/ martes 25 de junio de 2019

Eslabón parrandero

Mirar hacia adentro

San Juan Bautista es otro de los santos relacionados al ciclo festivo agrícola. Al reconocer a Jesús como el mesías y bautizarlo, representa el enlace entre las antiguas escrituras y las que habrían de nacer con el mensaje de amor de Cristo. El Bautista acabó mal, como muchos de los grandes hombres que han pisado esta tierra, decapitado al calor de las bajas pasiones. Algún día aprenderemos.

Pero lo que lo trae a esta columna es su participación en la temporada de lluvias, que como he dicho, es vital para lograr buenas cosechas. Es también, como otros santos, cristos y vírgenes, el vínculo entre el culto a las deidades mesoamericanas con la religión llegada de Europa, pues aquí la devoción a Tláloc tenía una de sus más importantes celebraciones a los tres días del solsticio de verano, que coincide con la festividad de San Juan el 24 de junio. Su relación con rituales asociados al agua, vino a empatar perfectamente con la temporada y los ritos prehispánicos. A él también se le pide por un buen temporal y buena siembra. Santo patrono de Yecapixtla y Tlayacapan, en éste último es celebrado con una extensa, hermosa y profunda fiesta en la que se conjugan la música de banda tradicional, la gastronomía, las danzas, la cerería, la pirotecnia y los rituales propiciatorios, todo cubierto de guirnaldas de flor de mayo, humo de incienso y luz de velas escamadas. La mayordomía es compartida por muchas personas debido a la magnitud de la celebración. Es una hermosa fiesta que habría que experimentar por lo menos una vez, pues su recuerdo quedará en nosotros como una herencia a la cual podemos acudir en momentos difíciles.

San Juan también representa un eslabón entre las celebraciones litúrgicas y las paganas. En su forma de San Juan Parrandero, es celebrado en Jiutepec con cigarros, alcohol, tamales y mucha agua. Incluso con pipas proporcionadas por el Ayuntamiento. El santo se va de parranda. Lleva sombrero, paliacate, morral, y un tamal y un pan amarrados en las manos. En procesión alegre es llevado por la población mientras se baila, se bebe y se fuma. Su peregrinar se detiene en el borbollón del manantial de Las Fuentes, que actualmente es un balneario, donde se sumerge junto con sus devotos. No vive en iglesia alguna, sino en la casa del “Juan” –mayordomo- en turno. Entra a la iglesia a una misa en su honor, pero no lo dejan subir al altar. Así, San Juan Bautista es puente que une el judaísmo, el cristianismo, los profetas, los santos, Tláloc y la parranda. Y es puente entre nosotros y las buenas cosechas.

San Juan Bautista es otro de los santos relacionados al ciclo festivo agrícola. Al reconocer a Jesús como el mesías y bautizarlo, representa el enlace entre las antiguas escrituras y las que habrían de nacer con el mensaje de amor de Cristo. El Bautista acabó mal, como muchos de los grandes hombres que han pisado esta tierra, decapitado al calor de las bajas pasiones. Algún día aprenderemos.

Pero lo que lo trae a esta columna es su participación en la temporada de lluvias, que como he dicho, es vital para lograr buenas cosechas. Es también, como otros santos, cristos y vírgenes, el vínculo entre el culto a las deidades mesoamericanas con la religión llegada de Europa, pues aquí la devoción a Tláloc tenía una de sus más importantes celebraciones a los tres días del solsticio de verano, que coincide con la festividad de San Juan el 24 de junio. Su relación con rituales asociados al agua, vino a empatar perfectamente con la temporada y los ritos prehispánicos. A él también se le pide por un buen temporal y buena siembra. Santo patrono de Yecapixtla y Tlayacapan, en éste último es celebrado con una extensa, hermosa y profunda fiesta en la que se conjugan la música de banda tradicional, la gastronomía, las danzas, la cerería, la pirotecnia y los rituales propiciatorios, todo cubierto de guirnaldas de flor de mayo, humo de incienso y luz de velas escamadas. La mayordomía es compartida por muchas personas debido a la magnitud de la celebración. Es una hermosa fiesta que habría que experimentar por lo menos una vez, pues su recuerdo quedará en nosotros como una herencia a la cual podemos acudir en momentos difíciles.

San Juan también representa un eslabón entre las celebraciones litúrgicas y las paganas. En su forma de San Juan Parrandero, es celebrado en Jiutepec con cigarros, alcohol, tamales y mucha agua. Incluso con pipas proporcionadas por el Ayuntamiento. El santo se va de parranda. Lleva sombrero, paliacate, morral, y un tamal y un pan amarrados en las manos. En procesión alegre es llevado por la población mientras se baila, se bebe y se fuma. Su peregrinar se detiene en el borbollón del manantial de Las Fuentes, que actualmente es un balneario, donde se sumerge junto con sus devotos. No vive en iglesia alguna, sino en la casa del “Juan” –mayordomo- en turno. Entra a la iglesia a una misa en su honor, pero no lo dejan subir al altar. Así, San Juan Bautista es puente que une el judaísmo, el cristianismo, los profetas, los santos, Tláloc y la parranda. Y es puente entre nosotros y las buenas cosechas.

Local

[Especial] Morelos es ciencia

Trabajan en la entidad más de 2 mil investigadores; sus trabajos significan transformaciones a nivel mundial

Policiaca

Muere el cadenero del "Amazonas"

El primero de septiembre, desconocidos rafaguearon la fachada del establecimiento; se contabilizaron más de 70 cartuchos útiles

Policiaca

Asesinan y abandonan a cuatro en la zona sur

El cadáver de otro hombre se encontró envuelto en bolsas negras en Puente de Ixtla

Sociedad

Violencia no cesa, registran más de 3 mil homicidios en agosto

Con esta cifra, agosto se convierte en el tercer mes consecutivo con más de tres mil homicidios y feminicidios registrados

Local

[Especial] Persiste el rock en Cuernavaca

Las bandas de este género han disminuido considerablemente ante los pocos espacios que han desaparecido de la escena

Local

[Especial] La derecha se reagrupa

Más de mil organizaciones forman el Frente Nacional por la Familia, cuya bandera principal es el rechazo al aborto

Deportes

Choque entre morelenses en San Carlos: Chinelos se mide a Zacatepec

El duelo pone en marcha la segunda jornada en el naciente campeonato de tercera división profesional

Local

[Especial] Envenenó la minería a Sierra de Huautla

Arsénico, plomo y cromo, los que contaminaron tres arroyos de temporal que aún no se remedian