/ miércoles 12 de junio de 2024

Impacto de la IA generativa en las ocupaciones, ¿transformará la naturaleza del trabajo?

Por María Del Mar Oviedo Facundo

Hoy en día, el futuro del trabajo a nivel mundial está siendo dictaminado por la adopción tecnológica, pues éste se considera como un factor clave de transformación empresarial (WEF, 2023b). El Foro Económico Mundial, a través de la cuarta edición de su encuesta The Future of Jobs survey, afirma que, a nivel mundial más del 75% de las empresas buscan adoptar inteligencia artificial (IA), el 42% de las tareas se automatizarán para 2027 y el 19% de la fuerza laboral podría automatizar más del 50% de sus tareas con inteligencia artificial generativa (IAGen o IA generativa). También mencionan otros puntos clave como que, la capacitación de los trabajadores para utilizar IA y Big Data ocupa el tercer lugar dentro de las prioridades empresariales, puesto que, los especialistas en IA lideran la lista de empleos de rápido crecimiento.

Otros puestos como, los de secretaría, cajeros bancarios, empleados del servicio postal y venta de boletos disminuirán. El Foro Económico Mundial predice 26 millones de empleos menos para 2027, y anticipa el crecimiento de un 10% para los empleos en la industria de la educación y un crecimiento de 4 millones de puestos relacionados con la tecnología y habilidades digitales (WEF, 2023b).

Con estos datos y con el actual avance de la IA generativa es notoria su influencia en el mercado laboral, y surge la incógnita sobre su impacto puntual en las ocupaciones. De hecho, el Foro Económico Mundial en su reporte Jobs of Tomorrow: Large Language Models and Jobs, realiza un estudio que muestra el potencial de automatización de IA generativa en las ocupaciones a nivel mundial teniendo como objeto de estudio a los grandes modelos de lenguaje (LLM por sus siglas en inglés) que son un tipo de IAGen. Sus resultados arrojan que la IA ayuda a mejorar la productividad laboral y que los mayores niveles de automatización por los LLM corresponden a las tareas rutinarias y repetitivas y que las tareas que poseen menores niveles de automatización requieren un alto grado de interacción social y colaborativo. De hecho, si hablamos de industria, el sector de los servicios financieros es el que presenta los niveles de exposición potencial a IA generativa más altos (WEF, 2023a).

Entonces, con este panorama es necesario preguntar ¿la IA generativa transformará la naturaleza del trabajo? La respuesta es sí, puesto que, al adoptar este tipo de nuevas tecnologías, está obligando a los trabajadores a aprender nuevas habilidades y mejorar sus competencias para dominar los sistemas de IA y su uso genera una complementación laboral para ser más eficiente en las tareas, pues se convierte en un asistente de conocimiento. También, está cambiando la forma en qué trabajamos, pues el uso de los LLM está implicando hasta el 62% de la realización de tareas que son automatizables por IAGen (WEF, 2023a).

De hecho ¿qué pueden hacer los LLM? Las tareas realizadas por este tipo de IA se llaman tareas lingüísticas y para conocerlas puntualmente, se recurrió a ChatGPT pues es uno de los LLM más populares actualmente y de fácil acceso; y su respuesta basada en la arquitectura GPT-4 fue que, abarcan el i) lenguaje natural que va desde análisis de texto, generación de texto, traducción automática, resumen de texto, etc., el ii) lenguaje matemático que abarca la realización de operaciones matemáticas como álgebra, geometría, aritmética, cálculo, etc. y, el iii) lenguaje computacional proporcionando y explicando fragmentos de código, depuración y corrección de errores, desarrollo web, etc. (OpenAI, 2024).

Como se puede ver, ChatGPT engloba bastantes saberes, pero estas tareas para que sean altamente automatizables por este tipo de IA no deben de tener una interacción humana a humano, ni ser consideradas como tareas no rutinarias y que no tengan una participación humana impuesta por la ley, la ética o las convenciones sociales (WEF, 2023a). Es así como, la IA al ocuparse del tipo de tareas rutinarias vistas, nos da la libertad de que nos podamos concentrar en la realización de tareas más complejas y creativas.

En otras palabras, hasta el momento y por más sofisticada que llegue a ser la IA generativa, no podrá sustituir a la mente humana. De hecho, este es el mejor momento para experimentar y conocer a la IA porque está en sus inicios y si se aprende a usar correctamente, puede llegar a ser una fiel compañera que brindará eficacia en los trabajos, así como para uso personal. Esta IA debe de ser vista como una herramienta útil que el ser humano domina para su beneficio.

Es recomendable tener en cuenta que no es tanta una colaboración de humano-IA, sino más bien llamarla como una heteronomía entre humanos y sistemas de IA, ya que estas nuevas tecnologías fueron diseñadas para cumplir con objetivos establecidos por el ser humano pues están subordinadas (Evans et al., 2023). Es así como se puede emplear para programar reuniones, realizar pedidos, responder correos electrónicos o proporcionar una ampliación sobre un tema en particular (WEF, 2023a).

MARIA DEL MAR OVIEDO FACUNDO es Profesional en Administración de Negocios Internacionales por la Universidad de Boyacá, Colombia y Maestra en Integración Económica por la Universidad de Sonora, México. Sus áreas de estudio son en la economía adentrándose en globalización, integración, desarrollo regional, innovación y disrupciones tecnológicas. Actualmente es estudiante de Doctorado en Desarrollo Regional del CIAD en México. Sígala en @MariadelMarOvi2.

Por María Del Mar Oviedo Facundo

Hoy en día, el futuro del trabajo a nivel mundial está siendo dictaminado por la adopción tecnológica, pues éste se considera como un factor clave de transformación empresarial (WEF, 2023b). El Foro Económico Mundial, a través de la cuarta edición de su encuesta The Future of Jobs survey, afirma que, a nivel mundial más del 75% de las empresas buscan adoptar inteligencia artificial (IA), el 42% de las tareas se automatizarán para 2027 y el 19% de la fuerza laboral podría automatizar más del 50% de sus tareas con inteligencia artificial generativa (IAGen o IA generativa). También mencionan otros puntos clave como que, la capacitación de los trabajadores para utilizar IA y Big Data ocupa el tercer lugar dentro de las prioridades empresariales, puesto que, los especialistas en IA lideran la lista de empleos de rápido crecimiento.

Otros puestos como, los de secretaría, cajeros bancarios, empleados del servicio postal y venta de boletos disminuirán. El Foro Económico Mundial predice 26 millones de empleos menos para 2027, y anticipa el crecimiento de un 10% para los empleos en la industria de la educación y un crecimiento de 4 millones de puestos relacionados con la tecnología y habilidades digitales (WEF, 2023b).

Con estos datos y con el actual avance de la IA generativa es notoria su influencia en el mercado laboral, y surge la incógnita sobre su impacto puntual en las ocupaciones. De hecho, el Foro Económico Mundial en su reporte Jobs of Tomorrow: Large Language Models and Jobs, realiza un estudio que muestra el potencial de automatización de IA generativa en las ocupaciones a nivel mundial teniendo como objeto de estudio a los grandes modelos de lenguaje (LLM por sus siglas en inglés) que son un tipo de IAGen. Sus resultados arrojan que la IA ayuda a mejorar la productividad laboral y que los mayores niveles de automatización por los LLM corresponden a las tareas rutinarias y repetitivas y que las tareas que poseen menores niveles de automatización requieren un alto grado de interacción social y colaborativo. De hecho, si hablamos de industria, el sector de los servicios financieros es el que presenta los niveles de exposición potencial a IA generativa más altos (WEF, 2023a).

Entonces, con este panorama es necesario preguntar ¿la IA generativa transformará la naturaleza del trabajo? La respuesta es sí, puesto que, al adoptar este tipo de nuevas tecnologías, está obligando a los trabajadores a aprender nuevas habilidades y mejorar sus competencias para dominar los sistemas de IA y su uso genera una complementación laboral para ser más eficiente en las tareas, pues se convierte en un asistente de conocimiento. También, está cambiando la forma en qué trabajamos, pues el uso de los LLM está implicando hasta el 62% de la realización de tareas que son automatizables por IAGen (WEF, 2023a).

De hecho ¿qué pueden hacer los LLM? Las tareas realizadas por este tipo de IA se llaman tareas lingüísticas y para conocerlas puntualmente, se recurrió a ChatGPT pues es uno de los LLM más populares actualmente y de fácil acceso; y su respuesta basada en la arquitectura GPT-4 fue que, abarcan el i) lenguaje natural que va desde análisis de texto, generación de texto, traducción automática, resumen de texto, etc., el ii) lenguaje matemático que abarca la realización de operaciones matemáticas como álgebra, geometría, aritmética, cálculo, etc. y, el iii) lenguaje computacional proporcionando y explicando fragmentos de código, depuración y corrección de errores, desarrollo web, etc. (OpenAI, 2024).

Como se puede ver, ChatGPT engloba bastantes saberes, pero estas tareas para que sean altamente automatizables por este tipo de IA no deben de tener una interacción humana a humano, ni ser consideradas como tareas no rutinarias y que no tengan una participación humana impuesta por la ley, la ética o las convenciones sociales (WEF, 2023a). Es así como, la IA al ocuparse del tipo de tareas rutinarias vistas, nos da la libertad de que nos podamos concentrar en la realización de tareas más complejas y creativas.

En otras palabras, hasta el momento y por más sofisticada que llegue a ser la IA generativa, no podrá sustituir a la mente humana. De hecho, este es el mejor momento para experimentar y conocer a la IA porque está en sus inicios y si se aprende a usar correctamente, puede llegar a ser una fiel compañera que brindará eficacia en los trabajos, así como para uso personal. Esta IA debe de ser vista como una herramienta útil que el ser humano domina para su beneficio.

Es recomendable tener en cuenta que no es tanta una colaboración de humano-IA, sino más bien llamarla como una heteronomía entre humanos y sistemas de IA, ya que estas nuevas tecnologías fueron diseñadas para cumplir con objetivos establecidos por el ser humano pues están subordinadas (Evans et al., 2023). Es así como se puede emplear para programar reuniones, realizar pedidos, responder correos electrónicos o proporcionar una ampliación sobre un tema en particular (WEF, 2023a).

MARIA DEL MAR OVIEDO FACUNDO es Profesional en Administración de Negocios Internacionales por la Universidad de Boyacá, Colombia y Maestra en Integración Económica por la Universidad de Sonora, México. Sus áreas de estudio son en la economía adentrándose en globalización, integración, desarrollo regional, innovación y disrupciones tecnológicas. Actualmente es estudiante de Doctorado en Desarrollo Regional del CIAD en México. Sígala en @MariadelMarOvi2.