Daniel Martínez

  / martes 12 de junio de 2018

¿Matando la incertidumbre?

En cualquier encuesta de preferencias electorales hay una especie de bloque de incertidumbres que puede ser mayor o menos según lo sean el número de indecisos, el de quienes podrían cambiar su voto entre el momento de la medición y quienes rechazan participar en el ejercicio. Este bloque de incertidumbres aún permite dudar del triunfo en el plano nacional de Andrés Manuel López Obrador, a pesar de la enorme ventaja que parece llevar, en tanto el total de incertidumbres es mayor que la diferencia entre primero y segundo lugares.


Probablemente la encuesta mejor presentada hasta ahora sea la que Coparmex y la Fundación Este País, encargaron a IPSOS y Berumen, y que fue presentada ayer por el organismo empresarial. Decimos ello porque es la que mejor calcula los grados de incertidumbre que permiten a los pronosticadores, que no a las encuestadoras, hacer lo suyo. Es justo con base en estos niveles de incertidumbre como de diseñan escenarios. Así, puede suponerse que si bien hay probabilidades de que Andrés Manuel López Obrador gane la elección, aún falta para cantarlo como un dato seguro. De hecho, la apuesta de muchos actores de la iniciativa privada y grupos políticos por candidatos diversos, si se decantan en las últimas dos semanas por una de las alternativas ofrecidas, Ricardo Anaya o José Antonio Meade, podría arruinar la fiesta de quienes en Morena cantan una muy anticipada victoria.


Eso no quita que, muy probablemente, Morena será la primera fuerza política del país, seguida por Acción Nacional y el Revolucionario Institucional; mientras que el PRD mantendría niveles de votación más cercanos al Partido del Trabajo que a sus rivales tradicionales, así pegó el cisma al del Sol Azteca. Así, el Congreso de la Unión podría construir una mayoría de izquierda, aunque no necesariamente afín a López Obrador en todos los sentidos, lo que debe tranquilizar a muchos que hoy temen por la instalación de un presidencialismo autoritario con el aval del Congreso, riesgo detectado en algunos de los discursos del candidato de Morena-PT-PES.


Los empresarios pueden respirar un poco más tranquilos porque la encuesta les enseña que mucho pueden hacer aún para lograr un escenario de menor riesgo para sus negocios, proyectos de inversión y fuentes de empleo; pero eso pasa por hacer crecer no sólo a otro candidato a la presidencia, sino por el fortalecimiento de candidatos no afines al lopezobradorismo en el Congreso de la Unión, aparentemente, ese será su próximo paso.


En donde la encuesta de Coparmex debió provocar más alarma fue en Morelos. En el apartado de contiendas por la gubernatura, el candidato de Morena-PT-PES, Cuauhtémoc Blanco Bravo, mantendría una ventaja de 14.1 por ciento sobre su más cercano perseguidor, que se mantiene en la figura de Víctor Caballero Solano. No sólo eso, la suma de quienes no han decidido su voto 10.3 por ciento, y quienes no votarían por ninguno de los candidatos, 4.3 por ciento, apenas es medio punto superior a la distancia entre el primero y el segundo lugar. Aún más definitivo podría ser el que en las series históricas de las encuestas de diversas empresas, ninguno de los rivales de Blanco Bravo ha sido capaz de rebasar la línea del 20 por ciento en la intención de voto, acaso Caballero Solano se mantiene en el mismo nivel casi desde el inicio de la contienda. Por cierto, de acuerdo con la encuesta de Coparmex, en este momento en Morelos, Nueva Alianza y el Humanista habrían perdido el registro, y el Verde Ecologista estaría en el límite para mantenerlo.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

En cualquier encuesta de preferencias electorales hay una especie de bloque de incertidumbres que puede ser mayor o menos según lo sean el número de indecisos, el de quienes podrían cambiar su voto entre el momento de la medición y quienes rechazan participar en el ejercicio. Este bloque de incertidumbres aún permite dudar del triunfo en el plano nacional de Andrés Manuel López Obrador, a pesar de la enorme ventaja que parece llevar, en tanto el total de incertidumbres es mayor que la diferencia entre primero y segundo lugares.


Probablemente la encuesta mejor presentada hasta ahora sea la que Coparmex y la Fundación Este País, encargaron a IPSOS y Berumen, y que fue presentada ayer por el organismo empresarial. Decimos ello porque es la que mejor calcula los grados de incertidumbre que permiten a los pronosticadores, que no a las encuestadoras, hacer lo suyo. Es justo con base en estos niveles de incertidumbre como de diseñan escenarios. Así, puede suponerse que si bien hay probabilidades de que Andrés Manuel López Obrador gane la elección, aún falta para cantarlo como un dato seguro. De hecho, la apuesta de muchos actores de la iniciativa privada y grupos políticos por candidatos diversos, si se decantan en las últimas dos semanas por una de las alternativas ofrecidas, Ricardo Anaya o José Antonio Meade, podría arruinar la fiesta de quienes en Morena cantan una muy anticipada victoria.


Eso no quita que, muy probablemente, Morena será la primera fuerza política del país, seguida por Acción Nacional y el Revolucionario Institucional; mientras que el PRD mantendría niveles de votación más cercanos al Partido del Trabajo que a sus rivales tradicionales, así pegó el cisma al del Sol Azteca. Así, el Congreso de la Unión podría construir una mayoría de izquierda, aunque no necesariamente afín a López Obrador en todos los sentidos, lo que debe tranquilizar a muchos que hoy temen por la instalación de un presidencialismo autoritario con el aval del Congreso, riesgo detectado en algunos de los discursos del candidato de Morena-PT-PES.


Los empresarios pueden respirar un poco más tranquilos porque la encuesta les enseña que mucho pueden hacer aún para lograr un escenario de menor riesgo para sus negocios, proyectos de inversión y fuentes de empleo; pero eso pasa por hacer crecer no sólo a otro candidato a la presidencia, sino por el fortalecimiento de candidatos no afines al lopezobradorismo en el Congreso de la Unión, aparentemente, ese será su próximo paso.


En donde la encuesta de Coparmex debió provocar más alarma fue en Morelos. En el apartado de contiendas por la gubernatura, el candidato de Morena-PT-PES, Cuauhtémoc Blanco Bravo, mantendría una ventaja de 14.1 por ciento sobre su más cercano perseguidor, que se mantiene en la figura de Víctor Caballero Solano. No sólo eso, la suma de quienes no han decidido su voto 10.3 por ciento, y quienes no votarían por ninguno de los candidatos, 4.3 por ciento, apenas es medio punto superior a la distancia entre el primero y el segundo lugar. Aún más definitivo podría ser el que en las series históricas de las encuestas de diversas empresas, ninguno de los rivales de Blanco Bravo ha sido capaz de rebasar la línea del 20 por ciento en la intención de voto, acaso Caballero Solano se mantiene en el mismo nivel casi desde el inicio de la contienda. Por cierto, de acuerdo con la encuesta de Coparmex, en este momento en Morelos, Nueva Alianza y el Humanista habrían perdido el registro, y el Verde Ecologista estaría en el límite para mantenerlo.


Twitter: @martinellito

Correo electrónico: dmartinez@elsoldecuernavaca.com.mx

miércoles 20 de junio de 2018

Candidatos y fake news…

miércoles 20 de junio de 2018

La alianza para defender el voto…

lunes 18 de junio de 2018

Civilidad y polarización…

jueves 14 de junio de 2018

Los ausentes en las campañas…

martes 12 de junio de 2018

¿Matando la incertidumbre?

lunes 11 de junio de 2018

Seguimos esperando al 7up….

jueves 07 de junio de 2018

Días del Periodista…

Cargar Más