/ sábado 23 de mayo de 2020

Los tamales en tiempos de pandemia

Siempre han estado ahí, fieles y bien puestos para responder ante cualquier urgencia o antojo. Incluso menospreciados ante su simpleza y practicidad.

Sin embargo en tiempos de pandemia han permanecido heroicos y cada día se visibilizan más: son los tradicionales tamales que nos esperan -ahora- afuera de las tiendas de conveniencia.

En particular en Cuernavaca, los Tamales de Castro no han parado para seguir ofreciendo los Oaxaqueños pero además con una carta que oferta variedad y sabores diferentes.

Los oaxaqueños, antes solo de mole rojo o verde, ahora también son hawaianos, de rajas con queso, verdes con costilla, adobo de cerdo, frijoles con queso, y también otros de sabor dulce.

Todos con buen sabor y la tradición de años de prepararlos, me parece que en la colonia Alta Vista desde donde se distribuyen a todo el estado.

Antes los tamales eran por la mañana pero ahora las restricciones sanitarias que prácticamente cancelaron cualquier actividad no esencial, los han orillado a consolidar su horario nocturno y sus puntos de venta en otro de los sistemas más efectivos: los oxxos.

Los tamales también permanecen resistiéndose a la cuarentena en las colonias y los municipios, donde familias enteras se dedican a elaborar los más tradicionales de rojo, de verde, de rajas con queso, de dulce y de piña.

Como siempre, además de la recomendación les hago la invitación a ayudar a quienes dependen de la elaboración de alimentos y de paso, disfrutar de la gastronomía mexicana.

Siempre han estado ahí, fieles y bien puestos para responder ante cualquier urgencia o antojo. Incluso menospreciados ante su simpleza y practicidad.

Sin embargo en tiempos de pandemia han permanecido heroicos y cada día se visibilizan más: son los tradicionales tamales que nos esperan -ahora- afuera de las tiendas de conveniencia.

En particular en Cuernavaca, los Tamales de Castro no han parado para seguir ofreciendo los Oaxaqueños pero además con una carta que oferta variedad y sabores diferentes.

Los oaxaqueños, antes solo de mole rojo o verde, ahora también son hawaianos, de rajas con queso, verdes con costilla, adobo de cerdo, frijoles con queso, y también otros de sabor dulce.

Todos con buen sabor y la tradición de años de prepararlos, me parece que en la colonia Alta Vista desde donde se distribuyen a todo el estado.

Antes los tamales eran por la mañana pero ahora las restricciones sanitarias que prácticamente cancelaron cualquier actividad no esencial, los han orillado a consolidar su horario nocturno y sus puntos de venta en otro de los sistemas más efectivos: los oxxos.

Los tamales también permanecen resistiéndose a la cuarentena en las colonias y los municipios, donde familias enteras se dedican a elaborar los más tradicionales de rojo, de verde, de rajas con queso, de dulce y de piña.

Como siempre, además de la recomendación les hago la invitación a ayudar a quienes dependen de la elaboración de alimentos y de paso, disfrutar de la gastronomía mexicana.

sábado 23 de mayo de 2020

Los tamales en tiempos de pandemia

sábado 02 de mayo de 2020

Mike era encanador

sábado 25 de abril de 2020

El desierto que nos trajo el coronavirus

sábado 18 de abril de 2020

Los de cabeza de el Morenito

sábado 11 de abril de 2020

Las papas del Coronavirus

sábado 04 de abril de 2020

#Conlaschelasno

sábado 28 de marzo de 2020

Los de la Vía

Cargar Más