/ sábado 4 de abril de 2020

#Conlaschelasno

Apenas las cerveceras y el Bronco, gobernador de Nuevo León, confirmaron que en aquel estado chelero por naturaleza, iban a disminuir tanto la producción como la distribución del agua bendita, el pánico -disfrazado de memes, cadenas, chistes y en general todo el tren del mame- inundó la conversación de los mexicanos.

Aunque el COVID-19 es el fondo del asunto, la idea inevitable de que ese panorama será una realidad en pocos días a lo largo y ancho de todo el país, le ha dado un respiro a la agenda agobiante de las escenas de la tragedia en centro y sudamérica.

Las imágenes, no menos preocupantes, muestran a la gente haciendo compras de pánico, esta vez, en oxxos, modeloramas, extras y supermercados. Otros organizan el trueque de chelas por papel higiénico, de por si ya cotizado en este apocalipsis.

En una de las imágenes que más me gusta, se aprecia la escena-exactamente igual pero bien refrescada y siempre amena- del comandante borolas llenando la camioneta con doces. En otra Suraj Sharma, protagonista de la película Life of Pi (Una Aventura Extraordinaria como la titularon en México), extiende los brazos al cielo, casi vencido por la tormenta, el hambre y la desgracia, para retar a dios casi con el último aliento: “¿Qué más quieres de mi Dios?

Además por supuesto de los gatos llorando y el tan aclamado “Wey ya", sin dejar de lado el indispensable fragmento de la película Ya Nunca Más, de 1984, protagonizada por Luis Miguel, que aún con voz de niño pega de gritos estremecedores al enterarse de que a partir de este 5 de abril, no habrá chelas ni para la cuarentena.

Mi primo llegó a la casa con la sonrisa de aquel que no verá el fin del mundo desprevenido, cargando dos ochos en los brazos y sentenció: uno es para consumo normal y el otro es de reserva, por si acaso. También los amigos circularon los números de algunos que ofrecen chela a domicilio antes de que se acaben, y hasta la liga de Amazon que ofrece venta de Vickys bien helodias.

Y pues no se qué piensen ustedes pero entre que son peras o son manzanas, yo estoy a punto de ir por otros veinticuatros. Lo que sea, diría el abogado Marquina, pero #ConLasChelasNo.


Sígueme en Facebook como Castrando Ando

Apenas las cerveceras y el Bronco, gobernador de Nuevo León, confirmaron que en aquel estado chelero por naturaleza, iban a disminuir tanto la producción como la distribución del agua bendita, el pánico -disfrazado de memes, cadenas, chistes y en general todo el tren del mame- inundó la conversación de los mexicanos.

Aunque el COVID-19 es el fondo del asunto, la idea inevitable de que ese panorama será una realidad en pocos días a lo largo y ancho de todo el país, le ha dado un respiro a la agenda agobiante de las escenas de la tragedia en centro y sudamérica.

Las imágenes, no menos preocupantes, muestran a la gente haciendo compras de pánico, esta vez, en oxxos, modeloramas, extras y supermercados. Otros organizan el trueque de chelas por papel higiénico, de por si ya cotizado en este apocalipsis.

En una de las imágenes que más me gusta, se aprecia la escena-exactamente igual pero bien refrescada y siempre amena- del comandante borolas llenando la camioneta con doces. En otra Suraj Sharma, protagonista de la película Life of Pi (Una Aventura Extraordinaria como la titularon en México), extiende los brazos al cielo, casi vencido por la tormenta, el hambre y la desgracia, para retar a dios casi con el último aliento: “¿Qué más quieres de mi Dios?

Además por supuesto de los gatos llorando y el tan aclamado “Wey ya", sin dejar de lado el indispensable fragmento de la película Ya Nunca Más, de 1984, protagonizada por Luis Miguel, que aún con voz de niño pega de gritos estremecedores al enterarse de que a partir de este 5 de abril, no habrá chelas ni para la cuarentena.

Mi primo llegó a la casa con la sonrisa de aquel que no verá el fin del mundo desprevenido, cargando dos ochos en los brazos y sentenció: uno es para consumo normal y el otro es de reserva, por si acaso. También los amigos circularon los números de algunos que ofrecen chela a domicilio antes de que se acaben, y hasta la liga de Amazon que ofrece venta de Vickys bien helodias.

Y pues no se qué piensen ustedes pero entre que son peras o son manzanas, yo estoy a punto de ir por otros veinticuatros. Lo que sea, diría el abogado Marquina, pero #ConLasChelasNo.


Sígueme en Facebook como Castrando Ando

sábado 23 de mayo de 2020

Los tamales en tiempos de pandemia

sábado 02 de mayo de 2020

Mike era encanador

sábado 25 de abril de 2020

El desierto que nos trajo el coronavirus

sábado 18 de abril de 2020

Los de cabeza de el Morenito

sábado 11 de abril de 2020

Las papas del Coronavirus

sábado 04 de abril de 2020

#Conlaschelasno

sábado 28 de marzo de 2020

Los de la Vía

Cargar Más