Araceli Mendoza

  / viernes 23 de febrero de 2018

"Cien años y más"

POR ARACELI MENDOZA

Gracias a una mejor información de salud, avances médicos y mejores hábitos, la población de 100 años o más aumentó en las últimas décadas

Autor: Jen Christensen y Val Willingham

Eso se debe a que una cantidad récord de personas viven 100 años o más en todo el mundo. De hecho, se espera que un tercio de los bebés nacidos en 2013 vivan hasta 100 años.

En ese año, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) dio a conocer que existen más de 18 mil personas en México que rebasan los 100 años de edad.

Las enfermedades crónicas tienen mayor probabilidad de matar a personas que sólo llegan a sus 80 o 90 y tantos años. Las personas que llegan a los 100 años o más mueren de neumonía, sobre todo en los meses de invierno.

Al analizar dónde murieron estos centenarios se encontró que la mayoría terminó su vida en un centro de cuidado (61 por ciento) o un hospital (27 por ciento). Diez por ciento eran menos propensos a morir en casa y 0.2 por ciento en un hospicio.

En los primeros estudios se muestra que las personas mayores prefieren morir en casa, así que a medida que la población crece hay una “necesidad urgente de asegurar el cuidado adecuado a largo plazo y servicios de cuidado responsivo para apoyar a las personas que viven con extrema longevidad en estos ambientes de cuidado”. Preparar a los cuidadores primarios y darles apoyo, ya que muchos cuidadores dejan su vida para dedicarse a su familiar, lo cual da como resultado momentos depresivos y violentos con el familiar. Cada vez es más importante la geriatría y gerontología, ya que la población no ésta preparada para la atención de una persona adulta mayor.

Debido a que las personas mayores a menudo son frágiles, se muestra que el hogar no necesariamente se trata del lugar físico en el que la familia de la persona vivió. El hogar podría ser más una “metáfora para donde te sientes sano y salvo, y donde tus seres queridos están cerca”. También aquí se necesita saber sobre los cuidados paliativos, los cuales son de gran ayuda para el paciente terminal y que no son el presagio de la muerte. Se trata de un alivio ante los síntomas físicos y emocionales que provocan las enfermedades crónico degenerativas y mejoran mucho la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Los cuidados abarcan los aspectos físicos de la enfermedad, pero también los aspectos emocionales, espirituales y sociales del paciente y su familia. De ahí la necesidad de que el personal de los hospitales se les debería instruir en cómo implementar estos programas. Los síntomas más comunes son el dolor, la fatiga, la náusea, la ansiedad, la depresión y los problemas de la dinámica familiar, si ésta se ve afectada económicamente casi en todos los casos, así como el miedo a la enfermedad y el desgaste emocional que sufren los familiares. Éstos, en verdad, son terribles, y sobre todo cuando son padecimientos de muchos años.

Enfermedades relacionadas con cuidados paliativos como: alzheimer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cerebrovasculares, demencias como el parkinson, sida, etc.

Los cuidados paliativos surgen como el acompañamiento al final de la vida, y lo deben de conformar: psicólogos, algólogos, enfermeras, tanatólogos, psiquiatras, trabajadoras sociales, geriatras y gerontólogos, ya que estamos hablando de personas de edad avanzada. Porque cada vez veremos a hijos adultos mayores cuidar a viejos, sí los hijos de 60 años y los padres de 80, 90 o 100 años, todo esto por la esperanza de vida, que está presente con los avances médicos

La salud en México, con tantas carencias, desde camas, instrumental, material médico, personal especialista de la salud, podrá llegar a tener cuidados paliativos, geriatras o gerontólogos para cubrir el aumento de la población sexagenaria. Habría que empezar ya a preparar a médicos generales y a las enfermeras, pero también dar cursos dentro de las instalaciones del Inapam, a fin de que a los familiares se les oriente y apoye con los cuidados paliativos. Parece que los viejos son invisibles, al igual que los enfermos; educación y salud son factores que necesita el país, pero vemos lo que se roban los gobernadores y después hasta les dan a escoger en que reclusorio quieren estar, como es el caso de Roberto Borge Angulo, ex gobernador de Quintana Roo.

Desconozco las leyes y el porqué se encuentra en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial número 16, de Morelos. Se le acusa por su probable participación como coautor de operaciones con recursos de procedencia ilícita en la modalidad de ocultamiento de bienes; la PGR le imputa un desfalco al erario por 900 millones de pesos. Hoy  nada queda de la ofrenda  “Hacer mejor las cosas”, esta frase la mencionó en su juramento de toma de posesión de 2011, cuando propuso grandeza. En cambio, dejó un estado raído por los desfalcos y la traición a la confianza pública. “Hacer mejor las cosas”, para su propio beneficio. Debería estar en una prisión del estado al que defraudó. Por toda esta corrupción padecen muchos hospitales, pacientes y estudiantes. La avaricia es la madre de todos estos corruptos. “México creo en ti”.

POR ARACELI MENDOZA

Gracias a una mejor información de salud, avances médicos y mejores hábitos, la población de 100 años o más aumentó en las últimas décadas

Autor: Jen Christensen y Val Willingham

Eso se debe a que una cantidad récord de personas viven 100 años o más en todo el mundo. De hecho, se espera que un tercio de los bebés nacidos en 2013 vivan hasta 100 años.

En ese año, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) dio a conocer que existen más de 18 mil personas en México que rebasan los 100 años de edad.

Las enfermedades crónicas tienen mayor probabilidad de matar a personas que sólo llegan a sus 80 o 90 y tantos años. Las personas que llegan a los 100 años o más mueren de neumonía, sobre todo en los meses de invierno.

Al analizar dónde murieron estos centenarios se encontró que la mayoría terminó su vida en un centro de cuidado (61 por ciento) o un hospital (27 por ciento). Diez por ciento eran menos propensos a morir en casa y 0.2 por ciento en un hospicio.

En los primeros estudios se muestra que las personas mayores prefieren morir en casa, así que a medida que la población crece hay una “necesidad urgente de asegurar el cuidado adecuado a largo plazo y servicios de cuidado responsivo para apoyar a las personas que viven con extrema longevidad en estos ambientes de cuidado”. Preparar a los cuidadores primarios y darles apoyo, ya que muchos cuidadores dejan su vida para dedicarse a su familiar, lo cual da como resultado momentos depresivos y violentos con el familiar. Cada vez es más importante la geriatría y gerontología, ya que la población no ésta preparada para la atención de una persona adulta mayor.

Debido a que las personas mayores a menudo son frágiles, se muestra que el hogar no necesariamente se trata del lugar físico en el que la familia de la persona vivió. El hogar podría ser más una “metáfora para donde te sientes sano y salvo, y donde tus seres queridos están cerca”. También aquí se necesita saber sobre los cuidados paliativos, los cuales son de gran ayuda para el paciente terminal y que no son el presagio de la muerte. Se trata de un alivio ante los síntomas físicos y emocionales que provocan las enfermedades crónico degenerativas y mejoran mucho la calidad de vida de los pacientes y sus familias.

Los cuidados abarcan los aspectos físicos de la enfermedad, pero también los aspectos emocionales, espirituales y sociales del paciente y su familia. De ahí la necesidad de que el personal de los hospitales se les debería instruir en cómo implementar estos programas. Los síntomas más comunes son el dolor, la fatiga, la náusea, la ansiedad, la depresión y los problemas de la dinámica familiar, si ésta se ve afectada económicamente casi en todos los casos, así como el miedo a la enfermedad y el desgaste emocional que sufren los familiares. Éstos, en verdad, son terribles, y sobre todo cuando son padecimientos de muchos años.

Enfermedades relacionadas con cuidados paliativos como: alzheimer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, cerebrovasculares, demencias como el parkinson, sida, etc.

Los cuidados paliativos surgen como el acompañamiento al final de la vida, y lo deben de conformar: psicólogos, algólogos, enfermeras, tanatólogos, psiquiatras, trabajadoras sociales, geriatras y gerontólogos, ya que estamos hablando de personas de edad avanzada. Porque cada vez veremos a hijos adultos mayores cuidar a viejos, sí los hijos de 60 años y los padres de 80, 90 o 100 años, todo esto por la esperanza de vida, que está presente con los avances médicos

La salud en México, con tantas carencias, desde camas, instrumental, material médico, personal especialista de la salud, podrá llegar a tener cuidados paliativos, geriatras o gerontólogos para cubrir el aumento de la población sexagenaria. Habría que empezar ya a preparar a médicos generales y a las enfermeras, pero también dar cursos dentro de las instalaciones del Inapam, a fin de que a los familiares se les oriente y apoye con los cuidados paliativos. Parece que los viejos son invisibles, al igual que los enfermos; educación y salud son factores que necesita el país, pero vemos lo que se roban los gobernadores y después hasta les dan a escoger en que reclusorio quieren estar, como es el caso de Roberto Borge Angulo, ex gobernador de Quintana Roo.

Desconozco las leyes y el porqué se encuentra en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial número 16, de Morelos. Se le acusa por su probable participación como coautor de operaciones con recursos de procedencia ilícita en la modalidad de ocultamiento de bienes; la PGR le imputa un desfalco al erario por 900 millones de pesos. Hoy  nada queda de la ofrenda  “Hacer mejor las cosas”, esta frase la mencionó en su juramento de toma de posesión de 2011, cuando propuso grandeza. En cambio, dejó un estado raído por los desfalcos y la traición a la confianza pública. “Hacer mejor las cosas”, para su propio beneficio. Debería estar en una prisión del estado al que defraudó. Por toda esta corrupción padecen muchos hospitales, pacientes y estudiantes. La avaricia es la madre de todos estos corruptos. “México creo en ti”.

jueves 13 de febrero de 2020

"Retos Mortales"

jueves 06 de febrero de 2020

"Monarca"

jueves 30 de enero de 2020

Carnaval con máscaras

jueves 16 de enero de 2020

Ciencia Ficción

viernes 16 de marzo de 2018

Bronce escondido

sábado 10 de marzo de 2018

Cristo de Temaca

sábado 03 de marzo de 2018

Juegos de la Paz

viernes 23 de febrero de 2018

"Cien años y más"