaldes, regidores, diputados y hasta funcionarios del gobierno estatal aprovechan la crisis para tomarse fotos entregando despensas, promoviendo apoyos a empresarios, y otras prácticas que uno creería superadas en gobiernos que se dicen ciudadanos, cercanos al pueblo, diferentes a los anteriores, pero que en los hechos resultan muchas veces la peor versión del pasado político de México.

No sólo eso, el estado de emergencia fáctico provocado por la crisis sanitaria en Morelos, particularmente, ha permitido que la dotación de despensas y otros apoyos se concrete sin mayor transparencia, permitiendo que se multipliquen las sospechas sobre los mismos; si a ello sumamos la insuficiencia de los apoyos para quienes hoy se encuentran en situación crítica por la crisis sanitaria devenida en parálisis económica, el tema se puede convertir en un grave problema para los políticos dentro de muy poco tiempo.

Es indudable que, mientras más dura la crisis sanitaria mayor será su efecto en las próximas elecciones, también lo es que la evaluación de los gobernantes, personas y partidos, será basada mucho más en el manejo que dieron a la crisis sanitaria que en su desempeño en otras áreas (que en todo caso funcionarían como desempate), y si bien aún es temprano para evaluar el resultado de las medidas tomadas por cada uno de los actores, podríamos decir que hasta el momento pareciera que hay algunos que manejan la situación mejor que otros. Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec, Jojutla, por ejemplo, parecen llevar bastante ventaja contra, Cuautla, Temixco y Zapata, por ejemplo.

El alto número de casos confirmados en Cuernavaca se asocia más con la densidad poblacional y el comportamiento de ciertos grupos sociales, que con la inacción de un ayuntamiento al que parece que el endurecimiento de las medidas para control del virus le está resultando (también por el temor que surge de la expansión virulenta).

En el caso del gobierno del estado, el transferir la responsabilidad casi completa de la contención de los contagios a los municipios, ha mostrado ser un error hasta ahora pues lo aleja del problema, así que para acercarse, da despensas.


@martinellito

dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

martes 02 de junio de 2020

Cuautla no es rara, sino peculiar

lunes 01 de junio de 2020

Las confusiones de la reapertura

domingo 31 de mayo de 2020

Reapertura incomunicada

jueves 28 de mayo de 2020

Reforma electoral y diputados

miércoles 27 de mayo de 2020

La normalidad Morena

martes 26 de mayo de 2020

El difícil retorno...

lunes 25 de mayo de 2020

Transparencia sin explicaciones

domingo 24 de mayo de 2020

La presión de la pobreza

jueves 21 de mayo de 2020

El Covid-19 y la cordura

miércoles 20 de mayo de 2020

La inexplicada letalidad

Cargar Más