/ lunes 30 de agosto de 2021

Democracia efectiva

La estructura de los gobiernos representativos está caracterizada por los mandatarios, los que gobiernan, que son designados a través de elecciones; ciudadanos libres para discutir, criticar y demandar en cualquier circunstancia, pero que no están capacitados para ordenar qué hacer al gobierno; a su vez, el gobierno se encuentra dividido en órganos separados que pueden controlarse recíprocamente, y está limitado en cuanto a lo que puede hacer por una Constitución, al tiempo que los gobernantes están sometidos a elecciones periódicas.

Se optó por esta forma de gobierno preponderantemente porque al menos teóricamente es la que mejor garantiza que los representantes estén en condiciones de gobernar y los ciudadanos en la de vigilar que lo hicieran bien y pusieran a salvo los intereses de la sociedad.

Mediante la evolución política en las formas de gobierno y de democracia llegamos a los gobiernos aristocráticos y oligárquicos, en los que los pocos gobiernan sobre la mayoría, pero la sociedad tiene a su favor aparentemente que sus representantes y gobernantes son electos por ellos en forma periódica, lo que es distintivo de toda democracia.

Nos dice la literatura que la democracia es representativa porque los gobernantes son electos. Pero incluso para que esto sea así, se requieren condiciones básicas: si las elecciones son libres y disputadas, diríamos hoy, competitivas; que la participación sea ilimitada, que los ciudadanos cuenten con libertades políticas. Teóricamente, esto garantizaría que los representantes y gobernantes actuaran anteponiendo el interés de la sociedad.

Bajo esta perspectiva, tanto los partidos como los candidatos elaboran propuestas, proyectos de gobierno y explican a la sociedad en las campañas la forma como positivamente impactarían en el bienestar de la sociedad. Esto impone a los vencedores de toda elección el imperativo de la responsabilidad, es decir, la selección de los mejores proyectos para que sean evaluados positivamente por los electores, porque han de continuar su carrera política y con base en el resultado de su gestión tendrían o no el respaldo nuevamente de los votantes.

La preocupante realidad actual demuestra que las elecciones de ningún modo obligan a los representantes y/o gobernantes a un buen desempeño, tampoco uno apegado a la voluntad popular; y es claro que la sociedad carece de los informes y elementos indispensables para hacer una evaluación gubernamental, y que, en el último de los casos, a los representantes poco importa la posibilidad e incluso amenaza de no volver a votar por ellos, mediante reelección o nuevo cargo público. El reto para México es conservar los contrapesos y equilibrios dados por su arreglo constitucional y al mismo tiempo evitar la consolidación de una agenda electoral para las personalidades como pretende hoy el partido gobernante e impulsar la superioridad de las reglas del juego y colocar el límite que tienen los mandatarios en la ley.

La función que tienen los órganos autónomos en materia electoral es vital para la continuidad de nuestra democracia, dado que el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación serán fundamentales en los ejercicios por venir, lo mismo la sucesión presidencial en marcha que para dar garantías a toda consulta popular (se haga o no la revocación de mandato) teniendo como principal interés al público y no los mandatarios. Al final, se trata de robustecer un sistema político y electoral generador de respuestas, no de conflicto.


FB/LinkedIn: Daniel Adame Osorio.

TW: @Danieldao1

Instagram: danieladameosorio


La estructura de los gobiernos representativos está caracterizada por los mandatarios, los que gobiernan, que son designados a través de elecciones; ciudadanos libres para discutir, criticar y demandar en cualquier circunstancia, pero que no están capacitados para ordenar qué hacer al gobierno; a su vez, el gobierno se encuentra dividido en órganos separados que pueden controlarse recíprocamente, y está limitado en cuanto a lo que puede hacer por una Constitución, al tiempo que los gobernantes están sometidos a elecciones periódicas.

Se optó por esta forma de gobierno preponderantemente porque al menos teóricamente es la que mejor garantiza que los representantes estén en condiciones de gobernar y los ciudadanos en la de vigilar que lo hicieran bien y pusieran a salvo los intereses de la sociedad.

Mediante la evolución política en las formas de gobierno y de democracia llegamos a los gobiernos aristocráticos y oligárquicos, en los que los pocos gobiernan sobre la mayoría, pero la sociedad tiene a su favor aparentemente que sus representantes y gobernantes son electos por ellos en forma periódica, lo que es distintivo de toda democracia.

Nos dice la literatura que la democracia es representativa porque los gobernantes son electos. Pero incluso para que esto sea así, se requieren condiciones básicas: si las elecciones son libres y disputadas, diríamos hoy, competitivas; que la participación sea ilimitada, que los ciudadanos cuenten con libertades políticas. Teóricamente, esto garantizaría que los representantes y gobernantes actuaran anteponiendo el interés de la sociedad.

Bajo esta perspectiva, tanto los partidos como los candidatos elaboran propuestas, proyectos de gobierno y explican a la sociedad en las campañas la forma como positivamente impactarían en el bienestar de la sociedad. Esto impone a los vencedores de toda elección el imperativo de la responsabilidad, es decir, la selección de los mejores proyectos para que sean evaluados positivamente por los electores, porque han de continuar su carrera política y con base en el resultado de su gestión tendrían o no el respaldo nuevamente de los votantes.

La preocupante realidad actual demuestra que las elecciones de ningún modo obligan a los representantes y/o gobernantes a un buen desempeño, tampoco uno apegado a la voluntad popular; y es claro que la sociedad carece de los informes y elementos indispensables para hacer una evaluación gubernamental, y que, en el último de los casos, a los representantes poco importa la posibilidad e incluso amenaza de no volver a votar por ellos, mediante reelección o nuevo cargo público. El reto para México es conservar los contrapesos y equilibrios dados por su arreglo constitucional y al mismo tiempo evitar la consolidación de una agenda electoral para las personalidades como pretende hoy el partido gobernante e impulsar la superioridad de las reglas del juego y colocar el límite que tienen los mandatarios en la ley.

La función que tienen los órganos autónomos en materia electoral es vital para la continuidad de nuestra democracia, dado que el INE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación serán fundamentales en los ejercicios por venir, lo mismo la sucesión presidencial en marcha que para dar garantías a toda consulta popular (se haga o no la revocación de mandato) teniendo como principal interés al público y no los mandatarios. Al final, se trata de robustecer un sistema político y electoral generador de respuestas, no de conflicto.


FB/LinkedIn: Daniel Adame Osorio.

TW: @Danieldao1

Instagram: danieladameosorio


ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 13 de septiembre de 2021

Justicia electoral para todos

Escenario Político

Daniel Adame

lunes 06 de septiembre de 2021

Atemperar el conflicto

Daniel Adame

lunes 30 de agosto de 2021

Democracia efectiva

Democracia efectiva.

Daniel Adame

lunes 23 de agosto de 2021

Equilibrio de poderes

Daniel Adame

lunes 26 de julio de 2021

Espectáculo sucesorio

Espectáculo sucesorio.

Daniel Adame

lunes 19 de julio de 2021

Batalla por el Congreso

Daniel Adame Osorio

Daniel Adame

Cargar Más