/ lunes 2 de noviembre de 2020

La oposición de la clase media

Los regímenes políticos que se fueron desarrollando tras la “ruptura moderna” del antiguo orden, es decir, las llamadas democracias indirectas, se han caracterizado por garantizar determinados derechos y libertades a todos sus miembros, quienes a su vez periódicamente eligen a sus gobernantes dentro de un marco de elecciones incluyentes, libres y competitivas.

En contraste con lo que usualmente se piensa, las formas actuales de gobierno no son la aplicación a una escala mayor de la democracia clásica que existió en Grecia, sino más bien un sistema distinto. Quienes diseñaron las actuales formas de gobierno se preocuparon por señalar claramente esta distinción, aunque remarcando que la democracia moderna era mucho mejor que la inventada por los griegos. Si la idea central de la democracia clásica era la de erigirse en gobierno del pueblo o autogobierno, como su nombre lo indica, las nuevas formas políticas se basaron centralmente en la idea de representación a la hora de diseñar sus instituciones políticas.

Las actuales democracias establecieron un cambio fundamental respecto a los dos pilares centrales de la forma clásica: la Asamblea como instancia donde se reunía el pueblo para tomar decisiones y la selección de las personas que ocupaban los cargos de gobierno por medio del sorteo. En su lugar fueron reemplazados por otros dos instrumentos: los partidos políticos y las elecciones periódicas. Es durante este pasaje que la idea de participación directa dio lugar a la de representación como concepto central en el proceso de legitimación política.

La representación política se consolidó sobre la base de dos instituciones, las elecciones y los partidos políticos, operando de distintas formas en el tiempo: con base a los partidos de notables durante la segunda mitad del siglo XIX caracterizados por el vínculo personal entre los representantes y los representados y con base a los partidos de masas durante la primera mitad del siglo XX caracterizados por el fuerte anclaje en la sociedad y la representación de intereses.

Sin embargo, esta idea ha ido perdiendo legitimidad y ha entrado en crisis. En la nueva situación que se plantea, desaparecen las relaciones que permitieron durante años la representación: ya no hay sujetos o grupos sociales más o menos homogéneos y permanentes que puedan entrar en el juego homológico antes descrito. La representación tuvo un buen desempeño en el modelo parlamentario y en el modelo de masas, debido a que las características sociopolíticas sobre las que ambos se asentaban lo posibilitaban: ciudadanía restringida en un caso y una sociedad que permitía la constitución de identidades bastante permanentes, en el otro.

Ahora bien, el actual desencantamiento con la política no lleva necesariamente a una crisis de legitimidad de los regímenes democráticos. En los últimos tiempos, la literatura sobre democracia y actitudes políticas ha destacado la propagación de un fenómeno que caracteriza tanto a las nuevas democracias como a las ya establecidas: la legitimidad del régimen democrático convive con una creciente crítica hacia la política en general y hacia las instituciones de la democracia representativa en particular. Esta creciente crítica hacia la política ha sido frecuentemente asociada a una pérdida de legitimidad y confianza hacia las instituciones medulares de la democracia representativa (partidos políticos y parlamentos) y de las personas que las conforman (actores políticos en general).

La crisis de la representación política entendida como el proceso por el cual los espectadores-representados ya no se sienten más identificados con los actores-representantes ha dado lugar al surgimiento de un nuevo tipo de representación en la que la opinión pública es el elemento central.

La evolución política de las sociedades occidentales, desde la democracia clásica hasta el nacimiento de las actuales formas representativas, el funcionamiento real de las instituciones representativas a partir de tres modelos sucesivos de política: el modelo parlamentario, el modelo de masas y el modelo electoral y, el funcionamiento actual de la democracia representativa y la sensación de crisis que la afecta han derivado en la coyuntura crítica que está construyéndose en México.

En 2021, las oposiciones no sólo surgirán, sino ya están aquí y ahora mismo insurrecciones sociales que votarán (muy probablemente) por la oposición y no necesariamente por los partidos de oposición.

La organización social (que muestra FRENA, por ejemplo) es la expresión de las clases medias inconformes con el estado de cosas que, mantiene muy desconcertada a la administración del presidente, López Obrador quien no sólo no dispone de instrumentos de gobierno para gestionar las diversas crisis, además, no sabe qué hacer ante esa disidencia que, es regional y nacional y a la que teme (históricamente) la élite política, porque representa el corazón de la economía, la sociedad y la política del mosaico que es México, un país que no cabe en un solo hombre.


Facebook: Daniel Adame Osorio

Instagram: @danieladameosorio

Twitter: @Danieldao1

Los regímenes políticos que se fueron desarrollando tras la “ruptura moderna” del antiguo orden, es decir, las llamadas democracias indirectas, se han caracterizado por garantizar determinados derechos y libertades a todos sus miembros, quienes a su vez periódicamente eligen a sus gobernantes dentro de un marco de elecciones incluyentes, libres y competitivas.

En contraste con lo que usualmente se piensa, las formas actuales de gobierno no son la aplicación a una escala mayor de la democracia clásica que existió en Grecia, sino más bien un sistema distinto. Quienes diseñaron las actuales formas de gobierno se preocuparon por señalar claramente esta distinción, aunque remarcando que la democracia moderna era mucho mejor que la inventada por los griegos. Si la idea central de la democracia clásica era la de erigirse en gobierno del pueblo o autogobierno, como su nombre lo indica, las nuevas formas políticas se basaron centralmente en la idea de representación a la hora de diseñar sus instituciones políticas.

Las actuales democracias establecieron un cambio fundamental respecto a los dos pilares centrales de la forma clásica: la Asamblea como instancia donde se reunía el pueblo para tomar decisiones y la selección de las personas que ocupaban los cargos de gobierno por medio del sorteo. En su lugar fueron reemplazados por otros dos instrumentos: los partidos políticos y las elecciones periódicas. Es durante este pasaje que la idea de participación directa dio lugar a la de representación como concepto central en el proceso de legitimación política.

La representación política se consolidó sobre la base de dos instituciones, las elecciones y los partidos políticos, operando de distintas formas en el tiempo: con base a los partidos de notables durante la segunda mitad del siglo XIX caracterizados por el vínculo personal entre los representantes y los representados y con base a los partidos de masas durante la primera mitad del siglo XX caracterizados por el fuerte anclaje en la sociedad y la representación de intereses.

Sin embargo, esta idea ha ido perdiendo legitimidad y ha entrado en crisis. En la nueva situación que se plantea, desaparecen las relaciones que permitieron durante años la representación: ya no hay sujetos o grupos sociales más o menos homogéneos y permanentes que puedan entrar en el juego homológico antes descrito. La representación tuvo un buen desempeño en el modelo parlamentario y en el modelo de masas, debido a que las características sociopolíticas sobre las que ambos se asentaban lo posibilitaban: ciudadanía restringida en un caso y una sociedad que permitía la constitución de identidades bastante permanentes, en el otro.

Ahora bien, el actual desencantamiento con la política no lleva necesariamente a una crisis de legitimidad de los regímenes democráticos. En los últimos tiempos, la literatura sobre democracia y actitudes políticas ha destacado la propagación de un fenómeno que caracteriza tanto a las nuevas democracias como a las ya establecidas: la legitimidad del régimen democrático convive con una creciente crítica hacia la política en general y hacia las instituciones de la democracia representativa en particular. Esta creciente crítica hacia la política ha sido frecuentemente asociada a una pérdida de legitimidad y confianza hacia las instituciones medulares de la democracia representativa (partidos políticos y parlamentos) y de las personas que las conforman (actores políticos en general).

La crisis de la representación política entendida como el proceso por el cual los espectadores-representados ya no se sienten más identificados con los actores-representantes ha dado lugar al surgimiento de un nuevo tipo de representación en la que la opinión pública es el elemento central.

La evolución política de las sociedades occidentales, desde la democracia clásica hasta el nacimiento de las actuales formas representativas, el funcionamiento real de las instituciones representativas a partir de tres modelos sucesivos de política: el modelo parlamentario, el modelo de masas y el modelo electoral y, el funcionamiento actual de la democracia representativa y la sensación de crisis que la afecta han derivado en la coyuntura crítica que está construyéndose en México.

En 2021, las oposiciones no sólo surgirán, sino ya están aquí y ahora mismo insurrecciones sociales que votarán (muy probablemente) por la oposición y no necesariamente por los partidos de oposición.

La organización social (que muestra FRENA, por ejemplo) es la expresión de las clases medias inconformes con el estado de cosas que, mantiene muy desconcertada a la administración del presidente, López Obrador quien no sólo no dispone de instrumentos de gobierno para gestionar las diversas crisis, además, no sabe qué hacer ante esa disidencia que, es regional y nacional y a la que teme (históricamente) la élite política, porque representa el corazón de la economía, la sociedad y la política del mosaico que es México, un país que no cabe en un solo hombre.


Facebook: Daniel Adame Osorio

Instagram: @danieladameosorio

Twitter: @Danieldao1

ÚLTIMASCOLUMNAS