/ jueves 24 de octubre de 2019

Un reino dividido se destruye

Diócesis de Cuernavaca

Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

Mc. 3,24

Ante los acontecimientos lamentables de Culiacán, la Iglesia se conduele por la psicosis social ocasionada por la violencia cobarde del narcotráfico que al verse rebasada por nuestras fuerzas armadas optaron por el deplorable terrorismo.

Se han vertido una serie de conjeturas y juicios, pero como Iglesia no podemos permitirnos desplazar el problema medular del fenómeno del narcotráfico. Provocar la enemistad de opinión pública sin un respeto a nuestras instituciones que están emprendiendo la pacificación nacional es auto mutilarnos.

Por sentido común, la violencia terrorista desleal e infausta fue claramente la estrategia desesperada del crimen organizado para la liberación de dos de sus máximos cabecillas; sería ilógico pensar que ante tal beligerancia de dicho cártel de Sinaloa hubiera una treta confabulada con el gobierno. Sin embargo, de nuestra parte hemos de exigir una mayor inteligencia militar en las capturas, pero esto no puede ser motivo para desvalorizar la honesta intención de realizar la captura de los capos más buscados.

Si damos fuerza a la polarización seremos más vulnerables, en estos precisos momentos la unidad nacional contra el narcotráfico debe alentarnos a enarbolar un frente común que ponga todos los medios necesarios y estar en una constante exigencia cívica positiva para que el gobierno realice acciones de inteligencia más eficaces. Dividirnos y entrar en los vericuetos de los juicios y descalificaciones tan sólo abonamos a empoderar el poder psicópata de los cárteles, debemos dar un mensaje de unidad en la lucha contra el narcotráfico en vez de polarizarnos en trivialidades con sesgo de interés político.

Estos relatos donde la violencia de los cárteles ha mostrado su poder sobre el estado de derecho ha sido una constante en varias décadas, el fenómeno del crimen tiene sus raíces en las injusticias sociales con las que se ha lacerado a una gran mayoría a vivir en condiciones de pobreza, exclusión y negación de oportunidades básicas de vida digna. Allí es dónde tendríamos que focalizar las fuerzas para vencer a un Leviatán que creció al amparo de gobiernos, políticos y empresarios corruptos. Su señorío con el que actúa esta metástasis del narco nos muestra que aún no se ha desmembrado su red de complicidad que se entretejió en años, es irresponsable dar un juicio sin la justa dimensión fenomenológica de un monstruo llamado narcopoder.

La Iglesia por su parte seguirá firme en realizar acciones de fondo a dicha problemática social, continuaremos acompañando y generando acciones pastorales que aporten reconciliación, inclusión, justicia y paz social. Insistimos en la necesidad de replantear el sistema educativo desde las coordenadas de la reconstrucción del tejido social, incluyendo la disciplina scout y talleres terapéuticos como materias base en educación básica y media superior, las cuales podrían consolidar un relevo generacional para una nueva ciudadanía en la restauración nacional.

Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

Mc. 3,24

Ante los acontecimientos lamentables de Culiacán, la Iglesia se conduele por la psicosis social ocasionada por la violencia cobarde del narcotráfico que al verse rebasada por nuestras fuerzas armadas optaron por el deplorable terrorismo.

Se han vertido una serie de conjeturas y juicios, pero como Iglesia no podemos permitirnos desplazar el problema medular del fenómeno del narcotráfico. Provocar la enemistad de opinión pública sin un respeto a nuestras instituciones que están emprendiendo la pacificación nacional es auto mutilarnos.

Por sentido común, la violencia terrorista desleal e infausta fue claramente la estrategia desesperada del crimen organizado para la liberación de dos de sus máximos cabecillas; sería ilógico pensar que ante tal beligerancia de dicho cártel de Sinaloa hubiera una treta confabulada con el gobierno. Sin embargo, de nuestra parte hemos de exigir una mayor inteligencia militar en las capturas, pero esto no puede ser motivo para desvalorizar la honesta intención de realizar la captura de los capos más buscados.

Si damos fuerza a la polarización seremos más vulnerables, en estos precisos momentos la unidad nacional contra el narcotráfico debe alentarnos a enarbolar un frente común que ponga todos los medios necesarios y estar en una constante exigencia cívica positiva para que el gobierno realice acciones de inteligencia más eficaces. Dividirnos y entrar en los vericuetos de los juicios y descalificaciones tan sólo abonamos a empoderar el poder psicópata de los cárteles, debemos dar un mensaje de unidad en la lucha contra el narcotráfico en vez de polarizarnos en trivialidades con sesgo de interés político.

Estos relatos donde la violencia de los cárteles ha mostrado su poder sobre el estado de derecho ha sido una constante en varias décadas, el fenómeno del crimen tiene sus raíces en las injusticias sociales con las que se ha lacerado a una gran mayoría a vivir en condiciones de pobreza, exclusión y negación de oportunidades básicas de vida digna. Allí es dónde tendríamos que focalizar las fuerzas para vencer a un Leviatán que creció al amparo de gobiernos, políticos y empresarios corruptos. Su señorío con el que actúa esta metástasis del narco nos muestra que aún no se ha desmembrado su red de complicidad que se entretejió en años, es irresponsable dar un juicio sin la justa dimensión fenomenológica de un monstruo llamado narcopoder.

La Iglesia por su parte seguirá firme en realizar acciones de fondo a dicha problemática social, continuaremos acompañando y generando acciones pastorales que aporten reconciliación, inclusión, justicia y paz social. Insistimos en la necesidad de replantear el sistema educativo desde las coordenadas de la reconstrucción del tejido social, incluyendo la disciplina scout y talleres terapéuticos como materias base en educación básica y media superior, las cuales podrían consolidar un relevo generacional para una nueva ciudadanía en la restauración nacional.

Local

Se pondrá fin a la mafia en SAPAC: Urióstegui

Reconoce el alcalde electo la existencia de un grupo corrupto que maneja el sistema de agua potable y al que enfrentará desde el 1 de enero

Local

Se pide reforzar medidas contra Covid-19; aumentan decesos

El Ayuntamiento de Cuernavaca a través del CMCC-19 es a incrementar las medidas sanitarias para evitar contagios, ya que aunque hay una leve baja los fallecimientos aumentaron

Local

Vacunación para diez municipios de Morelos

Se aplicarán primeras dosis a jóvenes de 18 años y se completarán esquemas para mayores

Seguridad

Se aplaza audiencia de exdiputado morelense acusado de violación

Un juez le concedió al exlegislador salir de Atlacholoaya para asistir al funeral de su hermana; sin embargo, deberá regresar a prisión preventiva

Local

UAEM gestiona vacunas para menores de 18 años

El rector de la UAEM destacó que hará la propuesta al coordinador del programa de vacunación contra el Covid-19 y al delegado de Bienestar

Local

Autoridades deben garantizar cambio de identidad de género

La siguiente acción a emprender es retomar las mesas de trabajo con autoridades del Registro Civil, activistas de la comunidad LGBT+

Local

Comisariados ejidales son olvidados por las autoridades

Los representantes de Santa María Ahuacatitlán, Tetetela del Monte, Chapultepec y Ocotepec piden apoyo ante las problemáticas que enfrentan sus comunidades

Local

Cuauhtémoc Blanco promete reparar calles de Cuernavaca

El gobernador de Morelos recorrió distintas vialidades de la capital morelense que requieren ser intervenidas

Seguridad

Afectaciones por lluvias persisten en zona de la Laguna Seca

Las personas ahora tienen que enfrentarse a la propagación del dengue en el área debido a las aguas estancadas