/ martes 16 de junio de 2020

Megalópolis, Morelos y el caos

Les pareció una buena idea al principio, según asegura el secretario Marco Antonio Cantú Cuevas, una megalópolis y un semáforo epidemiológico. Pero la jefa de gobierno de la CDMX determinó que el semáforo de la megalópolis debiera estar en naranja, y lo movió hacia ese tono mientras las condiciones en Morelos mantienen a la entidad “en alerta máxima”. Entonces el gobierno de Morelos dejó de creer en el semaforito de la megalópolis y determinó seguir la señalización federal que supone un Morelos en rojo y por lo mismo con suspensión de todas las actividades no esenciales.

En su conferencia de prensa de este martes, el titular de salud de Morelos reitera, como ha hecho todos los días, que Morelos está en esa “alerta máxima” que, dicho sea de paso, ya se brincó el cabildo de un municipio, Cuautla, que deja a la responsabilidad de sus residentes y visitantes el cuidarse. Pocas horas antes de la sesión con medios de comunicación, el cabildo había votado terminar con el confinamiento y permitir que los negocios locales abrieran nuevamente aunque solo con el 50% de su aforo regular; lo que significa un abierto desacato al semáforo rojo y con ello a las políticas de salud implementadas por los gobiernos federal y estatal.

Pero Cantú Cuevas parece enterarse muy tarde (aunque desde el lunes se había planteado ya la reapertura de actividades no esenciales en Cuautla), y en su salida a medios sólo refirió a que seguimos en semáforo rojo por lo que las actividades no esenciales deben seguir suspendidas, y tocaría a los municipios establecer sanciones a quienes no cumplan, “si hay que aplicar alguna sanción tendrán que ser ellos, junto con su cabildo los que determinen”. La reacción podría ser corregida, con base en lo que han venido repitiendo el secretario y el gobernador, Cuauhtémoc Blanco, en las próximas horas, pero no parece que vaya a existir una modificación profunda a la actitud que ha mostrado el gobierno estatal frente a las determinaciones de Cuautla respecto a la apertura de sus negocios.

Por la mañana el gobernador había hecho “un llamado a la ciudadanía a mantener las medidas preventivas para mitigar la propagación del SARS-COV-2, y realizar un esfuerzo quedándose en casa, ya que en esta fase tres de la pandemia por el COVID-19 Morelos permanece en semáforo rojo y aún no es tiempo de salir”, pero Cuautla no hizo caso. Probablemente no se enteraron, igual que seguro el gobierno estatal se enteró demasiado tarde de la determinación del cabildo; o a lo mejor a ninguno interesa demasiado el tema, lo cierto es que los hechos evidencian la ruptura en la comunicación entre dos niveles de gobierno en un momento en que, afirma el secretario de salud, “los morelenses debemos estar unidos todos, demostrar que somos un sólo estado”.

Probablemente el asunto es que el tiempo en el gobierno pasa a una velocidad tristemente diferente. “Quedan pendientes… de un tema que está surgiendo y que si usted lo permite el día de mañana esta mesa estaría fijando una posición”, dijo el vocero al concluir la conferencia y pausar la respuesta a las preguntas múltiples sobre Cuautla.


@martinellito

dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

Les pareció una buena idea al principio, según asegura el secretario Marco Antonio Cantú Cuevas, una megalópolis y un semáforo epidemiológico. Pero la jefa de gobierno de la CDMX determinó que el semáforo de la megalópolis debiera estar en naranja, y lo movió hacia ese tono mientras las condiciones en Morelos mantienen a la entidad “en alerta máxima”. Entonces el gobierno de Morelos dejó de creer en el semaforito de la megalópolis y determinó seguir la señalización federal que supone un Morelos en rojo y por lo mismo con suspensión de todas las actividades no esenciales.

En su conferencia de prensa de este martes, el titular de salud de Morelos reitera, como ha hecho todos los días, que Morelos está en esa “alerta máxima” que, dicho sea de paso, ya se brincó el cabildo de un municipio, Cuautla, que deja a la responsabilidad de sus residentes y visitantes el cuidarse. Pocas horas antes de la sesión con medios de comunicación, el cabildo había votado terminar con el confinamiento y permitir que los negocios locales abrieran nuevamente aunque solo con el 50% de su aforo regular; lo que significa un abierto desacato al semáforo rojo y con ello a las políticas de salud implementadas por los gobiernos federal y estatal.

Pero Cantú Cuevas parece enterarse muy tarde (aunque desde el lunes se había planteado ya la reapertura de actividades no esenciales en Cuautla), y en su salida a medios sólo refirió a que seguimos en semáforo rojo por lo que las actividades no esenciales deben seguir suspendidas, y tocaría a los municipios establecer sanciones a quienes no cumplan, “si hay que aplicar alguna sanción tendrán que ser ellos, junto con su cabildo los que determinen”. La reacción podría ser corregida, con base en lo que han venido repitiendo el secretario y el gobernador, Cuauhtémoc Blanco, en las próximas horas, pero no parece que vaya a existir una modificación profunda a la actitud que ha mostrado el gobierno estatal frente a las determinaciones de Cuautla respecto a la apertura de sus negocios.

Por la mañana el gobernador había hecho “un llamado a la ciudadanía a mantener las medidas preventivas para mitigar la propagación del SARS-COV-2, y realizar un esfuerzo quedándose en casa, ya que en esta fase tres de la pandemia por el COVID-19 Morelos permanece en semáforo rojo y aún no es tiempo de salir”, pero Cuautla no hizo caso. Probablemente no se enteraron, igual que seguro el gobierno estatal se enteró demasiado tarde de la determinación del cabildo; o a lo mejor a ninguno interesa demasiado el tema, lo cierto es que los hechos evidencian la ruptura en la comunicación entre dos niveles de gobierno en un momento en que, afirma el secretario de salud, “los morelenses debemos estar unidos todos, demostrar que somos un sólo estado”.

Probablemente el asunto es que el tiempo en el gobierno pasa a una velocidad tristemente diferente. “Quedan pendientes… de un tema que está surgiendo y que si usted lo permite el día de mañana esta mesa estaría fijando una posición”, dijo el vocero al concluir la conferencia y pausar la respuesta a las preguntas múltiples sobre Cuautla.


@martinellito

dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

jueves 02 de julio de 2020

El peligroso cóctel

miércoles 01 de julio de 2020

Víctimas de sus pleitos

martes 30 de junio de 2020

La semana Villalobos

lunes 29 de junio de 2020

Desobedientes

domingo 28 de junio de 2020

Economía sin futbol...

jueves 25 de junio de 2020

Cuernavaca y sus crisis

miércoles 24 de junio de 2020

Inoperante bloque opositor

martes 23 de junio de 2020

Rabín en Gobernación...

lunes 22 de junio de 2020

Ojeda: control de daños

domingo 21 de junio de 2020

La peligrosa reapertura

Cargar Más