/ domingo 5 de julio de 2020

Jamás omisos

Hace dos años, 15 recién nacidos perdieron la vida en el Hospital General de Morelos, José G. Parres, consecuencia de un brote epidemiológico por la bacteria Klebsiella Pneumoniae, dentro de la Unidad de Cuidados Especiales Neonatales (UCEN). Sobra señalar que esta tragedia nos dolió en el alma a las y los morelenses.

Ante este lamentable hecho, padres y madres de los recién nacidos denunciaron actos de negligencia por parte de los encargados de Salud, haciendo un llamado a que sus casos fueran investigados y que se les hiciera la reparación de daños correspondientes, dentro de los que se incluyen los gastos funerarios.

No obstante, las autoridades en turno buscaron ignorar la serie de irregularidades, omisiones y acciones que llevaron al desenlace de este trágico hecho. Con ello, se pasó por alto la clara violación a los derechos fundamentales de las personas involucradas, mientras que se negó la atención y el desahogo de las propuestas realizadas por los abogados de los padres de familia.

A partir de ello, presenté en el Senado de la República un Punto de Acuerdo por el cual se exhortó a diversas autoridades del estado de Morelos, para que se entregara un informe a la Cámara Alta sobre las acciones legales y administrativas emprendidas —junto con los resultados obtenidos— así como de los servicios proporcionados en materia de asistencia, atención y reparación integral a las víctimas y familiares de los recién nacidos. Este fue aprobado.

Asimismo, hice uso de diversos espacios de comunicación para denunciar la tragedia, la atención precaria que se le brindó a las víctimas y la indolencia de las autoridades en turno. Hice un llamado para que se sancionara a quienes resultasen responsables de la muerte de los bebés y di acompañamiento a las familias de las víctimas.

Enhorabuena, la semana pasada la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos (CDHM) emitió una recomendación a la Dirección General de Servicios de Salud en Morelos, así como al Director General del Hospital General de Morelos José G. Parres. En ella se señalan, dentro de otros puntos, las violaciones a los derechos fundamentales de la vida, la salud y al interés superior de la niñez; así como la negligencia y las condiciones insalubres de algunos espacios del recinto. A partir de ello, se hace un llamado a que se repare el daño causado a las víctimas, incluyendo la cobertura de los gastos funerarios de las víctimas.

Tarde o temprano, la justicia siempre prevalece. Desde este espacio, seguiremos señalando los actos que violenten los derechos fundamentales de las personas. Porque Morelos lo exige, no daremos pie a la omisión.

Proteger el futuro

La pandemia que atravesamos ha impactado con fuerza a la economía nacional y a las dinámicas sociales como las conocíamos; sin embargo, esta ha causado especial daño a los sectores que, por diversos factores, se encontraban en una situación de vulnerabilidad previo a la contingencia.

Dentro de este grupo se encuentran las y los jóvenes. A nivel mundial, más de cuatro de cada diez empleados en los sectores más perjudicados son personas jóvenes. Asimismo, las personas menores de 30 años fueron las primeras personas en ser liquidadas de sus empleos durante esta contingencia.

Esta situación, combinada con la alteración de la enseñanza y la formación, les expone al riesgo de convertirse en la “generación del confinamiento”, que padecerá́ las consecuencias de esta crisis durante largo tiempo.

El crecimiento de la brecha del desempleo en ese sector de la población supone un grave riesgo para México, pues la inclusión de la juventud en la economía es indispensable para detonar crecimiento sostenible, superar la pobreza y romper la espiral de criminalidad y violencia en el país.

Ante esta problemática, presenté un Punto de Acuerdo en el Senado de la República, con la finalidad de hacer un exhorto a la Secretaria de Trabajo y Previsión Social —junto a las Secretarías del Trabajo de las 32 entidades federativas— para que se preserven y protejan los empleos de las y los jóvenes de nuestro país frente a la emergencia que atravesamos. Es fundamental brindar seguridad a este sector vital para el futuro de nuestro país.


Senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

Hace dos años, 15 recién nacidos perdieron la vida en el Hospital General de Morelos, José G. Parres, consecuencia de un brote epidemiológico por la bacteria Klebsiella Pneumoniae, dentro de la Unidad de Cuidados Especiales Neonatales (UCEN). Sobra señalar que esta tragedia nos dolió en el alma a las y los morelenses.

Ante este lamentable hecho, padres y madres de los recién nacidos denunciaron actos de negligencia por parte de los encargados de Salud, haciendo un llamado a que sus casos fueran investigados y que se les hiciera la reparación de daños correspondientes, dentro de los que se incluyen los gastos funerarios.

No obstante, las autoridades en turno buscaron ignorar la serie de irregularidades, omisiones y acciones que llevaron al desenlace de este trágico hecho. Con ello, se pasó por alto la clara violación a los derechos fundamentales de las personas involucradas, mientras que se negó la atención y el desahogo de las propuestas realizadas por los abogados de los padres de familia.

A partir de ello, presenté en el Senado de la República un Punto de Acuerdo por el cual se exhortó a diversas autoridades del estado de Morelos, para que se entregara un informe a la Cámara Alta sobre las acciones legales y administrativas emprendidas —junto con los resultados obtenidos— así como de los servicios proporcionados en materia de asistencia, atención y reparación integral a las víctimas y familiares de los recién nacidos. Este fue aprobado.

Asimismo, hice uso de diversos espacios de comunicación para denunciar la tragedia, la atención precaria que se le brindó a las víctimas y la indolencia de las autoridades en turno. Hice un llamado para que se sancionara a quienes resultasen responsables de la muerte de los bebés y di acompañamiento a las familias de las víctimas.

Enhorabuena, la semana pasada la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos (CDHM) emitió una recomendación a la Dirección General de Servicios de Salud en Morelos, así como al Director General del Hospital General de Morelos José G. Parres. En ella se señalan, dentro de otros puntos, las violaciones a los derechos fundamentales de la vida, la salud y al interés superior de la niñez; así como la negligencia y las condiciones insalubres de algunos espacios del recinto. A partir de ello, se hace un llamado a que se repare el daño causado a las víctimas, incluyendo la cobertura de los gastos funerarios de las víctimas.

Tarde o temprano, la justicia siempre prevalece. Desde este espacio, seguiremos señalando los actos que violenten los derechos fundamentales de las personas. Porque Morelos lo exige, no daremos pie a la omisión.

Proteger el futuro

La pandemia que atravesamos ha impactado con fuerza a la economía nacional y a las dinámicas sociales como las conocíamos; sin embargo, esta ha causado especial daño a los sectores que, por diversos factores, se encontraban en una situación de vulnerabilidad previo a la contingencia.

Dentro de este grupo se encuentran las y los jóvenes. A nivel mundial, más de cuatro de cada diez empleados en los sectores más perjudicados son personas jóvenes. Asimismo, las personas menores de 30 años fueron las primeras personas en ser liquidadas de sus empleos durante esta contingencia.

Esta situación, combinada con la alteración de la enseñanza y la formación, les expone al riesgo de convertirse en la “generación del confinamiento”, que padecerá́ las consecuencias de esta crisis durante largo tiempo.

El crecimiento de la brecha del desempleo en ese sector de la población supone un grave riesgo para México, pues la inclusión de la juventud en la economía es indispensable para detonar crecimiento sostenible, superar la pobreza y romper la espiral de criminalidad y violencia en el país.

Ante esta problemática, presenté un Punto de Acuerdo en el Senado de la República, con la finalidad de hacer un exhorto a la Secretaria de Trabajo y Previsión Social —junto a las Secretarías del Trabajo de las 32 entidades federativas— para que se preserven y protejan los empleos de las y los jóvenes de nuestro país frente a la emergencia que atravesamos. Es fundamental brindar seguridad a este sector vital para el futuro de nuestro país.


Senadora por Morelos

Redes sociales: @LuciaMezaGzm

domingo 09 de agosto de 2020

Resiliente 2020

domingo 02 de agosto de 2020

¿Por qué paridad?

domingo 26 de julio de 2020

Regreso a clases

domingo 19 de julio de 2020

Cadena de solidaridad

domingo 12 de julio de 2020

Falta de transparencia

domingo 05 de julio de 2020

Jamás omisos

domingo 28 de junio de 2020

Morelos, tierra de gigantes

domingo 21 de junio de 2020

Transición segura

domingo 14 de junio de 2020

Justicia para Alexander

domingo 07 de junio de 2020

Reflexión interna

Cargar Más