/ martes 7 de enero de 2020

Estabilidad democrática e intermediarios


De acuerdo con el estudio de Iván Mauricio Obando Camino de la obra de Harry Eckstein, concluye que, a pesar de ser formulada como una teoría la estabilidad democrática, basada en los patrones existentes a nivel gubernamental y social, con disparidades equilibradas, en realidad se erige como una teoría sobre el desempeño y congruencia de un sistema político y especialmente de su gobierno.

Por tanto, la estabilidad gubernamental y democrática es consecuencia del desempeño y viabilidad gubernamental. No obstante, conviene advertir dos cosas: primero, que el desempeño y la viabilidad no significan necesariamente que se trate de un buen sistema político.

Y, segundo, que esta teoría enfrenta el reto de su validación definitiva.

En cuanto a su relación con las elecciones, para Eckstein, una democracia estable debía provenir de un gobierno genuinamente democrático.

Por tanto, la competencia por el poder político, así como eventualmente el proceso de elaboración y adopción de las políticas públicas debían decidirse, básicamente, mediante el voto y las elecciones.

La estructura polar del presidente de la República surge por un lado de una elección genuinamente democrática y sin embargo, se trata de una propuesta que no representa la práctica de un buen sistema político, dado que trata de distinguir entre aliados y adversarios con la pretensión de destruir a los intermediarios (actores, partidos, organismos autónomos, medios, asignaciones presupuestales y la élite cultural).

Así, la pretendida estabilidad gubernamental y democrática para el caso mexicano, aún no es el resultado del desempeño y la viabilidad efectivas de la administración AMLO.

Lo que es más, la centralización de la vida pública del país, marcha a contracorriente de la teoría de la estabilidad democrática que, al final debiera establecer los incentivos para el funcionamiento de un buen sistema político.

Por desgracia, ese no es el escenario político mexicano de la coyuntura más reciente.


De acuerdo con el estudio de Iván Mauricio Obando Camino de la obra de Harry Eckstein, concluye que, a pesar de ser formulada como una teoría la estabilidad democrática, basada en los patrones existentes a nivel gubernamental y social, con disparidades equilibradas, en realidad se erige como una teoría sobre el desempeño y congruencia de un sistema político y especialmente de su gobierno.

Por tanto, la estabilidad gubernamental y democrática es consecuencia del desempeño y viabilidad gubernamental. No obstante, conviene advertir dos cosas: primero, que el desempeño y la viabilidad no significan necesariamente que se trate de un buen sistema político.

Y, segundo, que esta teoría enfrenta el reto de su validación definitiva.

En cuanto a su relación con las elecciones, para Eckstein, una democracia estable debía provenir de un gobierno genuinamente democrático.

Por tanto, la competencia por el poder político, así como eventualmente el proceso de elaboración y adopción de las políticas públicas debían decidirse, básicamente, mediante el voto y las elecciones.

La estructura polar del presidente de la República surge por un lado de una elección genuinamente democrática y sin embargo, se trata de una propuesta que no representa la práctica de un buen sistema político, dado que trata de distinguir entre aliados y adversarios con la pretensión de destruir a los intermediarios (actores, partidos, organismos autónomos, medios, asignaciones presupuestales y la élite cultural).

Así, la pretendida estabilidad gubernamental y democrática para el caso mexicano, aún no es el resultado del desempeño y la viabilidad efectivas de la administración AMLO.

Lo que es más, la centralización de la vida pública del país, marcha a contracorriente de la teoría de la estabilidad democrática que, al final debiera establecer los incentivos para el funcionamiento de un buen sistema político.

Por desgracia, ese no es el escenario político mexicano de la coyuntura más reciente.

lunes 29 de junio de 2020

Confianza y gobernanza electoral

lunes 15 de junio de 2020

Sobre la servidumbre voluntaria

lunes 08 de junio de 2020

La calidad de la democracia

martes 19 de mayo de 2020

El modelo de masas (1910-1970)

martes 12 de mayo de 2020

El modelo parlamentario (1830-1890)

martes 05 de mayo de 2020

Partidos y elecciones

Cargar Más