/ lunes 18 de mayo de 2020

Ojos que no ven, problemas que no se atienden

La crisis por COVID se agudiza por la existencia de otra crisis subyacente, la del cambio climático antropogénico. Aunque no lo parezca a simple vista, las dos crisis están íntimamente relacionadas y si no se atienden de manera simultánea no vamos a poder recuperarnos en generaciones.

Desafortunadamente, muy pocos líderes en el mundo ven esta correlación y entienden que mientras no se mitiguen los efectos del cambio climático antropogénico no se van a poder generar las condiciones mínimas de alivio de la pobreza y, que mientras haya pobreza y desigualdad, no se podrá evitar la transmisión del coronavirus con su cuota de enfermedad y muerte. Y lo estamos viviendo hoy aquí, en Morelos y en México.

La falta de condiciones mínimas para el desarrollo humano impide que prácticamente la mitad de nuestra población pueda respetar el aislamiento domiciliario que nos ha llevado a ser el cuarto país en el mundo con mayor número de casos confirmados de COVID19. Sociedades más equitativas que cuentan con instituciones de soporte como seguro de desempleo o donde no se tolera el empleo informal han podido canalizar de manera eficiente recursos para ese fin. El problema inmediato se podrá paliar mediante programas emergentes de gobierno pero hay algo que me preocupa más y es que la gente no acepta ni el cambio climático antropogénico ni el coronavirus y esto es por una característica común, su invisibilidad.

El conocimiento que tenemos de estos fenómenos proviene de la aplicación del método científico que permite entender y predecir un fenómeno sin necesidad de verlo o sentirlo sino a través del análisis de datos. Los datos que tenemos son abundantes y robustos, han sido analizados miles de veces por miles de científicos en el mundo y todos llegan a la misma conclusión. Los fenómenos son reales y son de extrema gravedad.

Pero para poder entender datos es necesario un mínimo de educación científica y la respuesta social nos deja claro que hemos fallado en eso. La sociedad carece de las herramientas intelectuales mínimas indispensables para aceptar evidencia conceptual, es decir, aceptar algo que no puede ser verificado sensorialmente. Por eso la gente usa el verbo creer cuando se enfrenta a estas situaciones, las adjudica al territorio de la fe y no al del razonamiento.

Con lo grave que es, la situación sería medianamente atendible si esta condición no fuera compartida también por los líderes. Estamos viendo no solo en México sino en otros países también que se están tomando decisiones en contra de la evidencia científica. En lugar de impulsar la transición a energías limpias para el cuidado del medio ambiente se privilegia el uso de combustibles fósiles. En lugar de reforzar las medidas preventivas se insiste en abrir la actividad comercial en lo más álgido del contagio del coronavirus. En lugar de incrementar el presupuesto para la investigación científica se limita y se condiciona.

Se ha destacado en la prensa lo bien que está atendiendo Alemania, entro otros pocos países, la crisis por COVID19. Las decisiones de anteponer la salud de sus ciudadanos a la economía, de canalizar recursos para permitir a la población quedarse en casa, de realizar pruebas diagnósticas de forma masiva para detectar enfermos asintomáticos, todas se basan en la correcta interpretación de los datos. Y la clave para este buen desempeño proviene, sin duda, del hecho que su premier Ángela Merkel tiene formación científica. Seguramente es por esta misma razón que Alemania es líder en la implantación de medidas para abatir el cambio climático.

La confianza que tiene nuestra sociedad en los científicos es limitada, sin embargo todavía estamos a tiempo de convencer antes de imponer la aplicación de medidas preventivas. Por esa razón no nos cansaremos de dar datos esperando que poco a poco, tanto los líderes como los ciudadanos, acepten la gravedad de las crisis en las que estamos inmersos así como la relevancia de las soluciones que se presentan.


Información adicional de éste y otros temas de interés visiten http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

La crisis por COVID se agudiza por la existencia de otra crisis subyacente, la del cambio climático antropogénico. Aunque no lo parezca a simple vista, las dos crisis están íntimamente relacionadas y si no se atienden de manera simultánea no vamos a poder recuperarnos en generaciones.

Desafortunadamente, muy pocos líderes en el mundo ven esta correlación y entienden que mientras no se mitiguen los efectos del cambio climático antropogénico no se van a poder generar las condiciones mínimas de alivio de la pobreza y, que mientras haya pobreza y desigualdad, no se podrá evitar la transmisión del coronavirus con su cuota de enfermedad y muerte. Y lo estamos viviendo hoy aquí, en Morelos y en México.

La falta de condiciones mínimas para el desarrollo humano impide que prácticamente la mitad de nuestra población pueda respetar el aislamiento domiciliario que nos ha llevado a ser el cuarto país en el mundo con mayor número de casos confirmados de COVID19. Sociedades más equitativas que cuentan con instituciones de soporte como seguro de desempleo o donde no se tolera el empleo informal han podido canalizar de manera eficiente recursos para ese fin. El problema inmediato se podrá paliar mediante programas emergentes de gobierno pero hay algo que me preocupa más y es que la gente no acepta ni el cambio climático antropogénico ni el coronavirus y esto es por una característica común, su invisibilidad.

El conocimiento que tenemos de estos fenómenos proviene de la aplicación del método científico que permite entender y predecir un fenómeno sin necesidad de verlo o sentirlo sino a través del análisis de datos. Los datos que tenemos son abundantes y robustos, han sido analizados miles de veces por miles de científicos en el mundo y todos llegan a la misma conclusión. Los fenómenos son reales y son de extrema gravedad.

Pero para poder entender datos es necesario un mínimo de educación científica y la respuesta social nos deja claro que hemos fallado en eso. La sociedad carece de las herramientas intelectuales mínimas indispensables para aceptar evidencia conceptual, es decir, aceptar algo que no puede ser verificado sensorialmente. Por eso la gente usa el verbo creer cuando se enfrenta a estas situaciones, las adjudica al territorio de la fe y no al del razonamiento.

Con lo grave que es, la situación sería medianamente atendible si esta condición no fuera compartida también por los líderes. Estamos viendo no solo en México sino en otros países también que se están tomando decisiones en contra de la evidencia científica. En lugar de impulsar la transición a energías limpias para el cuidado del medio ambiente se privilegia el uso de combustibles fósiles. En lugar de reforzar las medidas preventivas se insiste en abrir la actividad comercial en lo más álgido del contagio del coronavirus. En lugar de incrementar el presupuesto para la investigación científica se limita y se condiciona.

Se ha destacado en la prensa lo bien que está atendiendo Alemania, entro otros pocos países, la crisis por COVID19. Las decisiones de anteponer la salud de sus ciudadanos a la economía, de canalizar recursos para permitir a la población quedarse en casa, de realizar pruebas diagnósticas de forma masiva para detectar enfermos asintomáticos, todas se basan en la correcta interpretación de los datos. Y la clave para este buen desempeño proviene, sin duda, del hecho que su premier Ángela Merkel tiene formación científica. Seguramente es por esta misma razón que Alemania es líder en la implantación de medidas para abatir el cambio climático.

La confianza que tiene nuestra sociedad en los científicos es limitada, sin embargo todavía estamos a tiempo de convencer antes de imponer la aplicación de medidas preventivas. Por esa razón no nos cansaremos de dar datos esperando que poco a poco, tanto los líderes como los ciudadanos, acepten la gravedad de las crisis en las que estamos inmersos así como la relevancia de las soluciones que se presentan.


Información adicional de éste y otros temas de interés visiten http://reivindicandoapluton.blogspot.mx

domingo 02 de agosto de 2020

Las otras crisis

domingo 26 de julio de 2020

La respuesta de la ciencia

domingo 19 de julio de 2020

Demasiado pedir

domingo 12 de julio de 2020

Cinco decisiones clave

domingo 05 de julio de 2020

El desastre que viene

domingo 28 de junio de 2020

El enemigo silencioso

domingo 14 de junio de 2020

Resistencia ante la persistencia

domingo 07 de junio de 2020

Una segunda oportunidad

domingo 31 de mayo de 2020

La encrucijada

Cargar Más