/ sábado 23 de enero de 2021

El estrés hídrico

El estrés hídrico es un indicador internacional que se calcula dividiendo la demanda de agua entre la disponibilidad (o agua renovable) en una cuenca, región o acuífero determinados.

A mayor demanda, proporcionalmente hablando, hay mayor estrés hídrico. Cuando este indicador supera el 40%, el agua ya se considera un recurso sujeto a fuerte estrés y ya se debe de considerar como una posible limitante del desarrollo.

En las últimas décadas, el incremento en las extracciones de agua de cuencas y acuíferos del país ha ocasionado un aumento significativo del grado de presión sobre el recurso, particularmente en las zonas centro y norte del país.

De acuerdo con el Programa Nacional Hídrico 2020-2024 (PNH) recientemente publicado, 8 de las 13 regiones en las que se ha dividido a México para efectos de administración de las aguas nacionales, tienen un alto estrés hídrico, en ellas, la falta de agua será una limitante para su desarrollo futuro.

Una alarma especial merece la Región Hidrológico-Administrativa (RHA) número XIII Aguas del Valle de México, la única que tiene un "muy alto" grado de presión con 141%, si, leyó bien, ciento cuarenta y uno por ciento, es decir, la demanda de agua supera la disponibilidad natural total de la región, por eso debe traer agua de otras cuencas, Cutzamala y Lerma específicamente, y también por eso tiene el acuífero más sobrexplotado de todo el país y quizá del mundo, en esa región del país el desarrollo es definitivamente insostenible en el largo plazo, es insustentable.

Sin embargo, también debe ponerse especial atención a todas las regiones del centro y norte del país, que ya superan el límite establecido y cuentan con un grado de presión "alto", entre éstas están las RHA I Península de Baja California con 81%; la II Noroeste con 85%; la III Pacífico Norte con 40%; la IV Balsas con 50%; la VI Río Bravo con 75%; la VII Cuencas Centrales del Norte con 48%, y la VIII Lerma Santiago Pacífico con 45%.

Con un grado de presión "medio" se tienen la RHA IX Golfo Norte (21%). Y el resto del país se considera con "bajo" grado de presión como es el caso de la RHA XII Península de Yucatán, o sin presión como las RHA V Pacífico Sur; X Golfo Centro, y XI Frontera Sur.

Pero ¿qué es lo que genera la presión sobre el agua? ¿cuáles son los usos que generan la mayor demanda de este recurso?

El mayor volumen de agua se utiliza por las grandes centrales hidroeléctricas, pero este es un uso no-consuntivo, ya que este generalmente regresa a los cuerpos de agua sin mayor cambio en su calidad.

En lo que respecta a los usos consuntivos, el sector agrícola genera cerca del 76% de las extracciones, le sigue el abastecimiento público (agua potable a localidades) que extrae el 14%, mientras que 5% corresponde a lo que usa la industria autoabastecida y 5% se emplea en centrales termoeléctricas. De estos caudales, los sectores, agrícola y público urbano, tienen pérdidas de agua de cerca de la mitad del agua extraída, lo que representa una gran área de oportunidad para reducir las extracciones.

Según las estimaciones del PNH, las extracciones de agua para los diferentes usos a nivel nacional han dejado de incrementarse como lo hicieron en el siglo XX. Sin embargo, las necesidades de agua para abastecer a las ciudades siguen creciendo, en veinte años la brecha estimada entre oferta y demanda será de 23 mil millones de metros cúbicos.

Para el año 2050 habrá 31 millones de habitantes más en el país, lo que representa cerca del 25% adicional a la población actual. De acuerdo con las tendencias actuales, alimentar a una población mayormente urbana requiere incrementar la producción de alimentos alrededor de un 70%, lo que implica que las extracciones de agua se incrementarían 55% para el año 2050. A menos que se tomen decisiones ahora, no habrá forma de satisfacer esa demanda.

El estrés hídrico es un indicador internacional que se calcula dividiendo la demanda de agua entre la disponibilidad (o agua renovable) en una cuenca, región o acuífero determinados.

A mayor demanda, proporcionalmente hablando, hay mayor estrés hídrico. Cuando este indicador supera el 40%, el agua ya se considera un recurso sujeto a fuerte estrés y ya se debe de considerar como una posible limitante del desarrollo.

En las últimas décadas, el incremento en las extracciones de agua de cuencas y acuíferos del país ha ocasionado un aumento significativo del grado de presión sobre el recurso, particularmente en las zonas centro y norte del país.

De acuerdo con el Programa Nacional Hídrico 2020-2024 (PNH) recientemente publicado, 8 de las 13 regiones en las que se ha dividido a México para efectos de administración de las aguas nacionales, tienen un alto estrés hídrico, en ellas, la falta de agua será una limitante para su desarrollo futuro.

Una alarma especial merece la Región Hidrológico-Administrativa (RHA) número XIII Aguas del Valle de México, la única que tiene un "muy alto" grado de presión con 141%, si, leyó bien, ciento cuarenta y uno por ciento, es decir, la demanda de agua supera la disponibilidad natural total de la región, por eso debe traer agua de otras cuencas, Cutzamala y Lerma específicamente, y también por eso tiene el acuífero más sobrexplotado de todo el país y quizá del mundo, en esa región del país el desarrollo es definitivamente insostenible en el largo plazo, es insustentable.

Sin embargo, también debe ponerse especial atención a todas las regiones del centro y norte del país, que ya superan el límite establecido y cuentan con un grado de presión "alto", entre éstas están las RHA I Península de Baja California con 81%; la II Noroeste con 85%; la III Pacífico Norte con 40%; la IV Balsas con 50%; la VI Río Bravo con 75%; la VII Cuencas Centrales del Norte con 48%, y la VIII Lerma Santiago Pacífico con 45%.

Con un grado de presión "medio" se tienen la RHA IX Golfo Norte (21%). Y el resto del país se considera con "bajo" grado de presión como es el caso de la RHA XII Península de Yucatán, o sin presión como las RHA V Pacífico Sur; X Golfo Centro, y XI Frontera Sur.

Pero ¿qué es lo que genera la presión sobre el agua? ¿cuáles son los usos que generan la mayor demanda de este recurso?

El mayor volumen de agua se utiliza por las grandes centrales hidroeléctricas, pero este es un uso no-consuntivo, ya que este generalmente regresa a los cuerpos de agua sin mayor cambio en su calidad.

En lo que respecta a los usos consuntivos, el sector agrícola genera cerca del 76% de las extracciones, le sigue el abastecimiento público (agua potable a localidades) que extrae el 14%, mientras que 5% corresponde a lo que usa la industria autoabastecida y 5% se emplea en centrales termoeléctricas. De estos caudales, los sectores, agrícola y público urbano, tienen pérdidas de agua de cerca de la mitad del agua extraída, lo que representa una gran área de oportunidad para reducir las extracciones.

Según las estimaciones del PNH, las extracciones de agua para los diferentes usos a nivel nacional han dejado de incrementarse como lo hicieron en el siglo XX. Sin embargo, las necesidades de agua para abastecer a las ciudades siguen creciendo, en veinte años la brecha estimada entre oferta y demanda será de 23 mil millones de metros cúbicos.

Para el año 2050 habrá 31 millones de habitantes más en el país, lo que representa cerca del 25% adicional a la población actual. De acuerdo con las tendencias actuales, alimentar a una población mayormente urbana requiere incrementar la producción de alimentos alrededor de un 70%, lo que implica que las extracciones de agua se incrementarían 55% para el año 2050. A menos que se tomen decisiones ahora, no habrá forma de satisfacer esa demanda.

ÚLTIMASCOLUMNAS