/ jueves 14 de noviembre de 2019

Justicia restaurativa

Diócesis de Cuernavaca

Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más.

Lc. 19, 8

Me parece oportuno brindar la siguiente reflexión a partir del texto del domingo pasado respecto a los dramáticos sucesos ocurridos recientemente en el penal de Atlacholoayan y la pretensión del gobierno federal de buscar hacer justicia encarcelando a funcionarios de cuello blanco.

La doctrina social de la Iglesia sostiene que la paz es fruto de la justicia, por lo tanto nuestro deseo de pacificación nacional debe estar vinculado a una profunda reflexión ética más allá de una aplicación de la ley.

En el evangelio de Lucas 19 encontramos a un recaudador de impuestos llamado “Zaqueo”, adinerado, bien acomodado en sus privilegios como jefe de publicanos, probablemente hacia honor a su nombre pues “zaqueaba” mediante la corrupción de su cargo público al pueblo judío oprimido por el imperio romano. Este funcionario de mala reputación por lo ya señalado era de “baja estatura”, así lo describe el evangelio para simbolizar sus carencias afectivas, su pobreza espiritual y su baja auto estima, porque debajo de todo corrupto hay un ser pequeño, de poco talente ético, empobrecido de valores, escaso de dignidad.

Las instituciones mexicanas para impartir justicia tienen en el sentir popular una “baja estatura”, han sido cooptadas por un sistema kafkiano desmesurado en procesos legaloides, laberinticos, amparando en todo momento a los poderosos, encarcelando a miles de pobres, presos políticos, activistas sociales, haciendo juicios severos contra quién no tiene los suficientes recursos de buenos abogados, y exonerando con artilugios legales a criminales de cuello blanco, ganando fortunas mensuales, otorgando cargos de jueces a familiares y otras tantas vejaciones que han ido menguando su credibilidad.

Estas instituciones desafortunadamente para la mayoría de la nación no tienen la altura moral para propiciar un elemento de suma relevancia como la de hacer justicia. Se requiere urgentemente una depuración institucional para recobrar la confianza perdida, de lo contrario estaremos amputados de un órgano fundamental para la construcción de paz. De igual manera nuestro sistema penitenciario debe reformularse para verdaderamente ser instancias de reinserción social y no cuarteles del crimen; estas patologías institucionales deben ser atendidas de inmediato porque están carcomiendo los pequeños logros de paz.

La narrativa evangélica nos propone un diálogo maduro desde el interior de las instituciones, como Jesús lo hizo con Zaqueo dentro de su casa, allí se dio entonces la conversión de dicho funcionario, recapacito y enmendó repartiendo la mitad de sus bienes a los pobres y restituyendo cuatro veces más a quienes había defraudado. A mi parecer este es el camino, no el encarcelamiento, sino la restitución del daño ocasionado, la reparación de los agravios cometidos a la sociedad. Hablamos entonces no de una justicia punitiva sino restaurativa, la cual nos permitiría replantearnos las formas de hacer justicia y de cómo generar “penales” que sí permitan la reinserción social. De no ser así, estamos solo administrando la maldad, creando paradójicamente criminales más peligrosos donde las cárceles están siendo rebasadas en población y en su razón de ser.

Nuestros Zaqueos se les tiene que dar la oportunidad de restituir el daño, no hablo de dejarlos en la impunidad sino de generar procesos reconciliatorios a favor de un bien común, porque de otra manera su condena sólo hace una perpetuación de víctimas y victimarios. Toda persona de conductas anti-sociales debe de saldar su condena, pero no tras las rejas sino re-dignificándose a sí mismo y ante la sociedad desde la reparación de sus ultrajes. Entonces sí, empezaríamos a crear una civilidad de justica auténtica.

Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si he defraudado a alguien, le restituiré cuatro veces más.

Lc. 19, 8

Me parece oportuno brindar la siguiente reflexión a partir del texto del domingo pasado respecto a los dramáticos sucesos ocurridos recientemente en el penal de Atlacholoayan y la pretensión del gobierno federal de buscar hacer justicia encarcelando a funcionarios de cuello blanco.

La doctrina social de la Iglesia sostiene que la paz es fruto de la justicia, por lo tanto nuestro deseo de pacificación nacional debe estar vinculado a una profunda reflexión ética más allá de una aplicación de la ley.

En el evangelio de Lucas 19 encontramos a un recaudador de impuestos llamado “Zaqueo”, adinerado, bien acomodado en sus privilegios como jefe de publicanos, probablemente hacia honor a su nombre pues “zaqueaba” mediante la corrupción de su cargo público al pueblo judío oprimido por el imperio romano. Este funcionario de mala reputación por lo ya señalado era de “baja estatura”, así lo describe el evangelio para simbolizar sus carencias afectivas, su pobreza espiritual y su baja auto estima, porque debajo de todo corrupto hay un ser pequeño, de poco talente ético, empobrecido de valores, escaso de dignidad.

Las instituciones mexicanas para impartir justicia tienen en el sentir popular una “baja estatura”, han sido cooptadas por un sistema kafkiano desmesurado en procesos legaloides, laberinticos, amparando en todo momento a los poderosos, encarcelando a miles de pobres, presos políticos, activistas sociales, haciendo juicios severos contra quién no tiene los suficientes recursos de buenos abogados, y exonerando con artilugios legales a criminales de cuello blanco, ganando fortunas mensuales, otorgando cargos de jueces a familiares y otras tantas vejaciones que han ido menguando su credibilidad.

Estas instituciones desafortunadamente para la mayoría de la nación no tienen la altura moral para propiciar un elemento de suma relevancia como la de hacer justicia. Se requiere urgentemente una depuración institucional para recobrar la confianza perdida, de lo contrario estaremos amputados de un órgano fundamental para la construcción de paz. De igual manera nuestro sistema penitenciario debe reformularse para verdaderamente ser instancias de reinserción social y no cuarteles del crimen; estas patologías institucionales deben ser atendidas de inmediato porque están carcomiendo los pequeños logros de paz.

La narrativa evangélica nos propone un diálogo maduro desde el interior de las instituciones, como Jesús lo hizo con Zaqueo dentro de su casa, allí se dio entonces la conversión de dicho funcionario, recapacito y enmendó repartiendo la mitad de sus bienes a los pobres y restituyendo cuatro veces más a quienes había defraudado. A mi parecer este es el camino, no el encarcelamiento, sino la restitución del daño ocasionado, la reparación de los agravios cometidos a la sociedad. Hablamos entonces no de una justicia punitiva sino restaurativa, la cual nos permitiría replantearnos las formas de hacer justicia y de cómo generar “penales” que sí permitan la reinserción social. De no ser así, estamos solo administrando la maldad, creando paradójicamente criminales más peligrosos donde las cárceles están siendo rebasadas en población y en su razón de ser.

Nuestros Zaqueos se les tiene que dar la oportunidad de restituir el daño, no hablo de dejarlos en la impunidad sino de generar procesos reconciliatorios a favor de un bien común, porque de otra manera su condena sólo hace una perpetuación de víctimas y victimarios. Toda persona de conductas anti-sociales debe de saldar su condena, pero no tras las rejas sino re-dignificándose a sí mismo y ante la sociedad desde la reparación de sus ultrajes. Entonces sí, empezaríamos a crear una civilidad de justica auténtica.

Local

Se pondrá fin a la mafia en SAPAC: Urióstegui

Reconoce el alcalde electo la existencia de un grupo corrupto que maneja el sistema de agua potable y al que enfrentará desde el 1 de enero

Local

Se pide reforzar medidas contra Covid-19; aumentan decesos

El Ayuntamiento de Cuernavaca a través del CMCC-19 es a incrementar las medidas sanitarias para evitar contagios, ya que aunque hay una leve baja los fallecimientos aumentaron

Local

Vacunación para diez municipios de Morelos

Se aplicarán primeras dosis a jóvenes de 18 años y se completarán esquemas para mayores

Seguridad

Se aplaza audiencia de exdiputado morelense acusado de violación

Un juez le concedió al exlegislador salir de Atlacholoaya para asistir al funeral de su hermana; sin embargo, deberá regresar a prisión preventiva

Local

UAEM gestiona vacunas para menores de 18 años

El rector de la UAEM destacó que hará la propuesta al coordinador del programa de vacunación contra el Covid-19 y al delegado de Bienestar

Local

Autoridades deben garantizar cambio de identidad de género

La siguiente acción a emprender es retomar las mesas de trabajo con autoridades del Registro Civil, activistas de la comunidad LGBT+

Local

Comisariados ejidales son olvidados por las autoridades

Los representantes de Santa María Ahuacatitlán, Tetetela del Monte, Chapultepec y Ocotepec piden apoyo ante las problemáticas que enfrentan sus comunidades

Local

Cuauhtémoc Blanco promete reparar calles de Cuernavaca

El gobernador de Morelos recorrió distintas vialidades de la capital morelense que requieren ser intervenidas

Seguridad

Afectaciones por lluvias persisten en zona de la Laguna Seca

Las personas ahora tienen que enfrentarse a la propagación del dengue en el área debido a las aguas estancadas