/ lunes 19 de julio de 2021

Batalla por el Congreso

En una elección intermedia, por ejemplo, un partido puede sacrificar las elecciones locales en aras de promover su triunfo y la obtención de mayoría parlamentaria en los comicios legislativos nacionales, porque eso le garantiza tanto la aprobación de sus presupuestos, como las obras y proyectos planeados y comprometidos.

“Se ha explorado la influencia de las leyes nacionales o la estructura federal de poder sobre la competencia local, preguntándose en qué medida las elecciones locales son realmente locales o, en su caso, reciben influencias significativas de los otros niveles, como puede ser la política nacional”, nos recuerda la literatura.

Este planteamiento sirve para plantear la hipótesis: el rescate que harían los partidos medianos o grandes, opositores al régimen, o el gobierno mismo, de los pequeños que están en vísperas de perder su registro, aunque de momento la alianza estratégica no les represente posiciones legislativas y/o gubernativas, en aras de una mayor competitividad en futuras elecciones de mayor peso.

Este tipo de alianza estratégica que de momento no representa ningún beneficio ni la garantía de obtenerlo a largo plazo, forma parte de las contradicciones que enfrentan tanto los partidos como el propio sistema electoral.

En efecto, a la hora de medir la congruencia de los partidos y sistemas de partidos, para su incongruencia existen factores político-estratégicos (regionalización de las estrategias de las élites políticas y coordinación del electorado). Si bien para la permanencia de los partidos pequeños, el mejor funcionamiento y avance en votos de los medianos y grandes opositores al partido en el poder, las alianzas estratégicas constituyen un arma para arribar a los comicios con mejores perspectivas de triunfo o al menos obtener un mayor número de posiciones ejecutivas y/o legislativas, para el electorado representa la búsqueda de la consecución de sus objetivos y de mayores posiciones de poder, pero no necesariamente la verdadera representación de todos los sectores sociales, ni siquiera a nivel ideológico muchas veces.

Así, bajo esta perspectiva, el voto estratégico bien puede emitirse a favor de un partido político, dejando de lado al candidato en turno, la ideología, el triunfo mismo de la posición, en aras de obtener el número suficiente de votos para disponer de un eventual aliado tanto en el Legislativo como en futuras elecciones que brinde su respaldo a quienes lo salvan de la desaparición. El salvamento, como dijimos, lo mismo puede venir del régimen como de otros partidos políticos, sacrificando resultados inmediatos.

Por eso es importante analizar este planteamiento más a fondo, a propósito de la erosión del sistema de partidos mexicano y, la vigencia de las dos coaliciones de cara al futuro inmediato en cámara de diputados. La alianza opositora buscando una agenda en que la negociación tenga un espacio privilegiado y la alianza gobernante, intentando ampliar sus legisladores con diputados del bando contrario, tal como lo ha anunciado el presidente de la República. Es deseable que sea una batalla estratégica y de ideas y no únicamente de pragmatismo.

Facebook: Daniel Adame Osorio

Instagram: @danieladameosorio

Twitter: @Danieldao1


En una elección intermedia, por ejemplo, un partido puede sacrificar las elecciones locales en aras de promover su triunfo y la obtención de mayoría parlamentaria en los comicios legislativos nacionales, porque eso le garantiza tanto la aprobación de sus presupuestos, como las obras y proyectos planeados y comprometidos.

“Se ha explorado la influencia de las leyes nacionales o la estructura federal de poder sobre la competencia local, preguntándose en qué medida las elecciones locales son realmente locales o, en su caso, reciben influencias significativas de los otros niveles, como puede ser la política nacional”, nos recuerda la literatura.

Este planteamiento sirve para plantear la hipótesis: el rescate que harían los partidos medianos o grandes, opositores al régimen, o el gobierno mismo, de los pequeños que están en vísperas de perder su registro, aunque de momento la alianza estratégica no les represente posiciones legislativas y/o gubernativas, en aras de una mayor competitividad en futuras elecciones de mayor peso.

Este tipo de alianza estratégica que de momento no representa ningún beneficio ni la garantía de obtenerlo a largo plazo, forma parte de las contradicciones que enfrentan tanto los partidos como el propio sistema electoral.

En efecto, a la hora de medir la congruencia de los partidos y sistemas de partidos, para su incongruencia existen factores político-estratégicos (regionalización de las estrategias de las élites políticas y coordinación del electorado). Si bien para la permanencia de los partidos pequeños, el mejor funcionamiento y avance en votos de los medianos y grandes opositores al partido en el poder, las alianzas estratégicas constituyen un arma para arribar a los comicios con mejores perspectivas de triunfo o al menos obtener un mayor número de posiciones ejecutivas y/o legislativas, para el electorado representa la búsqueda de la consecución de sus objetivos y de mayores posiciones de poder, pero no necesariamente la verdadera representación de todos los sectores sociales, ni siquiera a nivel ideológico muchas veces.

Así, bajo esta perspectiva, el voto estratégico bien puede emitirse a favor de un partido político, dejando de lado al candidato en turno, la ideología, el triunfo mismo de la posición, en aras de obtener el número suficiente de votos para disponer de un eventual aliado tanto en el Legislativo como en futuras elecciones que brinde su respaldo a quienes lo salvan de la desaparición. El salvamento, como dijimos, lo mismo puede venir del régimen como de otros partidos políticos, sacrificando resultados inmediatos.

Por eso es importante analizar este planteamiento más a fondo, a propósito de la erosión del sistema de partidos mexicano y, la vigencia de las dos coaliciones de cara al futuro inmediato en cámara de diputados. La alianza opositora buscando una agenda en que la negociación tenga un espacio privilegiado y la alianza gobernante, intentando ampliar sus legisladores con diputados del bando contrario, tal como lo ha anunciado el presidente de la República. Es deseable que sea una batalla estratégica y de ideas y no únicamente de pragmatismo.

Facebook: Daniel Adame Osorio

Instagram: @danieladameosorio

Twitter: @Danieldao1


ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 13 de septiembre de 2021

Justicia electoral para todos

Escenario Político

Daniel Adame

lunes 06 de septiembre de 2021

Atemperar el conflicto

Daniel Adame

lunes 30 de agosto de 2021

Democracia efectiva

Democracia efectiva.

Daniel Adame

lunes 23 de agosto de 2021

Equilibrio de poderes

Daniel Adame

lunes 26 de julio de 2021

Espectáculo sucesorio

Espectáculo sucesorio.

Daniel Adame

lunes 19 de julio de 2021

Batalla por el Congreso

Daniel Adame Osorio

Daniel Adame

Cargar Más